3 de agosto de 2013

Amores - errores




No siempre, tal vez nunca…

El amor es la efímera crisálida

(se prometen amor eterno

en un ejercicio de ingenuidad,

es el juego)

de una necesidad perentoria.

Una oruga que se hace rata

y roe lo que una vez fue bueno.

Los roe a los dos hasta

que duele estar cerca.

El uno del otro…

El amor es un embarazo

de soledad y arrebato

de frustración.

Una placenta de tristeza…

Un escape a la desesperanza,

un consuelo mal comprado.

Es un alumbramiento

que a veces es aborto.

Muchas veces…

Más de lo que debería ocurrir

ante las vidas tan cortas.

Se idealizan ergo se equivocan

los amantes más sentidos y sufridos.

Se equivocan tanto

(su coño está húmedo y no por él)

que la vergüenza los asfixia

(su pene no se hace duro ante ella)

 y recurren a nuevos errores

(Sueñan con lágrimas con lo que

se les escapó de las manos)

para cubrir los que ya son historia.

Se acuchillan con engaños

las espaldas se hieren

y arrugan cartas con vergüenza

mojadas de lágrimas en su manos.

Los errores son los zombis

del amor hambriento y voraz.

Ya cadáver…

Buscan romances de nuevo

(los nuevos amantes creen llenar huecos

donde hubo amor.

Un error sobre otro error y sumando…)

los desesperados y necesitados

amantes.

Amores que mutan en errores

de nuevo, a velocidad de cometas.

Los aquejados de soledad

los necesitados de ternura

carecen de memoria histórica

se preñan de nuevo de amores

que se corromperán, porque

necesitar no es amar.

Nuevos errores…

Nuevas vanas esperanzas.

Tal vez sea la forma de no volarse la tapa de los sesos y seguir viviendo unas miserable vidas. El engaño y el drama son alicientes para la vida.
Amar se sobrevalora en función de las carencias de cada cual.





Iconoclasta

No hay comentarios: