9 de enero de 2016

La memoria bastarda

(Foto de Óscar París)


Soy la bastarda e impúdica memoria que saca de entre los excrementos y alza las secretas insignias de la humanidad: una compresa usada y un condón pegajoso, sucios de mezquindad y mediocridad.

La leprosa reproducción de los idiotas...

Los alzo para que todos se sientan incómodos, para que giren la cara y con hipocresía ladren: "Eso no va conmigo".

Trapos sucios y mi pene latiendo y goteando... Completamente animal, tenazmente ajeno a todo.

Sudo soportando el peso de la bastarda memoria.

Soy la calavera sin carne de un zorro que se suicidó en la acogedora oscuridad.

Al que mataron sin tiros cazadores degenerados sin dignidad.

Sucios, idiotas.

Soy un paria de la realidad, que la ensucia, que se mea en ella y la cubre con horrores y sexos de ciencia ficción.

Con amores imposibles.

Mi amor... No eres imposible, eres insoportable. Disculpa al pregonero de la  miseria, al escritor sin drogas que llora sin consuelo alguno el asco y tu amor potente y desesperante.

Estoy acabado ahora, mi bella, mis muslos húmedos, mi coño, mis pezones preciosos... No es por ti, es cansancio. Es explosión.

Soy la memoria bastarda iluminada por un rayo casual de sol. Una pena que se remueve incómoda al ser descubierta.

Y mantengo en alto  todo el peso de vuestras miserias que embarazosamente ocultasteis, por ello mis ojos lloran y se escaldan por el esfuerzo; bajo el peso de todo el excremento moral con el que habéis creado la capa de la tierra que pisáis.

Tú no, mi amor, tú estás allá en un lugar limpio. Eres mi luz, la que da textura a mi cráneo, la que me hace trascender. Déjame que acabe con ellos, denigrarlos hasta hacerlos estiércol; y luego ante la calavera del inocente, te beso y te follo.


(Mi gratitud  y admiración por la foto que el artista de la luz Óscar París, tuvo a bien prestarme y la que provocó este vómito desesperante y atroz).




Iconoclasta

No hay comentarios: