27 de octubre de 2016

Paseando bajo la soledad




Porque no es lluvia lo que cae, es bendita soledad.

Cae en forma de caricia.

Casi con ternura...

Me hace entornar los ojos y ver un mundo difuso, sin bordes afilados que tanto me rasgan la piel y el alma si la tuviera.

Soledad pura y sensorial que es un goteo, un ritmo sordo que parece acompasar la respiración, los pasos y el rumor de las hojas muertas y vivas.

El que va por delante de mí, bien podría ser yo mismo en un futuro próximo.

Aunque hay tiempo de morir durante esos metros que quedan para el futuro.

Con una sonrisa franca y sinceramente, no me fío de vivir ese tiempo, esa distancia. Soy cómplice de la soledad en mi propia muerte, en mis propios actos delictivos, subversivos y obscenos.

Toda esta soledad que gotea sobre mí, es un réquiem sin tristeza, sin amenaza. Es un salmo tranquilo, un final relajante.

Como si me diluyera...

Cierro el paraguas, para que la soledad me cale y se me dobla el cuello a un lado en un placer.

Sigo vivo, no importa.

Siempre hay tiempo para morir.




Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

No hay comentarios: