29 de agosto de 2005

Laxib y NusNus

Laxib es una ballena con botas, las hay con zapatillas y zapatos con tacón de aguja. He visto algunas con tutús. Y las hay descalzas pero; son muy tristes.
Con botas sólo hay una.

Sólo hay una capaz de sacrificar la estética por la seguridad de caminar sobre el hielo. Se la supone feliz por ello, porque se sabe única y tiene un eterno amigo, un esquimal hinchable, un tal NusNus al que ella no puede abrazar.
Hay algo triste en esa incapacidad de abrazar. Son una pareja cómica pero; uno no puede evitar verlos con cierta añoranza cuando la luz del gran día polar los dibuja en un horizonte plano. A contra luz.
Laxib, la gran mancha negra del frío y su entrañable borrón NusNus.

Primero dan risa, son graciosos; luego provocan una cordial sensación de amistad, de una vieja y milenaria amistad. Cuando uno los mira ya detenidamente, hay una tristeza que comparten. Se nota en los hombros caídos de NusNus cuando ya han pasado horas de caminar y en la forma en que Laxib a veces arrastra sus botas separando placas de hielo.

Es un ritual diario, NusNus sale del iglú cada mañana del día o de la noche. Y como es de los pocos seres vivientes y tampoco es un ejemplo a seguir de limpieza; Laxib lo huele enseguida. NusNus se rasca los cojones saludado por la gelidez de la extraña mañana polar y Laxib desintegra un mundo silencioso al salir del agua destrozando ochocientos metros cuadrados de hielo.
Se ríe en secreto pensando en las tonterías del agujero de ozono y el deshielo. Y con la risa se le escapa un estruendoso surtidor de agua por el cual sale algún arenque ya rancio.

Forma un follón de mil pares de cojones esa pareja.

NusNus al verla mira hacia el cielo, a sus ojos, y le dice que es un día tan estólido como el de ayer pero que bien podrían bailar un rock and roll para celebrar tamaña estupidez. Laxib patalea de risa y como siempre, como si un cariñoso golpe en la cabeza quisiera dar a su amigo por la ocurrencia, le pisa la cabeza. NusNus por lo bajo se caga en su padre y se deshincha entre blasfemias y chorros de aire subsónicos que se escapan por las costuras de su traje. Hay una pequeña manguera a la entrada del iglú que está conectada a un compresor de aire. NusNus se la mete en la boca y una vez inflado emprenden el camino hacia cualquier lado, sabiendo que encontrarán a un oso polar huyendo despavorido al verlos porque no es inflable. Y si lo fuera, no tiene compresor.

Laxib abre un agujero en el suelo de un taconazo, NusNus la mira con cariño y pesca con su arpón un pez que se come allí mismo, crudo. Como lo hacen los esquimales de toda la vida. Y una vez satisfechos ambos, una vez que han conseguido llevar a cabo sus obligaciones diarias, se dedican a pasear y hablar un balleno complejo y absurdo repleto de risas y gritos.
Y algún reproche en mitad de un sonido estridente de escape de aire.
Son tan absurdos que dan envidia. Que uno guarda el secreto para preservar su extravagante y tranquila vida.

Iconoclasta

Importante: NusNus y Laxib son personajes de cómic creados por un gran amigo: NusNus cuyo espacio personal es: http://spaces.msn.com/members/nusnuss/ Yo, y aprovechando una broma de NusNus y Ninette, otra amiga en este medio. He narrado un día en la vida de estos magníficos personajes. Siempre desde mi desafortunada visión, tan lejana de la genialidad de su autor.

No hay comentarios: