26 de octubre de 2016

Ya he llegado



- Ya he llegado.
- ¿A dónde?
- No lo sé, simplemente me he detenido.
- ¿Es una metáfora por muerte?
- Tal vez. Las cosas y los seres mueren; pero yo aún escribo.
- ¿Volverás pronto?
- Es tarde para volver, es pronto para saber los cuándos. No nos esperan ni esperamos. No tengo prisa por afeitarme.
- Estamos muy alejados de todo. No podríamos volver aunque no fuera tarde. Haces caminos sin retorno, es malo.
- Está bien, volver es un error, es fracaso. Más de lo mismo.
- ¿Y ahora qué hacemos?
- Respirar.
- Eso lo hacemos siempre.
- Ojalá que no.
- Va a ser muy larga la vida si solo respiramos.
- Bueno, también hay dolor. Estaremos entretenidos. Ya queda poca vida y estamos en lo mejor.
- ¿Y cómo lo sabes?
- Nos hemos detenido, las cosas ocurren por alguna razón.
- Y por azar, y por injerencias, y por errores...
- Solo estás preocupado, las conciencias sois siempre un tanto cobardes, dubitativas. Relájate.
- Saca un cigarro, necesitamos fumar.
- Por fin has acertado.
- Fumar y respirar...
- Mucho mejor que el dolor y el agobio. Lo hacemos bien.
- Sí.
- Oye, eso que ha caído y ha quedado atrás ¿no era una pierna?
- No te pases de optimista. Sigue ahí la muy puta.
- Era sarcasmo. La podríamos tirar al río, que la piquen los patos y los peces.
- Tendremos que morir con ella, como aquel que dicen murió con su cruz. Somos vanidosos los dioses, siempre más que nadie. Más dolor, más llanto, más carcajadas, más sudor, amar a tumba abierta...
- No somos dioses, no existen.
- Yo también soy sarcástico.
- Huele a tierra mojada.
- Y las tumbas también.
- Tienes razón, estaremos entretenidos en este dónde al que hemos llegado.
- Bien.
- Bien.
- ¿Otro cigarro?
- Claro, no importa un cáncer más o menos.
- No me hagas reír.
- No puede hacer daño.


Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.


No hay comentarios: