28 de octubre de 2005

Condenación

Cuando no estás, cuando el deseo me posee
todo se torna condena, cada recuerdo y necesidad
es un castigo. Tus recuerdos me azotan
me condenan a desearte sin remisión.


Arrastrarme por la vida deseándote es condenación.
Mira mis ropas polvorientas.
Sucio y condenado.

Tardar una eternidad en abrazarte, es condenación.
Me arrancaría la piel con las uñas
de puro deseo por ti.
Ensangrentado y condenado.

No convertir sueño en realidad, es condenación.
Soñar con acariciarte, penetrarte…
Me vuelve loco.
Loco y condenado.

Loco, loco, loco, loco, loco…
Condenado, sucio, ensangrentado, loco…

Sentir tu mirada sólida es condenación,
mis ojos se cierran pesados,
derrotados por los tuyos.
Ciego y condenado.

Ahogarse en tu boca, es condenación.
Mira mis pulmones sin aire
vacíos de ti ahora.
Asfixiado y condenado.

Tu cabello en mi pecho es condenación.
Ahora hay ceniza caliente
de un cigarro que se consume
solitario en mis labios.
Mira mi pecho.
Ceniciento y condenado.

Tus susurros son condenación.
Mis oídos tapados en un mudo grito
de pasión que no te llega.
Sordo y condenado.

Ciego, ciego, ciego, ciego, ciego…
Condenado, asfixiado, ceniciento, sordo.
Ciego…

No me condenes así, dame vida.
Abrázame y redímeme, no seas mi condena.
No te separes jamás de mí.
No me des libertad alguna
porque esa libertad es mi condena.
Sálvame encadenándome, mi amor.

Amarte y no tenerte, es la condenación.
No hay piedad alguna para mí en este amor;
sólo la navaja que saja la vena
sería mi otra salvación.


Iconoclasta

No hay comentarios: