29 de febrero de 2016

El viejo depósito


Está fuera de tiempo y también de lugar, no cabe en ningún sitio ya.

Se degrada en torno a un mundo colorido, estúpidamente indolente e ignorante de su propia futilidad.

Hay multitud de seres respirando, de cosas ocupando espacio; pero no quiere decir que sean necesarios. Hay errores a todos los niveles, los cósmicos, cosmogónicos y humanos.

Unos piensan en viejos tiempos; pero yo pienso en el presente, en cómo acabar con tanta banalidad, con el miedo pornográfico que los borregos tienen a la libertad y sus palabras.

El depósito ferroviario, no es "vintage", es una bofetada contra los rostros de los palurdos sin cerebro, incapaces de trascender más allá de su vaso de vino, de un condón regalado.

No penséis en el depósito vacío como en la metáfora de los testículos secos, no seáis tan fáciles. Tan previsibles como el propio tren en su camino.

Estoy aquí, nací para explicaros y recordaros que sin vosotros, caterva de mediocres, el mundo seguirá igual, no mejorará porque vuestra presencia no afecta ni para bien, ni para mal. Tal vez, el aire tendrá un aroma más agradable.

El depósito de la estación de los recuerdos ha queda prisionero en un tiempo tal, que si tuviera vida, su salida sería el suicidio. Y el suicidio es cada vez una puerta más dorada, más prometedora...

Fue creado para almacenar agua y se ha convertido en un monumento a la decrepitud.

Es hermoso que sea así, que sirva de mortificación a los innecesarios respirantes. Que dure tantos años deteriorándose, que los estúpidos al mirarlo, se sientan como él vacío de agua.

Ellos vacíos de importancia alguna.

¿Entendéis ahora porque se empeño Cristo-leyenda en ser crucificado?

Quiso ser también un monumento a lo que se degrada y muere sin que ocurra nada.

No había Padre, ni Hijo, ni Espíritu paloma o cordero. Solo el deseo vehemente por hacer 
vomitar de miedo al dolor a los idiotas. 

Y demostrar con su fracasada e imposible resurrección, que tras una vida de mierda, no hay premios ni castigos, solo la nada.



Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

28 de febrero de 2016

Una bola de cristal


Hoy ha amanecido nevando, y aunque la nieve se deshacía al tocar el suelo, sentía estar dentro de una bola de cristal.

Y las golondrinas, las primeras que han llegado, gritaban con tremenda algarabía, muy enfadadas ellas, que si llegan a saberlo, se traen la bufanda de sus regiones cálidas.

Te lo hubiera dicho tomando el café de la mañana y que rieras para quedarme prendido de tus labios durante eones de tiempo y distancia, entre el humo del tabaco, ante tu presencia impactante.

Por extraño que pudiera parecer, me da paz tu presencia, soñarte. Porque eres donde y cuando debería estar.

Es extraño porque en verdad me agitas, me excitas, me provocas.

Solo que ahora, escribiendo, soy la consciente desolación de que es una farsa de mi imaginación (las golondrinas no, te juro que estaban muy, muy cabreadas). Acepto con tristeza la imposibilidad de la escena. No te podía hablar de las golondrinas. Solo veo los copos caer deshaciéndose en melancolía, ahora que anochece, ahora que las palabras que nunca se pronunciaron empiezan a morir ya tristes, abatidas. Cansadas.

Una imagen que no ocurrió, como en las películas donde el protagonista consigue su fin y está dichoso; para enseñarnos luego, que en realidad ha muerto. Y su cadáver yace triste...

Y así, la mañana se ha hecho deliciosamente triste y trágica amándote.

Hay un vacío enorme en la silla que deberías haber ocupado. Las palabras durante todo el día han dado vueltas golpeándose contra las paredes sin saber quién las ha pronunciado, adónde deben ir.

Y tal vez sea verdad que estoy en una bola de cristal, donde  nadie puede entrar, ni yo puedo salir.

Solo soy el triste adorno polvoriento en un anaquel.



Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

26 de febrero de 2016

Ateo de mí mismo


¿Y si te digo que en lugar de imaginarnos en un lugar de luz y colores cálidos, de grandes horizontes y suaves vientos, donde te beso desnuda y lánguida entre mis brazos; te imagino jadeando con mi lengua recorriendo tu piel, dejando rastros de posesión y pasión, donde te embisto una y otra y otra vez en un lugar donde no hay absolutamente nada, donde solo existe el brillo de tu piel húmeda, el calor de tu coño y el sonido de tu respiración?

No existe un lugar para tomarte, no existe tiempo ni espacio preciso para fundirme contigo. No importa el infierno o el paraíso si existieran, solo importa que estés.

Eres la hacedora del universo. Y tenerte me hace dios, un pequeño dios.

Contigo el mundo es oscuro y tú eres la única claridad.

¿Sabes qué es trascender? Reconocer que he cumplido para lo que nací: amarte. Tener la mano entre tus piernas sin pudor y tú mantenerlas abiertas con medida y soberbia obscenidad. Cubrir tu clítoris con un dedo tembloroso y soportar el tormento  de tu placer, de tu tensión que hace subir la mía.

Trasciendo los límites del planeta y el infinito cuando toco tu alma o tu piel.

No es necesario nada más. Lo sé todo: el origen de toda vida eres tú.

Contigo no hay miedo, no hay nada que lamentar. Porque el mundo, la vida y la muerte, tienen un porqué; no obedece ningún acto al azar o la fatalidad.

Si muero es porque es necesario, porque así lo dispones.

Sin ti no existo, soy ateo de mí.

Soy poderoso en el cumplimiento de mi misión, imparable, insobornable.

¿No te das cuenta que sin ti estoy vacío? Soy el lamento de un ternero que agoniza en arenas movedizas.

Pudiera ser que ya no tuviera sentido mi vida cuando ya te tengo entre mis brazos, que muera porque he cumplido el ciclo. Y estará bien, mi amor.

Así trasciendo, amándote. Cruzando fronteras de sueños, cordura y locura sin temor, sin pensar. Solo soy lo que te buscó siempre.

Una cosa necesaria entre tus piernas, entre tus labios.

Un dios que no cree en sí mismo.



Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

24 de febrero de 2016

Aciagas voces


Todo son susurros, lamentos y gemidos. Hay una seria injerencia acústica y emocional que me ataca, que me molesta, que hace torva mi mirada.
Que alimenta desprecio y odio hacia la humanidad, hacia esto que me encontré al nacer, todo mal, todo indeseable.
Aciagas voces en oraciones, melodías y operetas que afrentan contra mí, contra mi independencia hacia cualquier precepto o moralidad.
Cantos de amor que murieron inacabados en los labios, cayendo en el pecho como la ceniza en la que se convierte el vampiro con el amanecer.
Porque los enamorados no son inmortales, a pesar de que dicen que el amor lo es. Mueren de viejos, de enfermedades, en manos de asesinos, en manos de poderosos. No son eternos y el amor morirá con ellos, es un principio universal que no acepta discusión, por enamorados que estén. Lo demás son sofismas de cobardes.
No me siento inmortal por enamorado, al contrario, el amor me consume rápido como una mecha corta y veloz.
Oraciones que no consolaron desdichas.
Rezo a sus cuatro labios, henchidos de deseo, es mi única plegaria.
Credos que no repararon corazones.
Salmodias corales de enamorados zombis que se equivocan, no están enamorados; solo buscan compartir su miedo, consolarse que no son ellos los únicos cobardes. Bienvenidos a la Cofradía de los Pusilánimes.
Son los coros, las imprecaciones y las voces de los muertos, de los que no saben que no debieran respirar. Hay que estar tan podrido para  no sentir que el amor colapsa los pulmones... Hay que ser tan vulgar para convertir el amor en compañía, en una conveniente prostitución...
Las putas y putos sociales cantan alto y fuerte en grandes y elegantes banquetes, en altares llenos de flores y cámaras de video.
No deberían usurpar cosas de amor los amantes burgueses, los amantes sensatos, los pobres ambiciosos... Quieren y no pueden, lo que pudre el amor.
El amor es insensato por definición, es absoluta locura y va contra toda medida económica y  moral.
No deberían llamarle amor a según qué cosas. Es un insulto a los amantes que lo son, a los que viven acelerada, doliente y cortamente.
El trámite y la tradición son insultos a la belleza de amar.
Existen fantasmas en dimensiones infranqueables condenados a lanzarse mensajes secretos que angustian el ánimo con sueños imposibles. Golpean el aire para ser oídos, para ser atendidos en su aflicción; pero no hay respuesta, solo la esperanza de los locos. Respirar es un asunto instintivo, la voluntad no puede impedir ciertas cosas. Tampoco las puede conseguir.
Si por voluntad fuera, yo sería El Gran Asesino, el que le arranca las alas a los ángeles del amor.
Y sin embargo, los amantes otorgan un cuadro de cautivadora belleza con su dolor.
Quien ama no reza, grita con furia y blasfema cuando es necesario. Jamás se arrodilla.
Y luce una sonrisa ensangrentada, labios partidos por besos y no-besos. La sangre mana por la pasión y por la desolación.
Mierda...
El rumor de la tragicomedia y la farsa de amar se extiende por todo el planeta, como el vocerío secreto de una necesidad cobarde de compartir el miedo. O el sufrir de los amantes reales.
El mundo es una olla de grillos caótica. Voces que alternan compases de alegrías y tristezas formando una extraña y aberrante orquesta. Latidos de ultratumba perdidos en océanos y tierras.
No veo pájaros trinar alrededor de nadie; pero hay suficiente hipocresía y cobardía para decir que se ven, como las barrigas llenas de mariposas.
Orugas de la estulticia, simplemente.
No sé de donde vienen las sonrisas, no encuentro como alguien  puede reír.
Es una obscenidad, el mundo es un paño de lágrimas, dicen.
Y un condón usado en un descampado lleno de pañuelos de papel.
Las palabras bellas son el camuflaje de una vida en la que los sueños, eso... Son  angustiosas intangibilidades...
Palabras bellas tiradas a la basura cuando se dedican a los que no aman, a los que buscan compañía en la vejez.
Condones envejecidos como orugas del amor prostituido en sórdidos lugares.
Maldita sea, que difícil es cribar los cantos del amor de los de la hipocresía.
Duelen los oídos de tantas voces que se lamentan, que temen, que viven, que pervierten...
Haz lo que debas, no hagas caso, no escuches cantos de sirena que tiran de ti a los arrecifes de la mediocridad.
No escuches los poemas de los enamorados, de los que trascienden; porque son suicidas.
Mantente al margen de las aciagas voces si puedes. Y si crees estar enamorado, reza. Y si no crees, inventa un dios que te proteja.
Observa los condones destripados entre mierda de perro y papeles ignominiosos.
Dale la espalda al mundo, que se joda quien con cada qué.
Un beso negro en mi ano, proponles.
Que no interfieran, que callen, que mueran.
Que una noche oscura se cierna sobre todos para siempre y dejen de oírse los lamentos y las euforias de ellos, todos.
Injerencias aciagas, voces de mierda...
Deja el dinero encima de la mesita, paga a la puta y cierra la puerta de la habitación, que nada enturbie la mamada. Y si la amas, déjale más dinero, que su voz no se sume a las otras, no dejes que sea una voz más, una mediocridad más.
En un mundo de héroes de amor, el follar por dinero nos hace singulares.
Con eso me conformo.
Y que callen, sobre todo que callen de una puta vez.
Voces aciagas, condones destripados...
Precioso.


Iconoclasta

17 de febrero de 2016

Noche de luna nueva



(Novilunio)

Hoy no hay luna llena, la luna está muerta.

No hay claridad que dé consuelo al atávico temor nocturno. La oscuridad se comió el resplandor de hielo. No hay luz sobre las pieles, no somos siquiera siluetas tenuemente dibujadas; somos sombras de sombras.

Gemidos perdidos que flotan en la negritud. Que emergen de entre las piernas y los labios entreabiertos, donde quiera que estén.

La luna llena es tan decente... Alguien debiera apagarla para siempre.

Noches de luna nueva
y oscuros deseos.
Noche de luna oculta
y sexo acechado
por dedos pérfidos
y tenaces.


Los lobos callan la inexistencia de la luna y todos los seres cierran sus ojos para soslayar que sus pieles no reflejan luz, o vida.

La luna nueva niega nuestro ser.

Castiga vanidades infundadas. Vidas prescindibles.

Y nos arranca la máscara de la púdica decencia para que nos violemos con los ojos inútiles.

La noche de luna nueva, luna muerta... La más oscura, no hay brillos azules y helados que localicen tus ojos.
Ni tu coño.


Tanteando humedades
arrancando jadeos.
Conduciendo
con lengua y dedos
por la oscuridad
tersa  de tu piel
el placer de tu coño.
Que lo vomites en gemidos
y blasfemias
por tus labios temblorosos.


Y yo digo que somos ciegos y estamos en la tierra obscena de la carne. El más puro y ancestral lenguaje de la sudorosa y muda piel.

Nada vivo puede ver mi venas dilatarse ante el estallido sanguíneo que provoca tu proximidad cálida en mi glande intranquilo.

Es luna muerta de humedades secretas. Es luna cadáver para sentir tu piel pegada a mí y tomarte en la sacrílega impunidad con obsceno valor.

El miedo no existe, solo la frontera que marca el elástico de la prenda que cubre tu  coño.

Mis dientes apresan y presionan tu pezón a través de la tela para despertarte  en esta oscuridad donde palpito con dureza.

Y despiertas lentamente, excitada y aturdida con los ojos abiertos, vendados por la nueva luna. Por la erógena luna.
Por la puta luna.

Jadeas y levantas la camiseta que te cubre y tomas mi cabeza y la acercas a tu pezón erizado y duro, sin palabras que enturbien el jadeo caliente. Me oprimes para que lo succione sin pudor, hasta casi el dolor.
Y tu pecho se inflama tomando aire para soportar el placer negro.

Mis dedos se infiltran como predadores entre el elástico-frontera, acariciando, casi arañando con hambre tu monte de Venus y tus muslos se rinden a la invasión. Y siento que resbalo, que me precipito por la cresta de los labios que segregan la baba del placer.

Soy un animal rozándose en tu muslo, ardiente.
Dejando mi cálido humor sexual como una marca de posesión. Si hubiera luz, si la luna no estuviera muerta, un camino húmedo se vería trazado en el muslo en el que me masturbo a la espera de metértela. Con toda ansia, con toda brutalidad.

¡Desespérate! Deja que nos cubra la muerta luna y hagamos sacrificio pagano de tu coño y mi polla.


Tanteas con urgencia
con tu mano trémula
buscando  mi bálano
palpitante,
resbaladizo y caliente.


¡Hazme daño! Aprieta, retuerce y clava tus uñas en mi pene hambriento e impío. Que la sangre libere la presión suicida de mi deseo de clavarme en ti, enterrarme en ti, en la oscuridad de una tumba pornógrafa.

Jadeas excitada ante mi gemido de dolor-placer. Eres oscura lascivia, la luna muerta también te ha poseído y sé que en tus uñas hay sangre mía.


Mi glande llora
espeso humor,
por el meato entreabierto
y hambriento.
Como un ojo que quiere ver
pero es ciego.
Un filamento de
placer enredado
entre tus dedos.


¡Hazme daño, más! Susurro en tu oído, en la oscuridad; invadiendo con los dedos tu vagina ofrecida. Sintiendo tu pelvis inquieta, acomodándose a lo que te invade, oprimiendo al invasor.

Y de un tirón desnudas mi glande sensible y gimes de placer de nuevo al sentir mi espasmo de dolor.

Eres furia y puta en esta noche oscura. Y nos gusta, si algo nos iluminara, veríamos nuestro semblante obsceno como indecentes y peligrosos mimos.

Cubro sin cuidado tu duro clítoris con un dedo y mantengo la presión, te siento próxima a estallar. Sostengo el castigo como venganza al pene herido, escucho tus pulmones detenerse ante el placer que estalla por la indecencia que te oprime el puto coño.


Y violenta te incorporas
te clavas
me cabalgas...
Hasta que lo negro
es blanco y caliente
chorreando por tus muslos.
Y mis dedos
crispados en tus pechos
acompasan los
estertores lácteos.


Tu raja gotea sobre mi pubis un semen que tal vez, un día fuera blanco. Y desfallecemos en la oscuridad escuchando los resuellos pintados de negro. Solo los brazos se rozan observando con los ojos innecesariamente cerrados, el lugar donde debería haber un techo.


Luna negra y estéril
de único y absoluto placer.
No enturbies  la sagrada obscenidad
con fecundidad alguna.
No nos hagas vulgares.


A la mañana siguiente, destacas en el calendario de la cocina la próxima muerte de la luna, mientras pegado a tu espalda masajeo tu vagina otra vez empapada.
Mordiéndonos los labios con pagana lujuria.


¡Ave, luna muerta! Los que se están corriendo te saludan.
Sangre y semen a la gloria oscura del novilunio.



Iconoclasta

16 de febrero de 2016

MDLM (no es cifra romana)


Familia tipo endogámica, preciosos todos. Y tan tierno...
Tantas madres, tantos padres...

He caminado, he observado y he juzgado: en cualquier parte del mundo la mezquindad es la moneda de cambio común.
Esto tiene una explicación: los primeros monos que fueron cobardes y dados a la holganza, sobrevivieron a base de comerse los frutos de la tierra, en definitiva, cagaban donde comían. Son los más.
Los cazadores, los que no tenían miedo a la sangre, al cansancio, a la noche o al frío, murieron pronto. Sin que les importara una mierda dejar herencia a sus descendientes.
Estos últimos son una élite cada vez más arrinconada por la mezquindad y el baboseo.
Conociendo al ser humano, desentrañar sus orígenes y porqué ha alcanzado tan altas cotas de podredumbre y mediocridad estadísticamente hablando, es tan fácil como contar los lados de un triángulo.
Esto explica ampliamente su profundo y atávico temor a la soledad: verse solos y sin que nadie les limpie los bajos cuando se meen y caguen encima de viejos. Y por eso existe el matrimonio, una mala aspirina para combatir una grave enfermedad. Ese miedo servil e interesado que empareja con mercantilismo a una pareja macho-hembra, hembra-hembra o macho-macho.
Otra cosa que se aprende, es que en cualquier región del mundo, cualquiera sin excepción; con cualquiera que hables estarás ante una especie de profesional del bon vivant: la/el que mejor folla y cocina.
Todo el mundo tiene madera de chef y de actriz o actor porno.
Lo lamentable, es que he tenido que bostezar tantas veces de aburrimiento sexual y escupir las delicatessen que preparan en la cocina esos genios culinarios, que he llegado a la conclusión, de que aparte de mezquindad, hay una pasión por la mentira que va más allá de la ética para convertirse en paranoia o una enfermedad mental.
Las autocalificaciones solo dan orgullo y consuelo al que se califica. Ningún idiota ve su propio tumor en su cerebro.
Hay ovejas que balan absolutamente desesperadas de aburrimiento con el pastor machote embistiendo entre sus cuartos traseros.
El camino está lleno de restos de lasañas y otras cosas que se han escupido con disimulo.
Ante tanto mdlm (más de lo mismo), piensas en la poca actividad bélica y la escasa densidad demográfica de asesinos en serie.
Esto hace siglos que se fue de las manos. La dignidad está en un serio peligro de extinción.
Porque si hay una constante universal inviolable y sin excepciones es que los idiotas se reproducen veloces como las ratas.
Y les quitan aire a los pocos cazadores que quedan.
Sinceramente, no me importaría comer carne humana con una buena garantía sanitaria (yo no como cualquier porquería). Un bebé humano de tres meses (insisto, debidamente certificado por un veterinario colegiado), horneado con patatitas, seguro que sería tan delicioso como un cordero lechal.
Si alguien garantizara el buen estado de la carne y la correcta alimentación del bicho. Un plato exquisito. Insisto tanto en ello, porque el humano es un animal que traga mucha mierda.
Y por otro lado, comemos cerdo habitualmente. ¿Qué más da que sea de cuatro o de dos patas?
Viajar no enriquece, solo aburre y prueba lo que mi privilegiado cerebro ya sabía desde que era pequeñito y miraba la baraja de naipes de mujeres desnudas que mi papá guardaba en un cajón del escritorio. Vaya donde vayas: mdlm.
Todos esas montas entre padres e hijas, madres e hijos, hermanas y hermanos, primos y primas, etc... Han tenido un precio muy caro: una endogamia paleontológica.
La endogamia es un reservorio de la mezquindad.
La diversidad genética, como hemos visto hoy, pequeños míos; es una necesidad, de lo contrario: MDLM.
Y por fin, si nos movemos fuera del ámbito de la mezquindad y la vulgaridad y accedemos a la justicia, concluiremos que hay muchísimas crueldades y masacres justificadas.
Muchísimas.
Y aún así, tristemente, insuficientes.
MDLM, así en China como en Marruecos.


Iconoclasta

14 de febrero de 2016

Día de enamorados, me parece que no


En días como hoy hay seres tristes que lloran la imposibilidad de abrazar y besar a quien aman.
Y en días como hoy los hay que despiertan con una sonrisa en el rostro, ilusionados, felices. Expectantes de lo que les ofrezca un día de enamorados.
Es normal padecer o gozar las celebraciones tradicionales cuando se tiene una fuerte dependencia del ritual social. Cuando crecer y acumular experiencia no ha servido de nada, cuando el pensamiento no tiene relieve alguno. La esclavitud mental está tan insertada en el tejido neuronal, que nadie se da cuenta que la padece.
Cuando se es libre, cuando eres ajeno al ritual, no existen días especiales.
Amas, deseas y odias igual todos los días. De la misma forma que el que fue un hijo de puta en vida, lo es en el recuerdo ahora que está muerto.
La muerte y los santos días, no tienen nada que cambiar en mi pensamiento.
Puedo elegir cuando odiar o amar independientemente de los calendarios.
Y de una forma casi aleatoria, el día de navidad podría ser el de la mamada, el de la resurrección de mi perra muerta.
El domingo de ramos sería un día masturbador, porque al fin y al cabo, hay cierto mimetismo en golpear el palmón contra el suelo y el movimiento cadencioso y vertical de mi puño en mi rabo.
Y de la misma forma, por mimetismo o por simple y voluntaria maldad desinhibida, san valentín es un buen  día para arrancar a alguien el corazón y meter tierra en el agujero que he dejado en su pecho.
La libertad es extraña para los demás, nunca se practica como alguien espera.
Caín cansado y aburrido decide reventar el cráneo del mezquino Abel, el que le lame el culo a Dios y yo me fumo un cigarro observando el mal simulado orgasmo de una zorra en un video porno que lanza chorros de orina con gritos de cerda degollada.
Me parece bien, podría ver noticias o un documental; pero la versión que me dan del mundo es más sórdida y sucia que la orina que la actriz-puta salpica entre sus muslos abiertos y los indecentes y gruesos labios de su coño.
Me gusta tanto la indecencia... Sobre todo la del pensamiento me apasiona.
Y evoco clítoris duros, resbaladizos, la lengua sintiéndolo, el inolvidable momento  en el que emerge terso y los vientres que se sacuden con un orgasmo incontrolable.
Como los sesos de Abel escurriéndose del cráneo que Dios creó.
Detengo el puto video, me calzo las botas y salgo a ver las nubes entre las montañas; absolutamente alejado de cualquier pauta cívica y social, para concluir por el camino, que san valentín es un día tan bueno como cualquier otro para que alguien muera.
Sinceramente, algún derrame o infarto que ya no recuerdo, debí padecer en algún momento; porque el asunto empático es inexistente en mi cerebro.
Me coloco los auriculares y escucho a los rolling cantar al diablo y su simpatía y sé que toda la humanidad está equivocada y hace las cosas mal. Porque hoy es el día más indiferente y falto de emoción.
Y digo como siempre, cuando he de poner las cosas en su sitio y buen lugar: el amor es un sentimiento que nace directamente en los cojones.
Escupo la colilla, enciendo otro cigarro y llueve.
Me gusta y sonrío, un poco torcidamente, al fin y al cabo siento rencor hacia tantas cosas y seres, que el cariño parece un insulto a mi inteligencia.
Sería perfecto que un rayo fulminara una de esas grandes torres eléctricas de alta tensión y espero un rato por si ocurriera.
Si tuviera alas como un ángel, no volaría, las extendería para resguardar y proteger mi espacio, para que nadie se acercara demasiado y me rozara.
Escondería cuchillas de afeitar entre las blancas plumas.
Es hermosa la plástica de la sangre sobre las plumas blancas, no existe nada más hermoso.
Me apetece un café.


Iconoclasta

13 de febrero de 2016

Naco Mex San Valentín o Prostitut Day



Oronoticias  Sección  ciudad

Este 14 de febrero no te quedes sin realizar tus más locas fantasías. Te presentamos la guía motelera de la ciudad de Puebla.

Redacción | 12:35 hrs. | Viernes 12 de Febrero de 2016
ORN / SHH    
http://www.oronoticias.com.mx/nota/165565/El-Top-Ten-de-moteles-en-Puebla

He aquí una publi-noticia de un importante medio de comunicación mexicano. Es de reseñar, que este artículo, es de los pocos, si no el único que no miente en su redacción y mensaje.
Hay países y culturas que confunden sin ruborizarse de su ingenua ignorancia, el día de los enamorados o San Valentín con el de la prostitución, de la forma más naca o chabacana.
He aquí una relación de los 10 burdeles de decoración más horripilante (para el mexicano, moteles muy chingones) y vulgar de Puebla ciudad o capital.
Quien haya conocido el México profundo, sabrá que otro de los máximos exponentes de la cultura prostituto-amorosa, son los moteles rurales de carretera, siempre pegados a un campo de cañas de azúcar. Y continuando con la ingenuidad y la extraña e inexplicable vanidad y chovinismo mexicano, cerca de Atlixco se puede encontrar uno llamado El Salto del Tigre, que realmente para estos clientes y sus "enamoradas" debería llamarse El Salto del Gatito sobre la Gallina.
Porque los tigres, solo los han visto en los cromos.
No mames con los chingones moteles y su selecta clientela... Y lo que les gusta lo oriental o chino... Será por los llamativos colores, son como insectos.
Y todo para treinta segundos de gloria que van a pasar en la habitación-burdel  y dejar la bañera o el jacuzzi lleno de roña o "embarrado".
Lo bueno viene después: tanto los clientes (o chingones folladores de 15 segundos) como las "enamoradas" o "prostitutas de lujo por un día", arrasan con los jaboncitos lavacoños, las toallas y las mini-botellas de champú e incluso los desodorantes del cagadero de la habitación para decorar sus propios hogares y/o puestos de trabajos; una especie de naco-triunfo de que una vez estuvieron metidos en semejante ordinariez de lugar.
Eso si no se comen el pozole y las tostas con sal y crema dentro de la bañera dejando restos de lechuga flotando.
Y lo mejor de todo es que Puebla es la ciudad (y estado) más mocha (sensiblero-religiosa-carca-hipócrita-católica, ñoña como no hay otro lugar) de todo México.
Si tienes buen gusto o sentido de la elegancia, no pases el día de los enamorados en Puebla.
¡Huye! ("¡Ulle!" en mexicano, en el original)
Buen sexo (sobre todo con clase).


Iconoclasta

11 de febrero de 2016

Las frecuencias temporales



Estoy sometido a una frecuencia de tiempo alterna. Aquella que oscila entre la alegría y la tristeza, entre la paz y la desesperación.
Un orgasmo explosivo en tu coño o la muerte de una sonrisa.

Amarte no es difícil, es algo que fluye de manera natural.
Que trasciende las tierras, las aguas y los aires.

Amarte se come el tiempo, se me pasa la vida en segundos besándote y sintiendo tu piel contra la mía, en la mía.
En el tuétano de mis huesos.

Soy una estrella fugaz cuando mi sexo se ha fundido con el tuyo.
Se funden como si fueran la misma carne.
No sé donde empieza tu coño o mi polla. Soy un caos dentro de ti. Un chapoteo convulso en el que busco suicidio.

Y muto en patética eternidad cuando no estoy en ti, pegado a ti, escuchándote o mirándote. Cuando no estás el tiempo se detiene y la sangre con él, que baja por gravedad donde debe, dejando al corazón con tristes latidos y el pensamiento colapsado por la animalidad del deseo inconsolable.
Se va toda la sangre abajo, creando una dureza que no puedo calmar por profunda que introduzca mi mano.

Soy una puta bestia, cielo.

Me falta tu magia, amor.

Tengo clavada entre las piernas una estaca cárnica que me hace gemir buscándote como un animal en celo.
Amarte fluye, pero si no estás me es imposible mantener el control. La felicidad se va a la mierda, cielo. Soy un desgraciado, amor.

Un reloj estropeado.

Soy los dedos que gotean un semen que se enfría en el suelo polvoriento.

Sin ti la erección es la cruz que cargaba Cristo, humillante y mortificante.

Soy el diapasón esquizofrénico de tiempos y compases que dictan tu proximidad y ausencia.



Iconoclasta
Foto de Iconoclasta

8 de febrero de 2016

A medio hacer


¡Ey, padre! Tú estás muerto, ambos lo sabemos; pero ¿qué pasa conmigo?
¿Soy un zombi?
No sé si soy muerto o vivo.
Te fuiste pronto y dejaste cosas por acabar: a mí.
Quiero tener una posición ciertamente definida en la vida o en la muerte, si pudiera ser.
Porque me da la impresión de que soy solo medio hijo, cosa que no te hace medio padre, entiéndeme, no quiero ser ofensivo, reprochón.
Soy una mitad que dios se dejó por acabar.
¿Es eso? No me digas que dios existe, porque tendríamos un serio altercado tú y yo.
Hay cosas muertas en mí, y sin embargo sonrío. ¿Debería, padre?
Porque a veces tengo unas locas de llorar y me da miedo verme en el espejo reír y gemir.
Y frotarme los brazos que están gélidos de algún mortis rigor.
No es locura, solo es que no sé si ir al cementerio o a follar.
Tengo dudas, padre.
Soy hombre inquieto.
No busqué herencia, pero podrías haberte ahorrado dejar cierto legado de cierto gen tumoroso en mí. Así dicho, parece gracioso.
Y lo es, padre inquieto que tuviste tanta prisa en marchar.
Es gracioso que yo ahora te tenga que enseñar cosas de la vida que tú no viste.
Digo que vendí una parte de mí al diablo a cambio de cierta libertad.
¿Estás orgulloso en que invertí lo que hiciste?
No es reproche, es que a veces, cuando el viento hace hablar a los árboles, parece que estás entre el rumor de sus ramas y hojas. Y quiero estar contigo.
Cuando los árboles rugen, siento la sensación de que no me quieren ahí, no quieren a nadie medio muerto. Temo que quieran acabar el trabajo, porque las cosas a medio hacer no tienen futuro entre lo nemoroso.
Insectación del alma: come orugas peludas.
Se me ha ocurrido de pasada, hay un nido de orugas caído en el camino y no he resistido la tentación de pisarlo.
Es como si tuviera orugas comiendo mi humanidad, dejando grandes agujeros de nada.
Tal vez el viento  pasa a través de ellos y siento que soy estiércol. No sé...
Ser algo medio vivo no es optimista.
Pudiera ser jocoso; pero si existieras, deberías abrazarme ahora que solo el viento nos ve.
No es broma.
Llegué a ser bueno con los cables, para llegar a ser habitualmente cruel con palabras que hieren las buenos sentimientos.
El tejido negro de lo que hay muerto en mí, se extiende más allá de piel, carne, cartílago y hueso.
Es razonable que a veces sea oscuro yo también.
Tú tienes tu pequeña responsabilidad; porque he de reconocer haber perfeccionado lo medio vivo y lo medio muerto.
Tu hijo te quiere y no recuerda un día sin pensarte.
¿Te das cuenta de lo que hiciste conmigo? Tu testimonio de vida.
A lo mejor, al morir tú, morí un poco yo también.
En tal caso, olvida mi divagar. Te exonero de esa pequeña responsabilidad.
Ya te he dicho que soy habitualmente cruel, habitualmente extraño.
Es tiempo de carnaval, todos piensan que mi disfraz es bueno.
Hasta pronto papa, sigo muriendo por aquí un rato.
Nos vemos pronto.



Iconoclasta
Foto de  Iconoclasta.

3 de febrero de 2016

¡Eh, mirad!


Subir, trepar, escalar, arañar la tierra...
Los hay que bajan, son los menos.
Tal vez, en el imaginario de la colmena o el rebaño, bajar es acercarse a la muerte, bajar a la propia fosa.
Y subir es alcanzar más luz, más vida.
Sinceramente, me importa una mierda. Subo porque donde estoy no he encontrado cavernas y hay un cementerio, pero las tumbas son pequeñas y están amontonadas, no son estimulantes.
Me conformo con encontrar sitios nuevos, algo que no haya visto.
Morir o vivir es algo que no considero hasta que llegue el momento.
Si no lo hiciera así, pensaría que durante la subida o la bajada, la rótula podría desmoronarse y salir a la luz del sol a través de la piel y la carne.
Es una idea un tanto incómoda.
Y el movimiento se demuestra andando, incluso muriendo.
Se demuestra guardando el debido silencio del depredador acechante.
Míralos, espantando sus frustraciones con amistades gritonas y convenientes, superfluas. Apoyados en sus autos baratos y mediocres con adornos que pretenden ocultar que pertenecen a una triste cadena de montaje como ellos mismos.
Es una buena altura para ver la miseria.
Obsérvalos bien, tan alegres, tan resueltos, tan valientes...
Una mierda. Se cagan al verse solos, se cagan de frustración, se cagan por los anillos que hacen los años en sus huesos, se cagan de beber un vaso de cerveza barata solos. Hasta follan por miedo a no estar en  el grupo de los selectos toros y vacas que tienen asignados en sus conciencias de colmena. De obreros sin cerebro, de trabajadores crédulos en su espejismo de exclusividad.
Hasta para mear, los muy valientes van en rebaño.
Un viaje sin otro idiota a su lado, no es posible.

¡Eh, no estamos solos!
(de mierda)
¡Eh, mirad soy feliz!
(de mierda)
¡Eh, tengo tantos amigos como pelo en el pubis!
(de mierda)
¡Eh, aún soy joven y divino!
(de mierda)

Son el ejemplo del ridículo, de lo que siempre huí. Me aterroriza verlos y sentir la posibilidad de que hubiera podido ser como ellos.
Por eso estoy aquí, silencioso y sin ningún tipo de alegría frente a un trozo de la mandíbula de un conejo que su cazador ha abandonado al escuchar mis pasos, aún sangrante, con restos de carne.
No huele aún, pero las moscas-verdes-metálicas-robots lo cubren. No estoy seguro si es por comer o por guardar el secreto de la vida y la muerte.
Lo último que podría desear ahora es que alguien estuviera a mi lado, desgarrando con su voz idiota el momento más sagrado de la montaña.
No os preocupéis, repugnantes seres metálicos con alas (¿dónde están las baterías que os dan movimiento?), no traigo a nadie más tras de mí. No voy a gritar para que alguien vea la tragedia que cubrís, que coméis.
No quiero compartir esto, es mi secreto también. Me lo he ganado subiendo con dolor la pendiente inacabable y mortal para una rodilla que tiende a querer salir a través del tejido que la cubre.
Ya hay demasiada vida. Y la muerte, mejora mi circulación sanguínea.
Es algo que experimento, no es retórica facilona.
No quiero un amigo fariseo con el que hacer banalidad de esta muerte, esta caza, esta vida.
No se lo merece el cazador, la presa, ni yo.
Saber que no hay dioses, protectores y destinos me hace héroe en un planeta de rebaños y colonias.
Me bastaría mi amante, mi hermosa amante de profundas palabras, sujetándome la mano con gravedad, con su inteligente silencio y sus pechos respirando agitados por el esfuerzo, como fatigado yo.
Y decirle que la quiero follar unos metros más arriba y celebrar la comunión de la carne en el paraje de la muerte y la soledad. "Te la quiero meter tan profundamente que si Dios existiera, giraría la cara, si la tuviera".
Me parece oír a los adocenados acercarse, como una pesadilla. Tengo un terror atroz a que aparezcan.

¡Eh, mirad, he descubierto un cuerpo devorado!
(de mierda)
¡Qué bonita la vida salvaje!
(de mierda)

Paso por encima del trozo de hueso y las moscas que han vuelto a cubrirlo, vuelan incómodas entre mis pies. Alguna aún me sigue.
Me dan asco; pero nada nuevo. Hay seres que no son moscas y producen  el mismo efecto en mí.
Solo pienso en la simplicidad de ser cazador o cazado, sin tener que soportar todo esa superficialidad de los seres alegres, de los amigos divinos, de la putrefacción de sus cerebros.
Sin alegrías (de mierda) que hagan de la vida un eterno chiste de humor vulgar.
Y así marco diferencias, distancias largas y cómodas entre cobardes y mi soledad que solo deja a salvo del desprecio a tan pocos humanos, que apenas podríamos llenar el salón de una casa.
Pienso que todos los días son buenos para que muera alguien o algo.
Incluso yo.
"Eh, mirad. Estoy absolutamente apartado de vosotros, castrados".
A la mierda, sigo subiendo...
Muriendo.


Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.