29 de agosto de 2008

Estrés post-vacacional (Lloronas)

¿Será cierto que existe gente que necesita ayuda psicológica al volver al trabajo tras las vacaciones?
YO, afortunadamente, no he conocido a ningún pusilánime de éstos. Soy muy selectivo con la gente que trato; no me hablo con inferiores.
Puede que sea una mentira de los psicólogos para que alguien se lo crea, se sugestione, se deprima y pida cita para rascarse el bolsillo.
YO no consigo imaginar al albañil llorando como una mujerzuela con una paletada de mortero secándose entre sus crispados dedos gritando a la grúa su angustia.
Aquí no acaba la cosa, nada puede ser tan sencillo: los niños también tienen su corazoncito depresivo y su cerebro estresable. Y han de ser llevados a un psicólogo porque se muestran irritables y llorosos.
Que los niños se estresen y hayan de acudir también al médico para que les sanen el cerebro, es normal. De tal palo tal astilla; los padres no hacen más que transmitir y eternizar la cobardía y la falta de voluntad a través de las generaciones para hacer una humanidad más vacuna y ganadera.
YO a pesar de todo, confío en que los humanos estresados, sabrán salir al paso de su angustia por volver al trabajo. Unas gotas de pegamento super-rápido en el café acabaría con sus vidas rápida y eficazmente. Es una forma digna y bohemia de acabar con tanta tristeza. A vuestros hijos estreso-deprimidos, se lo podéis mezclar en los cereales. Cualquier analfabeto de tantos que hay con títulos por todas partes, sabe que el pegamento super-rápido contiene cianuro como componente principal. ¿O alguien se ha creído que el olor a almendras amargas es un aromatizante?
La selección natural entre los humanos, como es de preveer, está encaminada a convertir a la humanidad en un conjunto de rumiantes televisivo-deportivo que disfrutan como un cochino en una charca. Es catártico para el homo basura erectus, el ver que un montón de nenazas corren tras el balón y se lleva el mérito del gol el que menos ha trabajado. Como les pasa a ellos, les encanta que les ocurra lo mismo a los demás. Les hace sentirse menos putas.
Ser un pusilánime y un cobarde no es una enfermedad, es una degeneración, una tara que no se puede curar más que con la amputación de la cabeza.
Los estresados pusilánimes que no tengáis cojones a daros un buen lingotazo de pegamento, tenéis otra opción: coleccionar los fascículos que todos los septiembres de la vida salen a la venta. Casas de muñecas, es una bonita y tierna colección; los hombres así demuestran ser sensibles y tener un desarrollado lado femenino y las mujeres porque se pasan por el forro de las bragas el acorazado de guerra de un millón de piezas en un millón de entregas.
Respecto a vuestros hijos, si no sabéis ser padres y os asustáis ante las lágrimas caprichosas de vuestros retoños, no los llevéis al médico, regaladlos a hombres y mujeres que sepan educar niños. No los estropeéis más y entregad a vuestros hijos a quien de verdad se los merece.
Es que folláis sin ninguna contención y es muy fácil preñar y dejarse preñar sin tener en cuenta que no hay suficiente inteligencia para ser padres.
¡Ay pusilánimes míos...! Id a currar, so maricones y dejaros de lamentos de cobardes.
Ego os absolvo, nenazas.
Idiotas.

Buen sexo.


Iconoclasta

No hay comentarios: