7 de octubre de 2011

Exposición y ponencia en el foro: “Las nuevas fronteras de la sexualidad”, acto organizado por Alianzajoven Puebla. 6 de Octubre de 2011. Puebla. Pueb



Exposición y ponencia en el foro: “Las nuevas fronteras de la sexualidad”, acto organizado por Alianzajoven Puebla. 6 de Octubre de 2011. Puebla. Puebla.
Por Aragggón e Iconoclasta


(Iconoclasta) Salmo nº 1: Besaré hasta tu alma. Besaré tus labios entreabiertos con la única misión de beberte. No bajaré la presión en tu boca. Me ahogaré en ellos, no existe muerte más divina.
(Aragggón) Salmo nº 2: Usaré mis dedos para reconocer los territorios de tu piel, trazare los límites de mi propiedad, marcare los rincones inhóspitos con caricias incandescentes. Seré conquistador incansable, imperdonable.
(Iconoclasta) Salmo nº 3: Amasaré tu cuerpo, fundiré tu piel. Las manos jamás quietas encontrarán tu sexo y tus nalgas. Se cerrarán los dedos, se moverán al ritmo con el que mi lengua lucha contra la tuya.
(Aragggón) Salmo nº 4: Se inundarán los cuerpos de vapores hechos sudor con la simple provocación del encuentro de las miradas mientras sus sexos son tocados obscenamente.
(Iconoclasta) Salmo nº 5: Lameré tu coño de arriba abajo, de izquierda a derecha.

Exposición de Aragggón:
Nos pidieron una breve plática sobre el sexo, definitivamente no creemos que tengamos que agregar algo innovador en este tema puesto que todos sabemos desde el momento en que distinguimos nuestros genitales que ya estamos en contacto con esta deliciosa y húmeda temática.
Solo trataremos de exponerles una invitación a las mentes reprimidas por el sistema que por siglos ha castrado el pensamiento, acusando al sexo como el lado sucio y oscuro del comportamiento humano.
Nunca ha sido nuestra intención elaborar la nueva versión tántrica del sexo en el siglo XXI. La metáfora y el suave erotismo lo consideramos solo como una dulce visión de los escritores románticos. No somos románticos. Hablamos claro, copiamos los pensamientos que todo ser humano reprime y esconde en los rincones oscuros de su mente mientras se masturba o contempla alguna imagen que hace acelerar su libido. E incluso podríamos decir que el objetivo de nuestras letras será otorgar tranquilidad a alguna angustia que experimentan con su misma pareja. Nos han llamado pornógrafos. Cantidades de veces. Nosotros nos morimos de risa y ¿por qué no? De vanidad también.
Hablar de sexo siempre despierta el instinto de morbo, lo traemos de pequeños, es parte de nuestra realidad animal.
Si alguno persigna sus ojos cuando nuestras letras caen por accidente frente a ellos su reacción nos engrandece, porque consideramos que alguna parte de sus múltiples tabúes se ha liberado.
A través de las letras podemos hablar de lo que en general la gente piensa pero reprime. Es como querer retener el semen en la mano sujetando el orgasmo. Siempre hay algo que se libera, siempre es necesario.
Sabemos que hay miedo de pronunciar palabras, hay algunas que no se atreven a decir en muchas bocas. Ahí estamos nosotros. Ahí están nuestras letras enunciando los angustiosos verbos y los endurecidos contactos.
Ya lo dijimos alguna vez: Estamos felices de tocarnos los sexos y unirlos cada vez que queremos.
La vergüenza, el pudor, la virtud son el blanco de nuestras letras. La provocación nuestra herramienta, la lubricación involuntaria nuestro fin. Tal vez sea esto el resumen de lo que podamos aportar, una nueva lectura que sea tan natural como gozosamente sexual.

Exposición de Iconoclasta:
Sinceramente, no creemos que haya una nueva sexualidad. Todas las formas de sexo están ya inventadas, todas las perversiones catalogadas (salvo alguna minucia como el sexo con insectos) y todas las combinaciones realizadas.
Hemos visto mucha pornografía y lo sabemos. Somos instruidos.
La nueva sexualidad es una forma amable de decir que hay menos hipocresía que hace una década. Nada demasiado importante.
Siempre estará mejor visto y tolerado un borracho que una dependienta o dependiente de sex-shop.
El problema no es el acto, el problema sigue siendo la palabra. Hablar de ello, describirlo.
Hay orejas con una especie de alergia hacia algunos vocablos.
Si escribimos la palabra polla o coño, muchos lectores tienden a escupir como si algo embarazoso en su boca se encontrara. Otros, los menos, hacen lo contrario y aspiran.
Meterla está bien cuando se cuenta un chiste. En una conversación cualquiera, al uso, la descripción habitual es “hacerlo”.
Follar o coger está bien si no se escribe; si se pronuncian estas palabras con risas divertidas y burlonas.
“Adoro libar del sagrado cáliz que hay entre sus piernas”. ¡Qué cosa más chocha!
La nueva sexualidad ha de comenzar por una forma coloquial de hablar del sexo, de todas sus variantes. Dar por sentado que hay una diversidad es un hecho democrático y la democracia empieza por uno mismo, a nivel individual.
Una broma es que un personaje en un chiste se unte el sexo con cola loca.
El negar o rechazar un acto sexual, sea con quien sea, no es una broma; constituye un acto de violación de la libertad. Y por ahora ya ha habido demasiados tiranos a lo largo de la historia.
Por cierto, hay que tener muy en cuenta que nuestros padres follaron, que no nos nieguen nuestro derecho ni pongan trabas a ello. Porque no hay niños ni niñas santas y benditas. El deseo de sentir placer se desarrolla junto con nuestros huesos.
Y si alguien tacha de pornografía el sexo, puede tener razón cuando se trata de escenas filmadas o en vivo. En literatura la pornografía solo está en la mente del lector, en su estrechez o en su amplitud de miras.
Somos pornógrafos para muchos; cosa que facilita nuestra masturbación.
Y si trabajar cincuenta y tantas horas a la semana es bueno, está aceptado. El que follemos o nos masturbemos, jamás le hará daño a nadie.
Que no jodan y si tienen ganas de joder, que lo hagan con su pareja si les dejan o saben.
Maldito ingenio el nuestro que provoca prurito en sus cerebros… No somos terapéuticos para según quien.
Los niños pueden morir de hambre, de disentería y por minas anti-personas que hay plantadas por todo el planeta; si recurren a vender su cuerpo para alimentarse, eso es peor. Es mejor que mueran.
Ni lo uno ni lo otro es ético; pero antes que el sexo, está la vida, la supervivencia.
Lo primero es preservar la vida.
Cuando el hambre esté erradicada, será un buen momento para perseguir la prostitución; primero que vivan.
Porque lo único que hacen los gobiernos, es esconder la basura bajo la alfombra porque están educados bajo los hipócritas preceptos de esta sociedad.
Hay que poner objetivos, hay que lograr sentar una conciencia lógica y abierta en los mandatarios. Deberían pasar un test de inteligencia y de aptitud antes que poder optar por un puesto de gobierno, cualquiera que sea.
Pero tememos que hay muy pocos capaces de superar ese test.
Y no vamos a entrar en razones de orientación sexual, para nosotros es sexo el que hay entre dos hombres, entre dos mujeres y entre hombre y mujer.
Y entre cuarenta anónimos cuerpos humanos sudorosos con los ojos vendados en una recámara de tres por tres metros (el perro que ladra es el del vecino, que nadie sonría con sarcástica sabiduría). Y estas cuarenta personas disfrutan con su confusión, sin saber si meten o les meten.
Más o menos, lo mismo que les ocurre a los que tratan el sexo como algo que se debería esconder: no saben. Pero no disfrutan ni dejan disfrutar.
Y esta es nuestra postura con el sexo: no hay tolerancia porque no hay nada que juzgar o soportar, cada cual es libre y sin juicio por parte de nadie; con la literatura no tenemos postura, todo está permitido, jamás limitaremos nuestra imaginación, hiera a quien hiera.
Si herimos la sensibilidad nuestro ego se engorda. Si alguien se sonríe ante las sexuales imposibilidades que escribimos, bien por él o por ella; porque para esas personas son nuestras a menudo, aberrantes ideas.
Y ya solo queda desearles felices humedades como dice Aragggón, mi pareja.
Y por supuesto, buen sexo.
Y abundante.


(Durante la exposición se proyectaba en la pantalla del auditorio la imagen de cabecera del blog: Aragggón / Iconoclasta (expulados del averno) (http://ultrajant.blogspot.com). Y tras las ponencias se proyectó el video: Los cincuenta mandamientos del no amor (http://www.youtube.com/watch?feature=player_profilepage&v=skA1jEnEsLc).

201110061630


Aragggón


Iconoclasta


Safe Creative #1110070244347

No hay comentarios: