30 de octubre de 2016

Violencia y destrucción




Se rompen los vidrios.

Se parten las maderas.

Se quiebra el acero.

La carne se saja.

La piel se abre.

Los huesos se tronchan con espeluznantes crujidos.

Se desgaja la tierra como una manzana cuando la piso.

Y las estrellas revientan.

¿Qué esperas de un mundo en el que reina la fascinante destrucción?

 Donde todo se rompe.

Hasta el pensamiento se fragmenta. Tengo sueños destrozados y muertos.

Pobres míos...

Porque no es el movimiento, es mentira.

El movimiento no es la gracia del mundo.

Es la ruptura, la destrucción es lo que de una forma paradójica hace expandirse el universo. El de mi cerebro y el gélido y letal de ahí afuera.

Se rasga el himen como una tela y el prepucio que cubre el embotado glande parece agrietarse sanguíneamente por la presión de la sangre que palpita, que lo expande.

Es un mundo bellamente violento, rugiente y doliente con breves momentos para ternuras y cariños.

Donde trozos de amores muertos son metralla que se estrella contra el suelo sin importar ya.

Me gusta la parte violenta de la vida. Porque romper y destruir es más satisfactorio que crear.

Porque la violencia es un instinto primario sin matices, no necesitas ni te arrebata la voluntad como en el amor.

Porque quiero lo fácil, me cansan los retos.

No soy un atleta de mierda, no quiero batir récord alguno.

Solo destruir, la fácil y fluida destrucción...




Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

29 de octubre de 2016

Bohemios...



Se le achacan méritos y romanticismos exagerados y facilones a los que escriben, pintan o dicen algo ingenioso desde una bohemia comodidad. Desde un bienestar u holganza donde el sudor de la esclavitud laboral y su precariedad, no marca sus inspirados días.

Es fácil y poco meritorio ser intelectual y transgresor cuando eres un afortunado.

Soy adicto al combate, al dolor, la ira y el cansancio. Que se emborronen las palabras con el sudor y escupiendo rabia. O con los dedos mojados de un semen eyaculado con tristeza...

Y así sacar el in-genio de las venas de mis brazos.

De un pene inconsolable...

Bohemios y pensadores de vida fácil y resuelta...

Os enseñaré la verbigracia, el romanticismo y la irreverencia que contienen una gota de sudor y otra sangre. Y a falta de absenta, brindaré por toda la mierda de este mundo con un trago de agua turbia y recalentada.

Ebrio de agotamiento y rabia.

Narcotizado de frustraciones.

Bohemios y sabios de club...

No sabéis nada, ingenuos.




Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

28 de octubre de 2016

La manzana



Muerde la manzana, ansiada mía.
No te prometo sabiduría.
No habrá un conocimiento profundo.
Ni serás más hermosa.
No dormirás.

Muerde la manzana y que tus muslos tiemblen convulsos ante mi mano que los acaricia. Muérdela y perderás todo pudor a mi posesión ávida y feroz.

Muérdela para que tu alma sea mía y mi pene se haga enorme dentro de ti. Que te veas arrastrada a un placer demencial y grites narcotizada clavando de desesperación los dedos en tus pechos.

Soy un satanás que ama hasta lo más profundo de tu coño, que deja gotear su baba en él.
Soy una leche ardiendo que rezuma por nuestra cópula goteando la tierra lentamente desde tus nalgas.

No basta que me ames, quiero narcotizarte como nadie pudo imaginar.
Que sea yo lo único que exista en el universo y me tengas aprisionado en tu vagina hambrienta. Quiero estar clavado en ti, y que tu boca mame mis dedos mientras tu pelvis golpea con fuerza la mía.

Muerde la manzana, como si fuera mi rabo de glande empapado, viscoso... Y hazme daño, dame dolor para que me hunda contigo en lo más profundo de un deseo desintegrador.

Muérdela con tus dientes, besa la manzana en mi mano con los labios de tu coño inmenso.
Viaja conmigo al placer desatado, a la negación de todo lo que existe a nuestro alrededor.
Separa las piernas al morderla y ofrécete descarada como la puta más deseada.

Seré tu gusano, tu esclavo, tu polla cauterizante que tus labios sexuales lamerán hambrientos.
Muérdela y arráncame el puto corazón si así lo deseas.
Muérdela y el esclavo seré yo.

Soy un satanás goteando en tu boca, infame, impío.
Amándote hasta la desesperación.


Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

27 de octubre de 2016

Paseando bajo la soledad




Porque no es lluvia lo que cae, es bendita soledad.

Cae en forma de caricia.

Casi con ternura...

Me hace entornar los ojos y ver un mundo difuso, sin bordes afilados que tanto me rasgan la piel y el alma si la tuviera.

Soledad pura y sensorial que es un goteo, un ritmo sordo que parece acompasar la respiración, los pasos y el rumor de las hojas muertas y vivas.

El que va por delante de mí, bien podría ser yo mismo en un futuro próximo.

Aunque hay tiempo de morir durante esos metros que quedan para el futuro.

Con una sonrisa franca y sinceramente, no me fío de vivir ese tiempo, esa distancia. Soy cómplice de la soledad en mi propia muerte, en mis propios actos delictivos, subversivos y obscenos.

Toda esta soledad que gotea sobre mí, es un réquiem sin tristeza, sin amenaza. Es un salmo tranquilo, un final relajante.

Como si me diluyera...

Cierro el paraguas, para que la soledad me cale y se me dobla el cuello a un lado en un placer.

Sigo vivo, no importa.

Siempre hay tiempo para morir.




Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

26 de octubre de 2016

Ya he llegado



- Ya he llegado.
- ¿A dónde?
- No lo sé, simplemente me he detenido.
- ¿Es una metáfora por muerte?
- Tal vez. Las cosas y los seres mueren; pero yo aún escribo.
- ¿Volverás pronto?
- Es tarde para volver, es pronto para saber los cuándos. No nos esperan ni esperamos. No tengo prisa por afeitarme.
- Estamos muy alejados de todo. No podríamos volver aunque no fuera tarde. Haces caminos sin retorno, es malo.
- Está bien, volver es un error, es fracaso. Más de lo mismo.
- ¿Y ahora qué hacemos?
- Respirar.
- Eso lo hacemos siempre.
- Ojalá que no.
- Va a ser muy larga la vida si solo respiramos.
- Bueno, también hay dolor. Estaremos entretenidos. Ya queda poca vida y estamos en lo mejor.
- ¿Y cómo lo sabes?
- Nos hemos detenido, las cosas ocurren por alguna razón.
- Y por azar, y por injerencias, y por errores...
- Solo estás preocupado, las conciencias sois siempre un tanto cobardes, dubitativas. Relájate.
- Saca un cigarro, necesitamos fumar.
- Por fin has acertado.
- Fumar y respirar...
- Mucho mejor que el dolor y el agobio. Lo hacemos bien.
- Sí.
- Oye, eso que ha caído y ha quedado atrás ¿no era una pierna?
- No te pases de optimista. Sigue ahí la muy puta.
- Era sarcasmo. La podríamos tirar al río, que la piquen los patos y los peces.
- Tendremos que morir con ella, como aquel que dicen murió con su cruz. Somos vanidosos los dioses, siempre más que nadie. Más dolor, más llanto, más carcajadas, más sudor, amar a tumba abierta...
- No somos dioses, no existen.
- Yo también soy sarcástico.
- Huele a tierra mojada.
- Y las tumbas también.
- Tienes razón, estaremos entretenidos en este dónde al que hemos llegado.
- Bien.
- Bien.
- ¿Otro cigarro?
- Claro, no importa un cáncer más o menos.
- No me hagas reír.
- No puede hacer daño.


Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.


25 de octubre de 2016

Bajo el paraguas



¿Has visto qué fuerza tiene el planeta, amor? Es precioso...

Podría ser perfecto si bajo el paraguas estuvieras tú conmigo.

Te diría que lo que hacen las nubes con las montañas, lo hago con tu piel.

Mojarlas, rozarlas, acariciarlas...

Es tiempo de lluvia; sin embargo, amarte es intemporal. Ni la lluvia ni el sol pueden evitar que te quiera repentina y violentamente; como si hubieras nacido sorpresivamente ante mí.

Cautivándome como si fueras planeta. 
Y debiera tener frío, pero la dulce melancolía es cálida.

Camino sin cuidado, pisando charcos, escuchando mi propia respiración reverberar contra la cúpula negra de un paraguas vacío sin ti.



Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.


22 de octubre de 2016

Morir solos


"Todas las criaturas de este mundo mueren solas". Película Donnie Darko, 2001.

Donnie Darko fue un fracaso comercial en cines; sin embargo, con el tiempo se ha convertido en película de culto. Para que una película sea de culto ha de cumplir los requisitos de ser: absurda, llamativa, musicalmente atractiva y metafísica (incomprensible).
Para mí siempre ha sido una gran película, perfectamente comprensible; pero la gente, en su gran mayoría, no la entiende; captan algo que no saben sintetizar. Todos se dan bofetadas por aportar su explicación.

Desde el mismo instante que vi la película, me llamó poderosamente la atención la frase citada. Y me ciño a ella en esta exposición emocional.

Me fascina esta sencilla frase porque es tan engañosamente obvia, como discutible. Como prismática, facetada, de múltiples interpretaciones según teologías, filosofías, miedos y valentías.

Hay tantas formas de morir que, someramente, existe una gran probabilidad de no cumplir con esta sentencia fílmica. Morir en compañía, consolados... A esta posibilidad le temería especialmente.

Porque morir tiene que ser más íntimo que follar y no quisiera que nadie me jodiera el gran momento acompañándome. Dándome un consuelo que se puede meter en el culo.

La gran verdad es que siempre se muere en soledad, te importa poco o no te enteras si estás acompañado cuando falla el corazón o ya no llega aire a los pulmones. Porque se vive una agonía que te aísla de todo. Un dolor, un terror de un minuto es toda una vida. Y cuando vas a morir, estás demasiado entretenido en arrancar un latido más al corazón o aspirar una bocanada más de aire. Cosas físicas, instintivas. El cerebro está demasiado ocupado en gestionar toda esa muerte que se le viene encima.

Podría significar para los optimistas: es un viaje que tienes que hacer solo.

Pero ni así puedo asimilarla.

La frase tiene más virulencia de lo que aparenta: dice que la muerte es un viaje a ningún lado. Nadie te puede acompañar a la nada, a un lugar que no existe.

Está diciendo que es el negro final sin lugar y sin tiempo.
No es posible que en un futuro o en un pasado, un ser querido te acompañe el tiempo que necesites para acomodarte. "Te acompaño hasta que conozcas a alguien y cuando empieces a pudrirte me vuelvo".

No.

Niega toda posibilidad de existencia ultra terrena.

El viaje lo haces solo. Y no es un viaje, porque no hay lugar, no hay destino.

Lo horrible para la inmensa mayoría de la humanidad, es que morir acompañado, tomado de la mano y teatralmente rodeado de los seres queridos, no es suficiente. A lo que temen es que no habrá encuentros.

Esa es la auténtica negación de la frase, lo que inquieta y no acaban de encajar los que no la entienden.

La obviedad, al final, no es tal y la afirmación es profunda como una sima.

Explica perfectamente mi forma de entender la muerte. Da sentido a lo que soy: un viajero solitario que así ha decidido ser.

Sin consecuencias, sin miedos a cruzar solo ese río inexistente.

Para los optimistas, los que creen que la muerte es un tránsito, hay otra frase encantadora de la novela Legión, de William Peter Blatty (secuela de El Exorcista): "Los muertos deberían de callar si no tienen nada que decir". Añádase cierto hartazgo por esos gemidos de ultratumba y algo de aburrimiento al pronunciarla, y se tendrá la sensación de que morir, en efecto, es seguir viviendo.

Pero hay muertos en el cementerio que no han aparecido por ningún lado, no hay señales, no hay manifestaciones. Solo mentiras y trucos de prestidigitación barata.

Más películas...

Todas las criaturas de este mundo morimos solas; es el eufemismo.

Dejamos de existir, es la afirmación rotunda, concreta e imbatible que esconde.


Iconoclasta

21 de octubre de 2016

Escamas entre tus dedos



No quiero ser un buen hombre sensible y comprensivo.
No quiero ser tu confidente o amigo.
Tu apoyo moral...
No quiero ser guapo, ni fuerte.
Ni siquiera ser hombre.
Deseo ser una bestia reptante entre tus muslos. Que me amputen los brazos y las piernas si es preciso.
Fascinarte con mi repulsión, sacar de ti lo más morboso y no puedas evitar separar las piernas para que mi lengua azote nerviosa tus ingles y llegar a tu coño por la vía de un placer tan inevitable como repulsivo.
Clavar mis colmillos y sorber tu clítoris.
Vampirizar tu vagina temblorosa...
No quiero que me ames, solo roza mi cabeza cuando entre en tu coño. Y sabré la verdad: a pesar del asco, me quieres dentro, retorciéndome en tu sexo baboso como yo. Causando vibraciones casi eléctricas que estimularán tu clítoris hasta hacerlo enorme.
Porque es enorme como un universo.
Desesperándote en la indefinida frontera de la repulsión y una hedonista adicción que destruye voluntades.
Acariciar con mis húmedas escamas los labios de tu coño al entrar.
Siseando obscenidades que rimen con tus gemidos de placer y alarma.
Que susurres "Dios mío" al sentir entre tus dedos mis escamas deslizándose dentro de ti: impías, viscosas en tu sexo tan abierto, que parece destripado.
Te diré que yo soy Dios, el creador y tu dueño. Que estoy formando un universo en tu coño. Que obligo a tu mente que observe el mundo a través de visión infrarroja y animal convulsionándome entre tus muslos.
Mi cola asomará entre tus piernas como una obscenidad indomable que lanza violentos latigazos.
Cierras los puños y separas las piernas hasta el dolor, porque quieres más.
Porque quieres como yo lo que nadie nos ha dado jamás: lo extraordinario, lo imposible. La puerta de emergencia de este decorado insulso en el que nos encontramos.
Córrete, báñame, ahógame dentro de ti. Contrae tu coño y hazme sentir que me aplastas, acaricia la inquieta obscenidad que asoma entre tus labios obscenos y secretos.
No soy hombre, soy un desesperado y brutal deseo reptil sin amor, ni cariños, ni compresiones.
Solo voraz de ti.



Iconoclasta

18 de octubre de 2016

666 Reflexión sobre el dolor




Prefacio.

Una reflexión de Gerardo Campani, 19/10/2016.

"...no piden perdón ni clemencia, solo esperan la muerte. Y es que no desearían estar vivos y recordar todo ese dolor." (666)
Casi textual de mi pequeña crónica de las dos semanas de infierno después de mi cirugía. "No aguanto más, déjenme ir, abandono, no me interesa más la vida". Pero todo va bien, aguantá un poco, en unos días te vas a casa. "Abandono ya, me quiero ir ahora." Bueno, bueno, ya pasa, dos o tres días y te vas a casa. "No quiero irme a casa, me quiero ir de la vida, renuncio." Eh, por qué, no hables así... "¿Dos o tres días? Carajo, ¿no saben que en el presente está la eternidad? Tengo acumulada una deuda incobrable, ningún futuro puede pagarme esto."
Así es el dolor. Yo lo sé. Pablo también. El buda lo supo. El mundo es dolor. Las estrellas explotan y presumimos que no lo sienten, aunque quién sabe. ¿Las plantas? Qué sé yo. Los animales sí, seguro, aunque tal vez no puedan presentir la eternidad del dolor. Los hombres sufrimos peor que las vacas degolladas en el matadero. Es así. Que lo narre la bestia o el rey Salomón, tanto da, es el mismo dolor. La literatura es un artificio que consiste en narrar en tercera persona, como Stephen King, o en primera, como Pablo aquí y Poe allá.
Las truculencias de este texto son contingentes, ¿cómo se supone que debe hablar la bestia? Así como habla, claro. No hay que confundirse, ni extraviarse en esas truculencias propias del sujeto narrador, porque ¿de qué va esto? Hay que ver el epígrafe: "Reflexión sobre el dolor". De eso va.

Me saco el sombrero ante semejante muestra de maestría literaria.


----------


Un filamento de baba une mis labios con el clítoris duro y dilatado de mi Dama Oscura. Me enderezo tras besar su coño.
De mi glande se desprenden pesadas gotas de semen que caen en mis pies y sobre el rostro del cadáver que piso inmóvil, normalizando mi respiración.
El cadáver lo he hecho yo. Mi Dama lo ha conducido hacia mi oscuridad y crueldad por la vía del dolor.
Del insoportable y terrorífico dolor que a vosotros primates, os transporta veloces como una corriente eléctrica a la locura.
Ha caminado seis pasos hasta situarse frente a mí con los genitales despellejados (la Oscura le ha practicado una circuncisión que se ha extendido desde la punta del  prepucio, hasta la base del pene, arrancando el peludo pubis y el escroto).
Avanzando hacia a mí extendiendo sus manos, con el único testículo que le quedaba desprendiéndose, me ha pedido muerte pura, muerte liberadora.
La Dama Oscura es eficaz, conoce todos los puntos de dolor y alguno que ha inventado.
No había nada de raciocinio en él. Sus ojos estaban vacíos de humanidad como sus dedos vacíos de uñas.
Vacío de todo lo que ese Dios maricón le dio.
Y si hay algo que estimule la irrigación sanguínea en mi sagrado y oscuro pene, es el dolor humano.
La respiración agitada de mi Dama Oscura hace oscilar sus pesados pechos coronados por duros pezones oscuros. Con una lascivia inusitada, escupe lenta y ostentosamente el semen que le he vertido en la vagina, contrayéndola con habilidad, como si hiciera lo contrario de parir. Con sus hermosos muslos brillantes de babas sexuales, el semen se escurre por su ano en una imagen de inédita obscenidad en la historia del planeta.
Odiamos la reproducción, de la misma forma que somos muerte y tormento.
Le he colocado al mono en una fosa nasal el cañón de mi Desert Eagle .50 en vertical y he disparado. La parte superior de su cráneo ha desaparecido desintegrando el cerebro en forma de un géiser ultrasónico.
Después he penetrado a mi Dama Oscura encima de la mesa del despacho pisando el cuerpo muerto. Hundiendo mis pies en su carne átona, como una alfombra maloliente y viscosa.
Es importante un buen decorado para el sexo.
El caos de los cuerpos destrozados hace de nuestro acto hedonista, sucio y salvaje un ritual sagrado, una comunión que nos sume en la aberración más satisfactoria.
Dios crea y yo destruyo. Dios llora y yo me meo. Dios los atormenta con sus juegos de maricón, yo les robo su humanidad con el dolor. Dios es un hipócrita, yo pongo las cosas en su lugar.
Dios es homosexual con sus ángeles y condena a los primates que se dan por culo.
Las leyes de los primates, son el reflejo de su hipocresía e ignorancia.
Dios da dolor, le gusta provocar daños y que se le rece para que cesen.
La diferencia es que yo lo hago personalmente, a través de los tiempos y los espacios. Dios es una bola de manteca sin movilidad, yo soy el dolor omnipresente que conduce veloz como una flecha a la aniquilación de la vida sin lugar para la esperanza.
