23 de noviembre de 2016

El tsunami del horror


No sé si es porque he girado el cuello excesivamente (tampoco es tan bueno como dicen eso de la flexibilidad) o el cigarrillo estaba adulterado con alguna sustancia simpática y emocionante.
Pero se me ha escapado la risa ante el horror de una ola que se traga el planeta mismo. Me he tapado los oídos porque los árboles gritaban de dolor y sus troncos chascaban como huesos rotos, muy rotos.
Nunca había oído aullar a las nubes, creí que eran ajenas al dolor.
Y he dejado de reír, porque era el fin.
He sabido con tristeza que todas las cosas y todos los seres temen al dolor que la muerte arrastra.
He vomitado porque mi estómago parecía doblarse como el prado y las montañas. Y por un miedo primigenio, tan profundo que parecía taladrar los huesos hasta el tuétano.
Me quería arrancar la piel de miedo.
No sé como he podido salir vivo de toda esa devastación.
Una vaca ha mugido tranquila y todo estaba bien.
Y aún así, jamás olvidaré los gritos de la tierra y el cielo devorándose a sí mismos.
He vomitado por nada.
Mierda.



Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.


No hay comentarios: