4 de noviembre de 2007

Idiotas, idiotas, idiotas

Idiotas, idiotas, idiotas

¿Qué os habéis creído? Sois tiranos con un falso halo de tolerancia y cultura. Sois unos palurdos, unos poderosos sin cultura ni inteligencia. Sin escrúpulos y sin vergüenza.


Idiotas, idiotas, idiotas.

Sacerdotes de sotana negra por suciedad y roña, hambrientos de limosnas y poder condenatorio. Carceleros rabiosos y frustrados que acosáis mi libertad en nombre de vuestra mierda de democracia.


Idiotas, idiotas, idiotas.

Sabuesos enfermos de envidia que olisqueáis mis genitales, que sentís envidia del humo de mi tabaco y del sabor de mi comida. E ignoráis muerte y dolor.


Idiotas, idiotas, idiotas.

¿Me queréis sano, torquemadas del siglo XXI?
No… Me queréis sólo imbécil. Imbécil antes que sano.


Idiotas, idiotas, idiotas.

Matan, violan y mueren seres por el hambre. Bajo el eufemismo de “adopción”, vendéis niños, comerciáis con seres humanos. Hasta yo pagando unos miles de euros, me puedo llevar puesto un pequeño chino a mi casa.


Idiotas, idiotas, idiotas.


Con lo mal que lo habéis construido todo y la forma en que lo empeoráis. ¿Me perseguís por fumar o comer hamburguesas?

Sois patéticos y ridículos proyectos de inquisidores sin cerebro, que apenas sabéis hablar.


Idiotas, idiotas, idiotas.



Preguntad a los hambrientos y a los asesinados cuánto les molesta el humo de mi cigarro, o una hamburguesa gigante.


Idiotas, idiotas, idiotas.



Mirad idiotas, mirad al cielo y ved las estelas de vuestros cazas de guerra a reacción: ¿Cuánto dura en la atmósfera toda esa mierda quemada? ¿Cuánto dura el humo de mi cigarro?


Idiotas, idiotas, idiotas.



Me voy a fumar un cigarro, idiotas; que me tenéis harto.

La madre que os parió…

Idiotas…



Iconoclasta

No hay comentarios: