15 de abril de 2015

Dientes de león


Paseaba por la montaña, cerca de un río y las cimas nevadas a lo lejos, pensaba si algún día podría llegar a ellas, si sería capaz porque hay días que duele caminar.
Y de repente he reído feliz al ver un diente de león, amiguita.
Esos que soplabas cuando íbamos a casa cuando salías del kinder.
Estamos unidos en muchos lugares, unidos por tiempos, recuerdos, perritos, gatitos, pájaros, lagartijas, gusanos, pollitos, gallos, guajolotes, algún robot de trapo y flores.
Cuantas cosas habían en nuestros paseos, Paulita.
La gran magia eran los dientes de león que cada día encontrabas con esa sonrisa satisfecha. Un pequeño logro, una muestra de que conseguirás lo que te propongas, porque así lo queremos todos los seres que te amamos.
Dientes de león preciosos que están en todas partes. Cada uno lleva tu sonrisa, tu ilusión, tu aire cálido que lo sopla ofreciendo belleza al mundo, un regalo que nos haces.
Cada diente de león eres tú y un recuerdo imborrable.
Aprendí el placer de soplarlos observándote fascinado, disfrutando del cariño que sentía, que siento ahora tan fuerte como aquellos días.
No se puede pasar por alto, no puedo borrar esa imagen grabada a fuego en mi cerebro, en el tiempo ni en la distancia; esa ilusión y la sonrisa que la acompañaba cuando lo soplabas y se desintegraba en una nube de hadas que se pegaban a tu ropa y cabello para protegerte, para quererte.
Todos te queremos, el mundo, tus papás y yo...
El diente al deshacerse en una nube de hadas pequeñitas, también te amaba.
Observaba la luz hacer un halo a tu alrededor difumando lo que te rodeaba y así, todo eras tú y el diente de león en tus manos, con tu cuidadoso y emocionado soplido deshaciéndolo en el aire, con inusitada ternura y alegría.
Hoy he soplado uno y he reído feliz. He cerrado los ojos y soñado que esas hadas serían arrastradas por el viento hasta llegar a ti con todo mi cariño.
He mirado las montañas y he escuchado el río. Estabas en cada flor y en cada árbol, en los trinos de los pájaros y en las lejanas campanadas de una iglesia.
A veces te caías por correr al ver uno. Lo soplabas con lagrimitas en los ojos porque te habías arañado las rodillas, pero con una sonrisa... Por favor...
Pero casi siempre era el mismo ritual: te agachabas con tu uniforme y la mochila del kinder, tomando tu diente de león y me lo mostrabas con el brazo en alto, orgullosa. Y luego una, dos y tres veces soplabas, hasta que me mirabas con el tallo en la mano, ya desnudo. Mostrándomelo: ¿Has visto qué bien lo he hecho?
Soplo a soplo me hechizaste y fue tan potente tu magia, que eres el aire y el tiempo que me rodean.
Estás ahí, en imprevisibles y emotivos momentos.
Es inevitable quererte y recordarte en todo momento, amiguita mía del alma.
Soy tu amigo para siempre "hasta el infinito y más allá", sí ya sé que no tengo casco, pero dame tiempo, lo encontraré aunque mi cabeza sea muy grande.
Una risa, un helado, un beso...
Paula, mi amiguita, el abrazo más grande.
Con cariño y con una conmovedora emoción, te ama: papi.









Iconoclasta

No hay comentarios: