27 de mayo de 2007

Palurdos de llamativos ropajes



A mí no me molesta ver a todos esos inmigrantes palurdos que pasean con sus trajes regionales como si se encontraran en su país; como por ejemplo, hombres y mujeres paquistaníes, marroquíes y algún Hare Krishna con demasiado opio en la calva.
Sí, muy exótico y toda esa mierda lo de la diversidad cultural.
Un huevo.
Lo cierto es que todos esos payasos se discriminan a si mismos. No son inteligentes con sus túnicas, velos, chadores y bombachos de miles de colores. Con sus gorritos tontos que ni sirven para aliviarlos del sol. Gilipollas…
Lo único que demuestra inteligencia y deseo de ser aceptado en una sociedad y cultura extraña, es la capacidad de adaptación a las costumbres del país al que se acude porque en su país natal no pueden prosperar ni educarse.
Toda esa mierda de religiones y tradiciones folclóricas, me las paso por el forro de los huevos, el mundo avanza y los que se quedan atrás porque así les place, que lo hagan con su hambre y su miseria.
Que vamos, que sarna con gusto no pica.
Todo esto me lleva a preguntarme qué coño hacen siguiendo las costumbres y usando el vestuario de su mierda de país de origen que no ha hecho más que darles miseria y pena obligándolos a emigrar a uno más occidental, libre y tolerante.
Si fueran someramente inteligentes, usarían su exotismo en casa, para follar.
El nivel de pobreza de un pueblo viene dado directamente por su genética, por su pobre inteligencia. Estoy convencido de que el ser pobre y agachar la cabeza es algo que se lleva en los genes. La poquísima personalidad es un rasgo étnico y ni siquiera una carrera universitaria les podría liberar de su borreguismo. Ese borreguismo y servilismo que les lleva a vestirse con ese vestuario idiota y fuera de lugar.Discriminatorio consigo mismo.
Humanos de segunda o tercera categoría por decisión propia.
Esto es lo bueno que tiene la diversidad cultural, puedes solazarte con los idiotas de todo el mundo en cualquier sucia ciudad occidental medianamente poblada. Sólo tienes que caminar y que te pasen por delante, puedes elegir idiotas al azar sin temor a equivocarte.
A mí me distraen la vista con su ridículos vestidos y costumbres fuera de lugar; pero deberían tener algo más de ingenio y respeto a si mismos y no convertirse en blanco de atención de curiosos y xenófobos. Aunque sólo sea por una cuestión de supervivencia.
Sinceramente, yo no le daría trabajo a un extrajero con tan poca capacidad de adaptación

Los chinos tienen sus costumbres, pero desde luego, han sabido adaptarse a la cultura y costumbres del país que han escogido; si no lo han hecho, bravo por ellos, porque lo llevan con discreción y elegancia.
Mucho más inteligentes que los gitanos, donde vas a parar…
Los otros, los exóticos, los palurdos con sus trajes regionales y sus niños colgados de las tetas y la espalda, llevan tatuada en la frente las palabras: discriminación y xenofobia.
Es que hoy he visto un matrimonio de paquistaníes con sus tres crías de paquistaníes con esos tocados ridículos. Ni a sus hijos son capaces de educar.
Y se me ha ocurrido esta reflexión así, de pasada. Soy un gran observador de la vida animal, un vehemente zoólogo.
¿Se le habrá ocurrido a algún maño salir a pasear con su disfraz de baturro por las calles de Londres? Si es así, por favor, dadle unas collejas por ridículo, por idiota.
Aunque no vamos a dejar de follar por eso ¿verdad? Son tan solo anécdotas de pasada. Me importan de verdad una mierda lo que hagan con sus vidas y sus putas costumbres idiotas.
¿He comentado que no soy iconoclasta por casualidad y que me importa el rabo de la vaca las tradiciones y religiones? Es que no tengo ganas de repasar el artículo.
Buen sexo y cuidado como nos vestimos al ir de vacaciones al extranjero, no me avergoncéis como estos monos que he comentado.


Iconoclasta

No hay comentarios: