4 de marzo de 2014

Inconsciente


Estoy tan acostumbrado a la vida, que no soy consciente de ella, me muevo y deambulo como un animal, tal vez peor. Busco coños con mi glande henchido y empapado; es una antena eficaz que detecta hembras a las que metérsela.
Busco coños, porque no sé que otra cosa me pueda interesar.
Soy como un viejo animal que hace siempre lo mismo, que olisquea el culo de una hembra e intenta beneficiársela por el culo por el primer agujero que encuentre.
Es importante el concepto de agujero, porque eso lo hace todo más fácil. No se puede ser inconsciente y a la vez exigente. Son antítesis.
No importa.
Respiro y no pongo interés en ello. Me alimento sin alegría, la muerte es algo que ya vendrá.
No tengo nada ni nadie.
Asesino lo que está cerca, sé matar lo vivo y los espejismos: emociones humanas que ya no son emociones de tan vulgares, son puro sedimento calcáreo en mi cerebro.
Está bien, no es bueno ni malo, es así.
Tal vez el animal tenga conciencia de adonde va.
Yo la tuve un día.
Los demás, los otros,  los que me rodean ríen, sienten y aman todo  lo que está cerca de ellos, todo lo que un día se cruzó en su vida.
A mí me la pela, todo fueron errores que cometí inconscientemente. O tal vez a conciencia, pero ya no importa, soy uno con la basura: Om.
Yo no lo entiendo, no entiendo de esas cosas de amor y amistad. No me sirve de ejemplo tanto cariño y tanto amor. Voy por libre, soy extranjero en el planeta.
Es un hecho que los humanos se amen y hagan amigos y familia y toda esa mierda difícil y complicada. No me afecta.
Sigo en movimiento inconscientemente como la mano que lleva el tenedor a la boca. O el movimiento de mis nalgas al violar a una hembra.
De la misma forma que meo, cago o me corro.
Solo soy consciente de que fumo, no necesito ninguna conciencia más.
La capacidad para la inconsciencia se adquiere con el tiempo, a menudo cuando vas a morir, un poco antes en mi caso; pero nunca es tarde si la inconsciencia es buena.
Apenas me doy cuenta de que aplasto un cuerpo bajo las ruedas de mi coche. Apenas me doy cuenta de que no importo, de que soy molesto, de que soy bulto.
Y está bien, inconscientemente, me importan poco esos hechos.
Inconscientemente me doy cuenta de que no hay amor, de que no hay posibilidades de ello.
Sin pena me doy cuenta de la esterilidad de mis cojones.
Tener hijos nunca ha sido algo que me preocupara. Seguramente, inconscientemente los hubiera matado, o se la metería a mi hija hasta que sus intestinos infantiles se pudrieran por los hematomas de mis embestidas.
Apenas me doy cuenta de que los días pasan, no sé si es ayer o mañana.
Apenas soy consciente de mi erección, es habitual.
Apenas soy consciente de que me acaricio rítmicamente la dureza que palpita viva como una infección.
Apenas me doy cuenta de que he eyaculado, el semen tiene la temperatura de la piel de mi vientre.
El templado semen da paz, como un baño relajante de mí mismo.
Apenas me doy cuenta de que mis ojos se cierran en la penumbra de las cortinas cerradas, de que entro en un narcótico sopor donde no soy consciente de que estoy solo.
Y está bien.
Está tan bien como la sangre que mana del cuello de la puta cocainómana con nariz de boxeadora. Apenas me doy cuenta de que  le hago un corte rápido e indoloro con la navaja de afeitar en el cuello, cuando está concentrada en chuparme la polla con los cuarenta euros que le he dado aún en la mano. Quiere que me corra rápido y poder hacer diez mamadas esta noche y llevarse una pasta.
Siente la cálida humedad de la sangre que le gotea por el mentón, se palpa el cuello y me pregunta que he hecho, si soy un hijo puta y esas cosas. La saco del coche de una patada y camina torpemente sobre unos tacones monstruosamente altos, para caer al suelo, con la mano en el cuello intentando detener toda esa sangre que se escapa. El hilo del tanga lo lleva metido en el coño, profundamente. Y sueño que es un cable de acero y con ello, partirla en dos en vertical.
El dinero está sucio de sangre en sus manos. Y mis cojones también, están llenos de su sangre.
Paso las ruedas por sus piernas, pero no  está lo suficientemente muerta como para no sentir dolor.
Oigo risas de borrachos.
No sé donde voy, no importa.
Inconscientemente sabré que hacer.
Asesinar es otra vulgaridad, otro acto que se lleva a cabo de forma inconsciente. Yo debería haber clavado a Cristo en la cruz, hubiera hecho un buen trabajo. Con profesionalidad.
¿Eyaculó Cristo en la cruz cuando escupió la vida por la boca entre sangre y vinagre?
Seguro que lo hizo inconscientemente, como yo.
Somos parecidos, al fin y al cabo.
Es un hecho, otro de tantos.
Deambulo inconscientemente, ya llegará la muerte, no importa.
Soy un inconsciente.
No puede hacer daño, a mí no.









Iconoclasta

No hay comentarios: