31 de octubre de 2015

Una ofrenda a mis amigos mexicanos


Era el uno de noviembre, sábado. Y día de muertos.
No creo en los muertos, hay muerte y todas las cosas se acaban, o retóricamente, fenecen.
Una vez muertos los humanos y los animales, no hay razón para dedicarles nada porque dejan de existir. No hay almas libres y flotantes en el mundo; pero ya se sabe que las gentes necesitan alicientes para vivir y no deprimirse, por ello se crean celebraciones que les haga olvidar por unos minutos su miserable vida esclava. 
Los muertos también pueden ser un buen motivo para pillar una buena curda.
Yo no celebro nada de eso, porque nadie puede engañarme sobre mi mierda de vida, prefiero joderme de ira e insultar, a sonreír como si fuera idiota mientras me la meten por el culo sin mantequilla.
La Antorcha Humana hizo un arco en el cielo y sonreí al salir a la calle.
Así que de México me traje esa hermosa tradición de las ofrendas del día de muertos, solo que yo celebro el día de vivos, de mis queridos humanos que ríen y hablan y cantan y juegan. 
Lo despreciable tiene también un recuerdo para no olvidar que hay mala gente, no soy tan estúpido de obviar lo repugnante en nombre de lo bueno. Las dos cosas conviven  entrelazadas como la sangre y las heces del excremento de un enfermo.
Era un gran día el de los muertos del 2014, mi día escogido. Ansiadamente esperado para obtener la libertad y echar la podredumbre de mi lado. Tras más de dos años de lucha, por fin era el momento propicio para deshacerme de la rémora, ya no tenía el pretexto de sus hijos y un lugar para ellos y continuar su chantaje. Doy gracias a sus borracheras por ello.
Soy lo que rima con joya de rápido aprovechando las oportunidades (obsérvese que me soplo y froto las uñas de la mano en el pecho).
Así que mientras ella se tiraba al deficiente mental de su compañero de trabajo en el almacén (o en un motel de mal gusto, como otras veces y con tantos otros), ambos sacando la lengua y diciendo: "cuidado no nos vayamos a trompezar con las manderas, porque ya vistes: están deshordenadas". Yo salía con un buen amigo al centro de la ciudad a desayunar unos tacos y ver tiendas de electrónica.
Bueno... Solo unos tacos no, mi amigo se comió un plato de fruta y helado que pensé que no se acabaría nunca (XXXL). Eructamos los dos al tiempo, a pesar de que yo no comí de aquella montaña de fruta y dulce; yo devoré un taco árabe con queso que aún me hace la boca agua al recordar aquellas buenas carnes.
Qué buen recuerdo... Empezó bien el día y yo sabía que seguiría así, tenía ese buen presentimiento de que el día de muertos sería a partir de entonces, especialmente festivo para mí.
Supermán surcó el cielo con los calzones por fuera, como siempre, contrastando contra un cielo gris.
Decidí celebrar mi particular día de muertos (por lo que iba a morir) ofrendándome una consola Nintendo con un juego de Super Mario Kart. Ya estaba saboreando mi futura libertad y tranquilidad.
Un sujeto con retraso mental (no patológico, sino adquirido con voluntad) y analfabetismo, no tiene futuro con alguien medio inteligente o un tanto informado. Así que es normal que se estuviera revolcando en mierda con un idiota mientras yo me gastaba una pasta en un buen desayuno y electrónica.
Hacía muy bien, porque ningún ser con ciertas inquietudes o ética puede permanecer demasiado tiempo al lado de alguien como aquella rémora sin sentir que está tirando su tiempo a la basura. Mejor que se quedara con el burro, porque era eso o nada.
Además, los idiotas se aburren si no tienen algo que llevarse a la boca, lo que sea.
Lo que sea por infectado o sucio que esté...
Los tontos con los tontos, es la única forma posible de que sean medianamente felices. Siempre están buscando entre la basura y encuentran algo todos los días: justo lo que yo desecho.
Hulk, con un rugido iracundo, le arrancó el motor a un coche que circulaba por Reforma porque invadió el paso de peatones mientras lo cruzaba.
Cuando vas bien acompañado o solo, el mundo se hace más interesante. Estaba contento aquel sábado, ya sin presión.
Así que tras llegar a casa y despedirme de mi amigo hasta la noche, en la que pasaríamos una velada de juego, charla y música acompañados de mi querida amiga, su esposa, me dediqué a conectar la consola esperando con impaciencia a que la "licenciada" llegara con su rótulo de neón en la frente que decía: he cogido con el tarado esta mañana y esta noche de muertos cojo con él y con otros.
Y me parecía bien, solo quería que desapareciera.
Borrarla con un par de palabras muy claras.
Esas ofrendas mexicanas, son hermosas, son entrañables; aunque no crea en el motivo por el que se hacen. Me encantaba el gusto y el cariño que ponen en crearlas, la cantidad de detalles que habían en aquellas mesas repletas de dulces, velas, papel picado y objetos de recuerdo, fotos, comida y flores.
Y su olor...
Aquella hermosa pequeña queriéndose comer los dulces, montando guardia para hacerse con uno. Como la echo de menos...
Y así, a las cuatro de la tarde apareció con su impecable hipocresía y olor a macho idiota impregnado en la piel y en la ropa; envanecida como una "Reina Midas", solo que lo que toca lo convierte en mierda.
Bugs Bunny me preguntó royendo una zanahoria: ¿Qué hay de nuevo, viejo?
Y ambos la miramos con una media sonrisa.
A las cuatro y media, configurando la consola, comiendo unas croquetas y sin apenas mirarla a la cara, la envié a la mierda, literalmente. Tras llorar un poco porque a partir de ese momento tendría que pagarse ella solita el plan de su celular, se largó con ese aroma rancio de las cogidas reproductoras, conejiles y recientes en moteles y cuchitriles sucios.
La ordinaria cerró la puerta tras de sí y ya no volvería a verla nunca más. Cerré los ojos por fin descansado, fumando sin ser consciente.
Me duché para quitarme ese aroma que dejó en el aire y empecé a pensar en maletas, viajes y apartamentos, en nuevas ciudades y en acabar de configurar la consola para empezar a jugar.
La mañana siguiente fue una mañana de claridad y de paz, de liberación.
El gran día de muertos fue mi día de vivos.
Y todo empezó a ir bien, a la semana siguiente en el cine vi una gran película de ciencia ficción y viajes tristes: Interstellar, mi primer y agradable recuerdo de mi ansiada soledad y libertad. Maravilloso. La primera experiencia que barrió los años de sordidez con aquel burro a mi lado.
Cada día el aire era más limpio, los amaneceres de cafés y música tranquila. Las mañanas y las tardes de chocolates helados y paseos.
Y mi piel más limpia, ya no había rastro de la rémora.
Encontré un paraje precioso para vivir y poner kilómetros de por medio entre aquella y yo; sabía que cuando necesitara dinero, haría lo posible por ensuciar mi vida de nuevo.
Cuando vives al lado de algo podrido, te salpica continuamente, te lo has de quitar de encima y alejarte para no enfermar. Tiene el coste de dejar lo que quieres, nada es perfecto.
Y  por ello, por mis amigos, me traje el cariño de las ofrendas, para recordarlos siempre: cigarros, inquietudes, charlas y risas...
Elegí aquel día de muertos a conciencia, con frialdad. No me importaba esperar semana más o menos; me di el gusto de que fuera en ese día tan especial en  México.
Día de muertos: una metáfora y una realidad.
Quedaría un entrañable recuerdo de aquellas ofrendas que ya no volvería a ver en mucho tiempo, me dejarían un dulce sabor de la añoranza de un lugar y una gente hermosa: mis amigos que combatían con su presencia la miseria que aquella tipa arrastraba tras de sí cuando entraba en la casa.
Y así ofrendo a lo vivo, a lo que quiero, en este día de muertos.
Tengo una ofrenda de cariños con rummys, juguetes, cartas, canciones, dulces, refrescos, cerveza, botanas, paletas, helados y letras de amor y amistad. Cierro los ojos escuchando la película de Matilda, con mi pequeña amada amiga comiendo cacahuates muy pegada a mí en el sillón. Conservo el calor de su  cabecita en mi brazo.
El Capitán América vuela sobre su escudo y rompe una farola. Es espectacular la libertad, te deja ver cosas que antes estaban oscuras. No tener que soportar la miseria de otro ser.
Jugamos al rummy los amigos mientras nos contamos los más increíbles chismes y chistes en noches musicales y nebulosas de placenteros cigarrillos.
Un charco de agua de hielo deshecho en el suelo y risas a la madrugada.
Y tomamos gigantescos cafés y raciones de pastel durante horas de charla, llenando ceniceros.
Risas "jamonas"...
Y  ofrendo a lo malo, a lo podrido, para que jamás vuelva. Para no olvidar que existe la ponzoña. Una ofrenda con un cochecito verde y uno gris con gusanos dentro, metidos en un zapato sucio de tacón que reposa en dos tangas sucios y apelmazados. Y un vestidito corto negro, barato y sucio de manchas blanquecinas y vómito. Esa ofrenda la tengo al lado del cubo de la basura.
Yo no ofrendo a los muertos, ofrendo a los amigos siempre vivos, a la libertad que conseguí aquel día, a las mañanas libres y frescas. En mi casa no entrarán muertos, solo acepto cariños y sonrisas en una ofrenda para sonreír al pensar en ellos. 
Y tengo ese monumento al asco que me hace suspirar aliviado al recordar que un día como hoy, un uno de noviembre, pude arrancarlo de mi vida. http://ultrajant.blogspot.com.es/2015/03/adios-putilla-adios.html

Queridos amigos mexicanos, si un día nos encontramos de nuevo, que sea un uno de noviembre, que es el día (mío) de mis mejores amigos y momentos. Por mucho que digan que es de muertos.
Feliz día grandes y pequeñas amigas y amigos, no os olvido.
Sois tantos, que sois innombrables, vosotros sabéis que os quiero. Eso es lo que importa.
Hasta pronto.



Iconoclasta

29 de octubre de 2015

Estoy bien



El cielo pega un último estallido de color para luego oscurecerse rápidamente, más rápidamente de lo que puedo caminar.

Un camión lleva troncos de árboles y deja una estela fragante de madera en el aire que mi alma aspira. Y es bueno.


Oscurece... Un tractor cansado arrastra un remolque con balas de heno que dejan su olor y briznas en el aire.


Y mi alma también lo aspira.

Y es bueno.


Estoy dos veces bien.


Ya apenas se ve el camino, la oscuridad trae un calor extraño que conforta y acentúa todos los aromas de la tierra.


Recortado en una loma, apenas contrastado el color de sus pelajes, un rebaño de ovejas muy juntas, desprende su fuerte olor a lana y a perfecta existencia.


Se extiende alrededor de mí y parece un ser vivo que olisquea mi rostro.


Y mi alma aspira también el rancio olor.


Y está bien.


Cuando llego al pueblo de nuevo, huele a leña ardiendo y la perfección del momento alcanza el grado de una extrema unción.


Porque es un momento que sería perfecto para morir.


Para dejar de respirar sabiendo que has llegado a lo más precioso. Que tantos años de estar en lugares erróneos, se han borrado con solo una hora en la que el alma ha aspirado todo lo que debía, lo que necesitaba. Donde yo mismo era un aroma, una nostalgia, un ser formando parte de ello.


Dan ganas de sentarse en la total oscuridad de un árbol y dejar que la noche me convierta en un aroma, fundirme, dejar la carne. Evaporar, ser humedad, ser todas esas cosas, todos esos aromas que forman una vida tan íntima y tan intensa, capaz de azotar el pensamiento hasta arrancarle un gemido.


Porque hacen de la noche algo que puedes tocar y acariciar.


Debería aprovechar la oportunidad de morir, ahora que es perfecta la vida. Antes de que se estropee de nuevo.


Duele tanto el tobillo y la rodilla que la idea de fallecer es un mero trámite para ser noche en las altas montañas.


Pero pienso que la amo, marco su número y se lo digo: "Ojalá estuvieras aquí". No le digo que quiero morir ahora, no es justo para ella. Me dice que me ama también. Disimulo un gemido con una tos, porque hay simples palabras que se conjugan con los aromas de la más pura vida. Y lo hacen todo más precioso.


Debería aprovechar el momento para hacer mutis por el foro.


No sé cuando se alinearán de nuevo los aromas de la noche; tal vez tarden tanto como los cometas que cruzan el universo ante nuestras narices cada cientos de años.


Mi alma aspira sus propias emociones impregnadas de este universo, en este instante.


Y está bien.


Y es bueno.





Iconoclasta

28 de octubre de 2015

Sin dolor



—Shh... Los hombres no lloran.

Y se ríe sin dejar de comer.

No lloro, no puedo llorar.

No tengo miedo, solo siento tristeza de desaparecer así.

No duelen las orugas al hacer túneles en mi carne, como si ya estuviera muerto.

Esa es mi tristeza: morir sin sentir.

—Calla, déjanos comerte en silencio, no lo estropees.

Al menos que duela, por favor.

No consigo morir.

—No podemos comer tu pensamiento, pero nos esforzamos; tal vez algún día evolucionemos y comamos lo eléctrico de ti. Y así puedas morir junto con tu piel.

Son tan repugnantes, amarillo veneno y erizadas de púas...

Debería doler su solo tacto urticante. El horror de sus voraces mandíbulas y sus cientos de patas puntiagudas reptar por todo mi cuerpo, se diluye en la tristeza de dejar de ser sin un solo sentir.

—No podemos dolerte, agotaste todo dolor, mira tras de ti.

Y hasta el horizonte se extienden seres que he perdido, hay cariños muertos  que forman un rastro que me sigue. Es apocalíptico.

¿Cómo he podido vivir así?

La orugas hablan como una sola mientras comen.

Me comen.

¿Por qué no puedo moverme?

—Porque sabes que es mejor intentar morir, lo que hay detrás tuyo, lo que te sigue, no es bueno. No se puede vivir con eso.

A algunos los quise tanto...

Una oruga se abre paso entre la uña y la carne de mi dedo. Mana una sangre perezosa a medida que desaparece dentro de mí devorando, haciéndose espacio con sus fauces inquietas. Percibo su movimiento malvado y reptante en lo profundo.

Mi dedo se tensa pensando que hay un dolor atroz, pero no lo hay.

Es estar podrido en vida...

¿Siempre ha sido así? ¿Desde cuándo no siento dolor?

—Nosotras hacemos bien nuestro trabajo, si pudiéramos te causaríamos dolor. Esa indiferencia tuya es mala, cruel. Naciste sin algo en el cerebro, algo falló en tu concepción.

La oruga se mete entre mis labios, segura de que no la voy a partir en dos con los dientes, es tan repugnante que no puedo morderla.

Escarba en mi paladar con un cosquilleo, se mete dentro del cielo de la boca y la siento por debajo de mi nariz retorcerse muy profundamente.

El sabor de la sangre es hierro dulzón al caer en mi lengua.

Todos esos cariños muertos en mi caminar... ¿Sufren? ¿Es posible que se convulsionen de dolor como serpientes agonizando? ¿O simplemente hay un terremoto?

 Y yo sin sentir nada...

Otra oruga se abre paso por el meato del glande y grito de miedo y pánico. Grito tanto que escupo la oruga que se había metido en el paladar y queda muerta por el golpe contra el suelo con sus púas aplastadas por la sangre y la saliva.

—¿Ves? Morir no es tan malo? Unos morimos, otros vivimos y tú simplemente eres el ser más triste del planeta. Son cosas que pasan, hay mutaciones, hay deformaciones y tú eres ambas cosas. Tus padres no deberían tener más hijos, podría nacer otro como tú. Y eso no es bueno para el amor ni el cariño; míralos, tu camino es un vertedero.

En algún momento me convertí en el Gran Derrochador de Amores y Seres. Algunos han puesto precio a mi  cabeza. Yo lo haría.

La oruga se arrastra por mi cuello, con su negra cabeza ya entrando en la oreja derecha. Sé que duele el oído, he tenido infecciones.

Sé de dolores.

Sé tanto de dolores que sé que esto está muy mal.

Quiero llorar, pero no salen lágrimas.

Me acuerdo cuando lloraba y toda esa presión disminuía, me calmaban las salinas lágrimas escurriéndose por mis labios. Los mocos que salían de la nariz se mezclaban con el llanto, con un hipo entrecortado.

Y todo ese caos me relajaba.

La oruga está devorando mis testículos, el escroto se mueve y del meato mana sangre y semen.

Tampoco hay placer en ello.

He perdido seres y cariños por el camino como quien pierde llaves y monedas. No es justo para mí, ni para los cadáveres que cubren mis huellas.

No tienen un valor cuantificable, con ellos perdí una parte de mí, tal vez las lágrimas, y la capacidad de lavarme en ellas.

Purificarme... Santificarme si hubiera dios y no estuviera muerto en la estela de mi vida.

Hay dos orugas corriendo dentro de mi pubis, la comezón me incita a rascar, pero los dedos no penetran; rascan donde no debieran, sin efecto.

Los dejo en el vientre, crispados, para aferrarme a mí mismo.

No sé porque, pero todas las carencias, miedos y tristezas se alojan en el vientre. Las manos descarnadas intentan dar consuelo y cubrir ese abismo que aspira las entrañas a otra plano existencial.

Es recurrente hablar y recitar que no eres tan malo, que no eres nada especial, los hay mejores en su calidad de hijos de puta. Soy demasiado mediocre para tanta angustia.

Demasiados cariño y esperanzas desecándose en el páramo...

¿Por qué no sufren otros? No es que me importe especialmente, pero alguien me presta demasiada atención y me cago en dios.


Son las ocho de la mañana, mi corazón palpita veloz, he debido tener una pesadilla.

Con la mirada desenfocada alcanzo a ver la cajetilla de cigarros en la mesita y enciendo uno tosiendo.

Orino y hay sangre. Me asusto solo un poco, es demasiado pronto para alarmarse. 

Me limpio sangre seca de la nariz al mirarme al espejo y escupo en el lavabo la primera flema del día.

Hace tiempo que no recuerdo los sueños, y está bien.

Recuerdo sueños que me destrozaban el ánimo todo el día sin ser necesario.

Es agradable no soñar e ignorar por qué hay sangre donde no debiera.

Y concluyes que a veces hay errores y el organismo se equivoca al conducir la sangre a conductos que no son adecuados.

O eso, o estoy pudriéndome.

¡Bah!

Si no hay dolor, no hay daños, eso dicen. El dolor es el medio que nos protege ante agresiones, lesiones y enfermedades.

No hay de qué preocuparse.


 

Iconoclasta




Iconoclasta

23 de octubre de 2015

Perdóname


No llores, mi amor.

No cuando no puedo darte el calor de mi piel.

¿Te das cuenta de lo hermosa que te hace tu tragedia? ¿Te das cuenta de mi angustia por las lágrimas que se bebe la tierra sin que corran por mi pecho?

No llores si no puedo envolverte, ten piedad...

No muestres tu tristeza a este mundo de mierda.

¡Qué valiente eres!

Confieso que tu llanto es mi paz. Me construye como tu hombre, porque no existe nada tan íntimo que asistir a tu tristeza en la madrugada.

Todo irá bien, cielo.

Perdóname por verte tan hermosa, tan mujer cuando la tristeza te abruma.

Perdóname por amar tus lágrimas.

Amarte me hace egoísta y tu llanto pone a prueba mi decencia.

Temo amarte más, porque descubrirá lo más bajo de mí, lo que yo mismo me niego.

Llora en mí, hazme saber que soy tu consuelo, tu fortaleza.

Llora...

Perdóname, amor.




Iconoclasta

21 de octubre de 2015

Las tertulias de las frías noches


Camino en plena madrugada cuando no hay absolutamente nadie en la calle, cuando  los semáforos en rojo detienen el tráfico a nada. Cambian de color sin que sea necesario, son los autistas de las frías noches. Se niegan a creer que son cosas y hacen su trabajo con patética voluntad.

Siento lástima por ellos.

Las personas y los demás seres se cobijan pronto en sus hogares, como si el frío fuera una bestia que devora seres en la noche ante semáforos que cambian de color con una triste voluntad de ser.

Sobre el sonido de los relés que cambian las luces de color, se eleva el estruendoso silencio que los muertos gritan en sus muertas tertulias, tomando copas de muertos licores en las mesas de un bar cerrado a los vivos.

Los muertos no temen al frío; pero recelan  un poco del hombre que camina de madrugada tan lentamente, como si hubiera sol. Se nota en su silencio menos espectral cuando me acerco a ellos y prolongo mi paseo con otro cigarrillo.

Fotografío las mesas llenas de muerte, silencio y frío para que un día me pregunten donde está el interés de esa foto de metálicas sillas, tan frías, tan vacías en la noche. Y yo no sepa que decir.

Sus rostros cadáver se giran hacia mí invitándome a que me siente con ellos.

-Ven con nosotros y cuéntanos qué haces en un cuerpo si estás muerto. ¿Cómo se hace eso? -me preguntan silenciosamente, mientras los semáforos cambian a rojo y otros a verde con el único sonido audible en el planeta. Siento tristeza que a nada le importe su trabajo, su vida.

Un escalofrío de miedo me recorre el espinazo.

¿Y si tienen razón? ¿Y si no estoy ni muerto ni vivo?

Tengo pánico a que también muerto, me encuentre en un lugar que no me corresponde, que no quiero, que no acepto.

Me duele la pierna profundamente, tan adentro que la mano no puede calmar el dolor de la carne y el hueso, de la médula misma. Con el frío los tendones se hacen dolorosamente rígidos y los calambres se convierten en uno solo que no pierde intensidad y te cansa, te mina el ánimo.

Mi silencio les saluda con el humo que expulso por la boca y tomo asiento en una congelada silla.

Les digo que los buscaba a ellos, que son la magia y lo extraño en una vida que los sueños no duran más allá de unas horas, cuando duermes y despertar es un insulto a la ilusión.

Me gusta estar con ellos, con su despreocupado silencio.

-Aquí estaremos cuando mueras. Cuando mueras del todo -dicen al asomar el primer fulgor del alba y las luces de algunas casas se encienden.

Se evaporan y su silencio se transforma en ruidos lejanos de toses madrugadoras, agua que arrastra orina y mierda. Y coches que ronronean humeando como si anunciaran un nuevo papa, con los focos legañosos frente a un semáforo sin alma.

El reloj dice que he estado más de tres horas aquí sentado.

Me pregunto dónde pasarán el día mis nuevos amigos.

Es hora de levantarse porque la gente que se dirige presurosa a su trabajo me mira sorprendida.

Camino hacia mi casa para pasar el día resguardado, como si fuera un muerto.

Recuerdo que me dolía la pierna, ahora no; como si el silencio de los muertos la hubiera calmado. No la puedo doblar, pero me sostiene por su rigidez.

El semáforo de los peatones brilla en verde, como si se alegrara de poder servir para algo por fin. Los semáforos necesitan seres vivos, yo no quisiera ser semáforo.

Le hago caso y cruzo.

Me rompo en mil pedazos, dando vueltas por el congelado asfalto, lo noto en mi cara que se rompe con cada tumbo, como los brazos y la espalda, la cadera, las costillas...

Lo he intentado; pero la pierna tan rígida, casi muerta, no podía impulsarme con rapidez. Toneladas de acero frenan demasiado tarde. He intentado no morir, no se me puede culpar de irme por un mero capricho.

Hay camiones que no son sensibles a la bondad de los semáforos.

Intento respirar, no puedo: una costilla ha perforado un pulmón.