Cuando un primate mira a mis ojos, sabe que va a morir en un instante, que no habrán despedidas y que su dolor no tendrá ningún efecto en mí. Y eso es la desesperanza más infinita, porque no le sirve de nada rezar.
Sabe que Dios no puede salvarlo de mí. Yo despierto los instintos más arcanos y primitivos en el cerebro de los primates, ese pánico, esa certeza de su muerte imparable, es antiguo como su genoma.
Diez minutos de tormento conmigo, equivale a vivir ese instante durante dos vidas. Al minuto que he empezado a trabajarlos, no piden perdón ni clemencia, solo esperan la muerte. Y es que no desearían estar vivos y recordar todo ese dolor.
Yo aniquilo esperanza y vida. Dios solo hace las cosas a medias.
Lo que estoy pisando, la carne muerta sobre la que he follado a mi Dama Oscura, era un juez, el más digno representante de Dios en la tierra.
Los jueces son los lacayos de los primates más poderosos, ergo lo son de Dios.
Su toga rasgada, que deja al descubierto la carnicería en que se han convertido sus genitales, es ahora un trapo lleno de inmundicias.
El simbolismo... Me encanta dejar mis mensajes diáfanos y directos. La ley humana es un trapo con el que limpiar mierda.
Y la ley de Dios, también.
Ilustrísimo Sr. Juez  De Castro y Cardenal, eso dice la placa sobre la mesa de su despacho. Lo elegí al azar, porque todo juez es culpable de vanidad y petulancia. Solo un mal tipo puede ambicionar decidir sobre los actos de otros seres. Son peligrosos los jueces, mala gente. Auténticas víboras.
Más de un primate besaría mi ano por lo que he hecho.
Mi Dama Oscura, se arregla la microfalda de piel negra que apenas le cubre el final de sus musculadas nalgas y se limpia los regueros de semen y orina que bajan por sus muslos. Tira los pañuelos de papel sobre el rostro irreconocible del primate juez.
Y me besa, me mete la lengua en la boca causando de nuevo excitación, aplasta sus pechos contra el mío con descarada voluptuosidad.
Le muerdo los labios haciéndolos sangrar. Ella gime de placer-dolor y se limpia con el dorso de la mano mirándome desafiante.
- ¿Los matamos a todos? -me pregunta con ansiedad señalando las fotos familiares que decoran el despacho.
- Sí, pero primero vamos a cenar, mi Oscura. Tenemos tiempo, mi hermosa crueldad impaciente.
Se levanta la falda de nuevo para mostrarme como se acaricia el monte de Venus hasta la raja de su coño.
A veces temo por ella, que me desespere como ahora y la destroce follándola.
Salimos del edificio judicial sin prestar atención a los policías muertos en el vestíbulo.
Son las  nueve de la noche, mañana antes de las cuatro de la madrugada habrá muerto esposa, hijos y nietos de su Ilustrímo Sr. Juez de Castro y Cardenal. Porque todos llevan el mismo estigma de lacayos de Dios y el poder.
Soy yo el que condena y ejecuta, con decisión y rapidez. Sin diligencias previas.
Todo primate que intente usurpar mi trabajo, morirá. Y su esposa, sus hijos, sus nietos, sus hermanos, sus padres y sus abuelos...
Será exterminada toda su línea sanguínea.
¡ÉL Y TODA SU DESCENDENCIA SE PUDRIRÁ CON UN DOLOR ETERNO EN EL INFIERNO!
Siempre sangriento: 666.




Iconoclasta

17 de octubre de 2016

Lo complicado de amar


Como si la vida no fuera complicada, ellos, a pesar del poco tiempo que disponen, se enamoran.
Y ofrecen lo que les queda de vida a su amante.
Regalan la exclusividad de su pensamiento y su corazón con suicida generosidad.
Y no piensan, no consideran que algo pueda ir mal. No hay tiempo más que para amar.
Los sexos ávidos, húmedos, calientes... No aportan beneficio alguno a la razón. Y suma y sigue, aunque duela; aunque por una sonrisa haya que pagar con quinientas lágrimas.
El amor se hace con complicaciones insalvables.
No es inversión de riesgo, es de dolor. Un dolor de cojones.
Un dolor bello, hermoso, narcótico.
Solo autorizado para mentes formadas y libres. No es cuestión de edad, es cuestión de locura.
Y da trascendencia a la vida.
Una profundidad que la serenidad no puede ofrecer a la puta vida y su puto amor.
Los enamorados no ven que corren veloces al precipicio.
Saben que algo puede salir mal, que un día sus tripas se harán de piedra y se doblarán con un dolor insoportable en algún rincón oscuro donde gritar en silencio y  ocultos. Sorbiendo lágrimas que se vierten salinas en los labios temblorosos.
Si se ha de amar, amas sin contemplaciones, aunque sea en el último minuto de vida.
Aunque joda.
Tal vez el amor muera pronto; pero no es preocupante. No se debe perder el tiempo en lo que no se puede controlar. No se debe detener el arrebato, porque el resultado es un morir triste.
Cuando amas no eres optimista o pesimista, simplemente haces lo inevitable. Y te enfocas en ello, lo que pase se afrontará.
A los enamorados les importa poco el norte o los precios de la compra.
Deben amar y al amor es a lo único que se deben.
Y pisan vidrios con los pies descalzos anestesiados por el beso profundo y lingual que parece conectar el corazón y los sexos.
Están locos los amantes, hasta su organismo se encuentra en jaque.
Lo complicado de amar radica en la total ausencia de razón, en su irreversibilidad hasta que se agota el amor o mueren con el corazón hecho trizas.
A veces me sangran las uñas, porque no me doy cuenta que no es su piel la que acaricio, es el filo de un cuchillo, suave como el cauterizante amor.
Que mueran los amantes, que mueran uno en los brazos del otro.
La tragedia está servida.
Señoras y señores, amar es complicado. Que nadie se engañe.
Y un poco suicida.



Iconoclasta

14 de octubre de 2016

Certificado de Existencia

http://manuscritosiconoclastas.blogspot.com.es/2016/10/certificado-de-existencia.html

 Mediante el presente documento, yo Iconoclasta, certifico:
    
Que he follado e ignorado.
Que he sido padre y bastardo.
Que soy el único dios y pecador contra mí mismo.
Que he llorado y he llorado.  Incluso recuerdo una vez haber reído.
Que he sido esclavo y muero libre.
Que he sido asfalto y hormigón y ahora soy humus de hojas de otoño.
Que amo a gritos furiosos, con la polla dura y el corazón desgarrado.
Que odio con la pasión con la que amo.
Que no creo en el perdón ni el arrepentimiento.
Que la vida me duele.
Y he escupido sangre.

Que tome nota el cabrón del notario, que para eso cobra una pasta.

Nadie recordará que un día existí, incluso yo me olvido que soy. Mediante el presente documento me hago visible a mí mismo.

En algún lugar del planeta:



Iconoclasta

Manuscrito en: http://manuscritosiconoclastas.blogspot.com.es/2016/10/certificado-de-existencia.html

10 de octubre de 2016

La dimensión amor


No tengo lo que quiero. No estoy donde debiera.
¿Cómo puedo reparar el error que soy?
No es cuestión de espacio, ni cuestión de tiempo.
Es un problema dimensional.
El amor es la dimensión perdida, ignota.
Ahora lo sé.
Es la dimensión hermosa y trágica que pervierte, desfigura y hace espejismo de las dimensiones táctiles que rigen el cuerpo y el entorno.
Los brazos vacíos de ti demuestran que eres mi dimensión absoluta. Porque abrazo el aire que tú deberías ocupar y siento la dicha de la calidez de tu piel.
Y la pena de un vacío que me dobla al instante siguiente de ser consciente de que solo es aire lo que templa mi alma.
Mi semen es un condensado de pena y frustración cuando me aferro al pene con la ira de no tenerte.
Y otras veces mi semen brota alegre, blanco y lleno de vida. Cuando dices que me amas con tus pechos obscenamente endurecidos por esos descarados pezones.
Ahora, en este instante es deshecho de miserias, errores e imposibilidades.
No sabía que pudiera correrme con un llanto desesperado. Mis dedos gotean una miasma de la tristeza.
No lo supe hasta que te encontré hermosa, imponente... Hiciste un demente de mí con dos palabras.
¿Entiendes por qué amar es tragedia?
No podemos fundirnos el uno con el otro como se funde el pensamiento.
La parte física es un problema irresoluble.
Y miro a mi alrededor con la boca sucia del vómito que produce la náusea vertiginosa al retornar de tu dimensión y todo es desconocido.
Desconcertante en su falta de color y sonido, en el frío que cala el alma y la hace de piedra.
Eres tú la dimensión que me falta para ser completo en todo momento. Eres tú la que lo llena todo de color y luz, de formas indefinidas y apasionantes.
Rompes la vulgaridad y mi tristeza.
No tiene sentido en las dimensiones vulgares abrazar el aire, que mis labios formen un beso que cae al suelo hecho añicos sin llegar a ningún lado. Y sin embargo, son cosas que cometo sin pudor.
Por eso creen que estoy loco. Sin embargo, ellos no saben, no sufren la dimensionalidad del amor trágico. Tus pechos obvios, tu cuerpo rotundo, tus manos en mi pene pulsante... Son precisas y concretas ondulaciones en mi dimensionalidad, en la nuestra.
Ellos no saben, no ven, no sienten.
Y no estoy loco porque reconozco la inmensa tristeza de no tenerte.



Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

7 de octubre de 2016

Salvajes deseos



No sé cómo, ni dónde, ni con quién vives. Ni a quien amas.
No me interesa.
Y si alguna vez lo supe, lo he olvidado.

Metértela anula cualquier otra consideración en mi mente que no sea tu piel y desgarrar tu alma con mi rabo y mis uñas.

No quiero saber nada de ti ahora y lo que sé, lo anulo; me basta con arrancar violentamente tu blusa.
Tan violentamente que se pudiera decir que es violación.

No me dan miedo las palabras para susurrarte puta al oído.
Y  la envidia la capto mejor de lo que quisiera.

Me gusta que los ojos vacuos de los ajenos sientan envidia al ver como te penetro con brutalidad y gimes impúdica conmigo dentro.

Clavada a mí, clavado a tu coño. Rezumando entre la cópula viscosos líquidos de un placer que es más de bestias que de humanos.

Quiero hacer de nosotros un sucio pensamiento en la mente mediocre de los ajenos.

Alguien pudiera pensar que estoy loco, alguien pudiera decir que no te merezco; pero también podrían morir al tiempo que lo expresan ante nosotros, ante la cópula cuasi animal.
Te follaría encima de cadáveres, ignorándolos.

Que rabien rechinando sus dientes mientras los míos amenazan tus pezones ofrecidos con tus propias manos crispadas, temblorosas.

Separa tus piernas, sé obscena y méate ante el mundo gritando tu placer.
Méate, méate, méate...

Córrete, puta.
Y acaríciate con los dedos sucios de mi semen.

Córrete para mí, ante ellos y su sudor insano que les resbala por la frente como un cáncer viscoso y caliente.

El deseo es salvaje...
No... Somos nosotros los que hacemos salvaje el deseo.




Iconoclasta


1 de octubre de 2016

Cuchara doblada


Tu mirada y tu presencia me doblan, me arquean y tornan el mundo al revés.

Soy la cuchara que se dobla entre los dedos de un charlatán mentalista.
De un mal prestidigitador.

Me doblo por la fuerza del amor que sufro, me arqueo desesperado.
Me doblo para fascinarme con tu coño desde un ángulo y una altura apropiados.
Me doblo rendido a ti.

Pobre mago de feria, se cree el ingenuo que el poder está en sus dedos, en su mente.

Y eres tú  poderosa, hermosa, descarada, de labios húmedos ante el monolito trémulo que es mi bálano nervioso, venoso, cremoso...

Eres tú la que me doblas, la que curvas mi pensamiento duro y frío para hacer que todo en mi mente seas tú.

Soy una cuchara doblada que quiere posarse entre tus labios, que busca colmarse con el manantial obsceno que nace en lo más íntimo de tus piernas.

Soy la cuchara doblada en los dedos de un pobre mago ingenuo que no sabe de su torpeza.



Iconoclasta