26 de octubre de 2017

Humillación



Pienso en ti y me pongo caliente, necesito tocarme soñando que te lamo toda, que entro en ti. Tu coño se contrae y a mi bálano oprime y estrangula, muy adentro.
Como un indecoroso abrazo.
No es una banalidad, hay una tristeza infinita en la leche que se enfría entre mis dedos.
Si fuera simple obscenidad, no me sentiría tan desdichado al correrme.
Podría explicarte las infinitas veces que pienso en ti a cada instante; pero no sería tan impactante como la humillante imagen de un hombre eyaculando en soledad, escupiendo el semen sin alegría.
Sin placer.
Avergonzado de mí mismo.
El cigarro se ha pringado de leche entre mis dedos y crepita la indecencia humillante al quemarse.
No son palabras de amor romántico, es mi propio castigo vejatorio ante ti.
Es la sangre que se agolpa furiosa donde mi instinto animal dicta. Estoy abandonado a mi animalidad.
No sé porque me castigo, no tengo clara la causa; pero algo malo que no recuerdo he debido hacer si la vida no me permite despertar a tu lado.
Sé muy bien que no he cometido un acto tan grave para pagar con semejante condena: estos amaneceres sin ti.
No puedo evitar buscar e inventar causas que me expliquen porque este semen no se escurre por tu coño con tus gemidos y respiración entrecortada.
Tal vez hice algo muy malo en otra vida, si eso fuera posible: vivir de nuevo.
No quiero esperar a vivir de nuevo, es demasiado tiempo para tenerte.
Es un engaño, no hay segundas oportunidades.
Un engaño para los frustrados, una esperanza pueril.
Solo que no es pueril penetrarte y oír tus obscenos gemidos.
La frustración no me engaña, soy un hombre que se corre amándote con una tristeza infinita. Es lo que hay, lo único.
Morir con los dedos húmedos del lácteo deseo…
Es lo que toca, es mi futuro.
Mi humillante final.
Y te amo.
Impúdica y profundamente te amo.



Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

No hay comentarios: