8 de junio de 2007

Cómo comerse un coño...

Mi gran amiga Nena Blue, me ha dado permiso para colgar una muestra de lo mucho y bien que raja con total fluidez y desfachatez sobre cualquier cosa que tenga que ver con el ayuntamiento carnal. Nena Blue tiene un blog sensual, sexual e inteligente.
Aquí, huye de lo hortera y habla de comerse un helado con toda su inteligente ambigüedad.
En portada, es una de mis humanas enlazada, y éste es su blog: http://www.nenablue.com/blog/
Que lo disfrutéis.
Buen sexo.
Iconoclasta

Cómo comerse un coño…
6 Junio 2007 por
nenablue
…es un clásico de la red. Ya circula por demasiados sitios para que me repita comentándolo.

Yo creo que hay que ampliar campo y enseñar, por ejemplo, a comerse bien un helado. Ya es temporada de helados, y una Nenablue tiene que saber algunas reglas básicas para comérselos.

Primera: No utilices las manos. Siempre que puedas, hazlo todo con la boca. Quitar el papel a mordiscos, puede resultar más erótico que una danza del vientre.
Segunda: No muerdas. ¡Los mordiscos duelen!
Tercera: Tómatelo a lametones, pero lametones serios, de esos que enseñan la lengua llena de helado durante unos instantes. La lengua es sexy, muéstrala.
Cuarto: Emite pequeños gemidos de fruición. Los mmm, ahhh, hhhhm, … invitan al sexo. ¿Te está gustando? ¡Pues que se note! Como dicen las chicas tampax, ahora la moda es enseñarlo.
Quinto: Si chorrea, no pasa nada. Te lo chupas de los dedos. Cuando te chupes los dedos, sea con un helado o con marisco, un consejo: mírale a los ojos. Eso es capaz de seducir hasta a un monje budista.
Sexto: Haz pequeños amagos de metértelo todo en la boca, y luego sácalo. Si es con ruido de succión, mejor. No estás en La Zarzuela, esto no es una cena de gala, son preliminares del sexo.
Séptimo: Sorbe, succiona…maneja los labios sobre la vainilla (por cierto, es afrodisíaca, combínala con chocolate negro y adiós a las ostras).
Octavo: Para todo lo anterior, mejor no usar rouge de labios. Como mucho, un discreto perfilador. Si te los habías pintado para salir, te quitas el color con un discreto pero sensual movimiento de servilleta.
Noveno: Pide ayuda si es demasiado helado para ti. Compartir un helado es como realizar una felación juntos, eso une.
Décimo: Disfrútalo. Y logra que el helado también lo haga. Verás cómo su dueño te lo agradece. Sugerencias: Nata montada, chocolate rallado, licores, guindas…opcionales.

No hay comentarios: