28 de septiembre de 2016

Las lacras de Potter y Sombras de Grey



Es todo una gran mentira: no existe inteligencia en el ser humano, los creadores nacen como una especie de monstruos cada ciento cincuenta o doscientos años.
Entre jardín de infancia, primaria, secundaria, instituto y universidad, más o menos se invierten unos dieciséis años de tiempo para intentar adquirir conocimientos y cierta cultura (la cultura y el conocimiento no están reñidos con el buen gusto y la dignidad; no sé porque se empeñan en ignorar estas dos últimas cualidades).
Como decía: todo este chorro de años de culturización para acabar comprando el último panfleto de Harry Potter y hacerse una foto hortera y vulgar con la portada, como si lo fueran a leer.
Los que no lo han comprado es porque son habituales de las 50 Sombras chochas de Grey (pseudo-sado barato para mediocres amas de casa mal folladas y otras exquisiteces sin hábito de lectura como oficinistas de baja cualificación y reponedores de supermercado que se creen gerentes de algo).
El sistema educativo no ha fallado, el 95 % de los cráneos humanos solo aloja virutas de madera y algo de arena. El sistema educativo funciona perfectamente, está perfectamente adaptado a esos cráneos.
¿De verdad se puede tomar alguien en serio la tan cacareada inteligencia humana?
Mierda...
Esto no tendrá un final malo ni bueno, simplemente no tendrá final y todo será igual que ahora. Miles y miles de años avalan mi afirmación.
Buen sexo (sin varitas mágicas ni látigos de peluche).



Iconoclasta

No hay comentarios: