19 de septiembre de 2016

Un golpeador cansado


Cuanto más me canso, cuanto más duele la vida, más la amo.
Y más golpeo.
Porque golpeando la vida, las vidas todas; me siento épico.
Y desahogo una presión excesiva en mis venas y en mi polla.
He destrozado el espejo que me refleja porque muestra un golpeador cansado, casi abatido.
Hay tanto tiempo y tan poca vida...
Quiero parecer fuerte, cruel a sus ojos.
A sus impresionantes ojos.
Que mis golpes sean el reflejo de la violenta penetración que le espera en el coño y en la boca.
Quiero ser ante sus ojos un héroe carnal de semen humeante y goteante.
Y golpeo la vida y sus mentiras. Y a los seres vivos o muertos.
Golpeo mi pene contra muros para aliviar la presión de amarla. Golpeo todo lo que se pone en mi camino, porque todo es obstáculo hacia ella.
He dejado una estela de niños, mujeres, hombres y otros animales muertos.
Ella vale todas sus vidas.
Me empeño en que la vida sea áspera y pesada para llegar ante ella como un golpeador sudoroso que promete un sexo sucio y sin escrúpulos, tan sucio como desesperadamente la deseo.
Yo no soy un caballero andante, soy un golpeador brutal, que ve el camino por las rendijas que forman los párpados contraídos por una ira tóxica.
Soy un héroe golpeador que no ayuda a los desamparados, los aplasta.
Me golpeo yo mismo, porque soy poca cosa y he de forjarme o reventar.
Y si algo saliera mal, aplastaré mis venas, porque yo no caeré de rodillas agotado buscando aire.
De pie o muerto.
Golpeo al enemigo innumerable, hay tantos que reventar...
Es un mal negocio, una batalla perdida; no tengo tiempo.
Pero es lo que debo hacer.
Soy un héroe sin final feliz.
La fatiga es delirante, hay quien imagina a Dios crucificado en el monte del Calvario. Yo lo veo en un apestoso vertedero y las gaviotas picotean sus ojos y testículos.
Y golpeo su divino cadáver porque me colocó en mal tiempo y en mal lugar.
Los dioses han de pagar por sus errores.
Mi vida es dura como el bálano erecto que sueña ser besado por sus labios lujuriosos.
A ella no le confieso lo cansado, lo cerca que estoy de morir antes que llegar. Porque a quien amas debes mentir con tiernos embustes.
Mentir es un acto de amor para cuidarla de la absoluta y demoledora verdad.
Soy el Brutal Golpeador de las Tiernas Mentiras y de Rostro Cansado. 



Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

18 de septiembre de 2016

La sabiduría es el final


¿Es posible no escribir? ¿Qué exista algún día en el que no sea necesario hacer el pensamiento táctil y visible y pueda ser interpretado de mil formas distintas por mil bastardos distintos?

Para hacer un mundo distinto, un mundo más intenso que en el que me parieron; por ello escribo con sangre.

Observo esperando con cierto aburrimiento, esperando algo por lo que asombrarme; pero a cada segundo estoy más convencido de que vivo de más.

Solo veo mi sombra cada vez menos sólida.

Me diluyo...

Porque mi tiempo se ha cumplido y no tiene sentido vivir más.

No tiene aliciente.

La sabiduría es el final de la vida.

Vivir más de lo mismo es malo, es desperdiciar momentos de muerte.

De liberación.

No queda nada nuevo, no hay nada que esperar. Todo lo he visto, lo he vivido.

Los días son iguales como los gemelos de una fertilización in-vitro.

Esto y que no existen los extraterrestres, es lo que me lleva a la muerte con alegría.

Quien ama la vida, no ha entendido nada.

Es un ignorante.




Iconoclasta
Foto de Iconoclasta

16 de septiembre de 2016

Cortejo fúnebre


 Las primeras nubes de un otoño aún no nato tienen una perfecta nitidez y una sólida grisentería. Es la deliciosa melancolía que hace importante e intensa la vida. Densa y palpable.
No es bueno morir en otoño, te pierdes lo mejor.
No mueras en otoño, me digo, me ruego.
Son el cortejo fúnebre de las alegrías (sus cadáveres) de un verano muerto y su ardor insoportable y sórdido.
Y está bien, son hermosas las cruentas plañideras vestidas de blanco sudario y gris llanto deslizándose en el cielo.
Les acompaña una luz límpida que anhelaba hace tiempo y relaja mis ojos duros y secos.
El silencio de las emociones muertas es un coro de hojas secas, de hojas agónicas zarandeadas por la brisa, pisadas con tranquilidad, como si no les doliera; una alfombra de luminosos amarillos y nostálgicos marrones que se hace tupida por momentos, hasta cubrir los zapatos.
Hasta cubrir los marchitos recuerdos.
Y así, con el color de la pureza y el plomo, y el silencio de un coro quebradizo; se forma el colosal  e imparable espectáculo de las altas tristezas y lo que murió hace apenas unos días, unos minutos, unos segundos...
Es una gota lo que ha caído del cielo en mis ojos, no es la lágrima por las emociones muertas, no es un llanto plañidero.
El cortejo fúnebre no llueve demasiado, solo entristece un exceso de alegría que ya degeneraba a la banalidad.
Y miras al cielo con los ojos cerrados gozando de la caricia de la melancolía.
Y da paz.
No mueras en otoño...



Iconoclasta
Foto de Iconoclasta

15 de septiembre de 2016

La componenda institucional del tabaco


Por mí como si ponen la foto de un bebé descuartizado y su cabeza al horno con una manzana en la boca. Fumar es tan malo o bueno como vivir, así que se pongan en fila india para ir besándome los genitales mientras fumo.
Vamos a ver: ¿cuántos son los fumadores que no sufren cáncer?
Nadie piensa en esos datos porque el poder, el gobierno, lleva a cabo una campaña simple y descaradamente mentirosa. Y es tan eficaz porque solo cosas así de simples y falsas puede asimilar el pensamiento de la población.
O sea, saben muy bien unos pocos listillos, que a los idiotas se les repite unas cuantas veces una mentira y la asumen como dogma.
Las fotos de mujeres violadas, de niños maltratados y muertos, de hígados podridos, de accidentes mortales, de bomberos y equipo sanitario de un gasto desproporcionado, deberían figurar en las botellas de licores y cervezas.
Hay fotos de todo tipo, no son difíciles de encontrar ni hay que ser un genio de la publicidad.

 Cirrosis.

Ahí, en las botellas, es donde deberían estar, porque el gran gasto sanitario no es el tabaco, el gran gasto sanitario y las más bajas calidades de vida social se encuentran en la bebida.
Un fumador no precisa la asistencia de dos enfermeros y un equipo médico de urgencias, de patrullas de policías con alcoholímetros, de bomberos trabajando durante horas. De asistentes sociales atendiendo a los hijos maltratados por los borrachos. O las mujeres violadas o apaleadas.

Botellón.

Ahí se va el dinero, el gran gasto público.
No en el daño que hace el tabaco, siempre inferior además, a la mierda que dejan en el aire los vehículos al circular.
Por otra parte, nadie me prohibió nunca aspirar el humo de las soldaduras.
No, este asunto del tabaco es una gran mentira de políticos y millonarios para tener bajo control a la chusma.

 Accidentes de tráfico.

Como ocurre con el cambio de horario de verano a invierno. No sirve para nada  más que para provocar más gasto público en los ciudadanos con más funcionarios; pero es la forma más descaradamente (¿subliminal?) de los gobiernos de decir a su ganado: "Amanece y  anochece cuando nosotros queremos".
Es una granja de gallinas esta sociedad.
No soy tan cabrón e hijo de puta para preocuparme en el gasto que provoca el rescate de un escalador o un esquiador al que tienen que socorrer. De quien se accidenta  practicando esos deportes idiotas y sin gracia "de riesgo", como la suprema estupidez del puenting.
O quien va en bici y se cae.

Violaciones.

Unos practican deportes y actividades que pueden llevar a un gasto social y yo fumo, aún salgo más barato.
Han lavado el cerebro de los idiotas haciéndoles creer que el tabaco es el peor de los venenos; pero promueven y alientan el consumo de alcohol y no se entera nadie.
Las grandes concentraciones de estudiantes borrachos, son objeto de noticia de carácter lúdico. Maldita la gracia de los borrachos...
 Un estudiante borracho que aprueba por casualidad su carrera (como muchos), un día será un médico que os matará.
O un juez de mierda que aburrido, arruinará vuestra vida.
Y es que los millonarios (empresarios) y el poder, quieren evitar el tabaco porque es un hábito que lleva a la reflexión. Es un hábito que hace un stop en el tiempo de trabajo (de esclavitud) y que les jode un dinero. Y sobre todo, lleva a la reflexión de quien fuma.
Lleva a concluir cuando fumas cansado de trabajar durante horas por una miseria, que la vida es una basura. Que son unos hijos de puta ladrones los que te pagan esa mierda.
De ahí que se aliente el consumo de alcohol, para que los abusos a los que son sometidos los trabajadores o clases sociales más bajas, pasen desapercibidos con la narcosis tras el trabajo. Durante el fin de semana los fracasados empapan su mierda de vida y falta de libertad con copas y cervezas. Y así cada día con su cervecita al salir del trabajo y con la borrachera del fin de semana.
Y no es nuevo este sistema de control, la desaparecida URSS consiguió tener a más del cincuenta por ciento de la población laboral alcoholizada.
Era necesario tenerlos borrachos para que no fueran conscientes de su deprimente forma de vida, con su absoluta falta de libertad.
El gobierno franquista, era el único consuelo (junto con el fútbol de miércoles y domingo) que daba al pueblo bajo.
Los gobiernos actuales también, solo que han sabido engañar mejor y con un repulsivo carácter paternalista y sanitario falso como un billete de monopoly. Como si a un deficiente mental le acarician la cabeza para sosegarlo, así se trata a la población.

Maltrato infantil.

Esencialmente, la mayor parte de la población es ignorante, no tiene sentido crítico y mucho menos inquietudes intelectuales. Y así pasan desapercibidas las maniobras que para cerebros más operativos, resultan un insulto a la inteligencia porque no puedes creer que algo tan obvio, pase desapercibido entre tantos millones de chusma.

Alcoholismo y miseria.

La chusma, el pueblo que vota a sus mierdas de representantes, carece de memoria histórica; de hecho, decir que el ser humano es inteligente es otra mentira más. Solo algunas excepciones son capaces de ver con claridad el engaño y la mezquindad.
Mejor que no jodan tanto con el tabaco y que la chusma aprenda un poquito de la historia y de la mierda que comen cada día a pesar de lo que trabajan y lo que pagan.
Hay cientos de putas fotos para adornar también las botellas de licor y cerveza.
A la mierda con tanta estupidez.
A la mierda con ese engaño tan facilón y a la mierda con los crédulos.
Idiotas unos y otros.


Iconoclasta

13 de septiembre de 2016

Nec Mater



Hay un semen presionando con fuerza en mis canales seminales.
Hay una leche que adora los labios de tu coño, la piel suave del interior de tus muslos, tu lengua, tu boca...
Y no pretende ser reproductor.
Es solo invasor.
No hay espermatozoides, no quiero ser padre.
Y no te quiero madre, te quiero puta y esclava.
Mía... De ti...
No quiero que puedas pensar en un hijo. Tu coño es solo para el placer, el nuestro.
La pasión muere cuando nacen los hijos. La pasión se marchita con el llanto de un bebé que exige su comida, que padece cólicos, que llora por nadie sabe porqué.
Ningún hijo ha de mamar de ti.
Soy yo el que succionará tus pezones hasta que te arquees ante la ruda caricia de mis labios y dientes.
Compraremos una mujer para que se preñe por ti y cargue ella con la maternidad en un cuarto aislado de nosotros. La alimentaremos con restos a través de barrotes de acero.
Mantente eternamente puta para mí.
Que tu coño hambriento no se contamine con un hijo.
Que tu mirada de agresiva lujuria nunca muestre la ternura de una maternidad que destruye el deseo.
Que nunca tomes la mano de un bebé, tu mano ha de sujetar firme mi polla. Que me duela cuando me la cojas, que me castigues.
Te la meto profundamente pensando en lo que te amo, en invadir tu cuerpo y tu pensamiento dios. Te jodo para que te lamentes, para que susurres entre espasmos: "hijo de puta, hijo de puta...".
Un bebé destruiría el cántico del jadeo obsceno.
El latín de los sexos convulsos, de un pene goteante como las fauces de un animal hambriento, de tu coño abierto como una llaga en mi alma.
No dejemos una línea de sangre para el futuro.
No quedará rastro de nosotros.
Seremos la exaltación de la pasión.
Nuestro impúdico amor no dejará legado alguno.
Somos la negación de la reproducción.
La indecente afirmación del placer y la pasión.
Nunca madre, mi puta.



Iconoclasta


3 de septiembre de 2016

Un mal piloto


¿Es posible no morir? Hay momentos en los que me siento cansado y temo la posibilidad de que nunca llegue la muerte.
Sería perfecto y coherente morir escribiendo estas palabras.
Sería dramático y romántico.
Trascendente...
Porque la muerte es un premio en una carrera de velocidad: los más veloces viviendo, los más potentes llegan antes a la meta.
Queman la vida rápidamente con combustible de alto octanaje, sin dejar tiempo al hastío.
No batiré ningún récord, lo hice mal.
He caído en manos del hastío y la humana prostitución más vulgar.
No he podido evitar estrellarme contra montañas de excrementos.
Soy un mal piloto y ahora temo no llegar nunca y ser una especie de mierda errante durante toda la eternidad.
No morir temo que sea el castigo a mi torpeza.
Pero no soy idiota, no voy a vivir eternamente esta mierda. Hay pastillas y gases para adelantar a esos listillos afortunados y veloces.
Soy perdedor en velocidad, pero no es algo que me guste o acepte.
Me cago en dios cuando pierdo. Me cago en mi padre y en mi madre.
Odio a esos listillos que en la mitad de tiempo que yo he vivido lo han conocido todo.
No me gusta perder.
Por eso orino en sus tumbas, me acerco a los tanatorios y dejo frases tipo: "Me ganaste hijoputa, pero te pillaré en la muerte, cuando no esté en este infecto lugar, seré rápido como la mierda eyectada en el cosmos".
Nadie lee los libros de los muertos, ni ningún otro. Nadie se pregunta en los funerales quien soy. Porque cuando alguien muere, todos quieren que asista mucha gente para demostrar lo muy querido que era. No pueden imaginar que asisto a funerales para insultarles, desearles lo peor porque me han ganado.
Soy el peor piloto del mundo; pero perder me hace hervir la sangre.
Tengo medios, tengo voluntad y la ira más explosiva como el queroseno más puro para una vez muerto, rebasarlos a todos.
Soy un mal piloto; pero soy feroz.



Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

20 de agosto de 2016

Divina Fetidez



¿Lo hueles? Hueles eso?
Es la fetidez de Dios, su aliento inmundo insuflado por todo el planeta, penetrando en todos los agujeros de todos los seres.
En todos los cerebros.
El corrupto aliento de Dios...
Pero a ti no te afecta. No sé porqué...
Tal vez, sea porque eres la más amada del mundo y te otorga inmunidad a la Divina Fetidez.
Te amo y te deseo.
Te amo y te jodo.
Te amo lamiéndote el coño.
Tu coño hermético a la Divina Fetidez...
Y tu coño es mi oxígeno puro.
No sé si lo hueles, mi amor de vagina salvadora.
No sé si eres consciente de la humana y divina fetidez que me asfixia. No sé si eres capaz de sentir su hedor en algún momento de la vida.
Eres mejor y más adorable que Dios, que cualquier divinidad. Y ello te otorga el privilegio de no sentir y así, que tu sonrisa sea eterna.
¿Es eso, verdad amor?
¿Hueles eso? Es el corrupto aliento de las bocas que infligen sus plegarias contra la inteligencia y a la libertad.
Por ello mi pene bombea fuerte en la sacristía que hay entre tus muslos.
Mi polla encaja perfectamente en tu coño, el único lugar donde se siente a salvo.
Nos sentimos a salvo en tu piel.
Porque tu coño es  salvación y tus pezones los clavos a los que me aferro para no sucumbir a la Divina Fetidez.
Me asfixio, sin ti me pudro.
Mi nariz está saturada de hedor y mi semen solo entre tus muslos es blanco.
¿Me explico con claridad, amor?
Eres mi heroína, mi salvadora: el Obsceno Perfume.
El que emana de tu coño como un hálito de vida.



Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.