No soy médico; pero cuando en lugar de respirar sientes que se escapa el aire por algún lugar que no es la boca, es que algo huele a podrido en Dinamarca.

El camión hace demasiado ruido, me hubiera gustado una muerte más silenciosa.

Me esperan noches de animadas tertulias. No es malo.



Iconoclasta

15 de octubre de 2015

Psicoamantes


Psicópatas del amor que se dan a tumba abierta sabiendo que va a doler el aterrizaje en la realidad. Psicópatas malditos que se matan con duros golpes de melancolía a sí mismos, imaginando serenos cafés compartidos en albas y  ocasos, soñando conversaciones íntimas en lugares donde solo existen ellos.

Imprudentes afirman ser; es cierto, lo son con el mundo y consigo mismos. Escriben lo que aman para que el amor y el deseo se hagan táctiles pagando con sangre y lágrimas. Están malditos con su habilidad para cifrar en el papel eróticas cábalas y enigmas que se esconden en el pecho y entre las piernas.
Los sentimientos más profundos... Desesperanzadores...

Se despeñan en sus intimidades y la cuerda se deshilacha en el borde de la razón.
"Voy a morir un poco, aún tengo vida para ello" y escriben lo que aman dejando que la pluma se alimente de sus venas.
Y por una cuestión de estadísticas, de improbabilidades y escasez, lo que se ama es extraño, es exótico y está en otra galaxia, está en otro lugar, está en otras manos.

Psicópatas porque la realidad les golpea con un dolor que es suicidio, con una cadencia de muerte lenta. Con las voluntades últimas gemidas en un cadalso que nadie ve y que a sus cuellos se ciñe con una risa maliciosa.


Sostienen su vida con las ingles encendidas, con el corazón arrítmico, con un sexo que no acaba de dar consuelo con su explosivo orgasmo psicótico; un derrame de semen, unas braguitas manchadas, dientes que muerden los propios labios y unos pechos dolorosamente erectos.
Apenas pueden llevar su psicosis en secreto, es agotadora la locura consciente.
La insania cultivada, los dedos crispados y el pensamiento vectorial directamente acelerado a un único ser. Es una pesada carga.
Que se jodan, por locos.

Cabrones, cabrones... Cómo sufrís...
Deberían morir, algo los debería matar como única esperanza mitológica de resolución a un amor que a veces colapsa los pulmones y cuesta dios y ayuda aspirar el bendito aire.
Se crean y recrean sus propios e íntimos tótems para hacer altares que nadie pueda descifrar, para que los dolores se queden en un dije apresados.
Relicarios de amor y amantes templarios en tiempos electrónicos.
Estáis locos, hijos de puta, sois un alarde de auto-tortura en un mierdamundo, en una mierdarealidad.
Escribas que se apresuran a realizar papiros que les sobrevivan de conversaciones secretas y sueños.
Estáis fuera de tiempo, locos hijos de puta.

Me enciende el coraje ese denuedo vuestro por preservar el calvario de amar.

Dan vueltas al café y no diluyen el azúcar, se están diluyendo a sí mismos en otras dimensiones. Un día, durante esos tristes y solitarios cafés de tinta y papel, se esfumarán en el aire, saldrán de la mediocre dimensión y sus moléculas se reintegrarán en la dimensión que ellos buscan y se buscan.
Psicópatas, psicoamantes... Sois unos hijoputas, porque hacéis del mundo un muladar con esa exclusividad íntima. Tan secreta, tan doliente...
Con esa constancia por odiar todo lo que os rodea que no sea vuestro amante.

Lo que temo, es que un día, podáis matarnos a todos con la fuerza de ese amor psicótico, provocando masacres sísmicas que alteren la forma de la tierra, de las galaxias y del finito universo.

Tal vez un día tomen café en una mesa llena de papeles escritos, viejos y apenas legibles, en un lugar donde camareros inmóviles dejan escapar escarabajos por sus bocas congeladas y sostienen una bandeja en sus manos embalsamadas desde eones.
Sois terroríficos, psicoamantes.
Me dais miedo...
Y un poco de pena.




Iconoclasta

UNA MALDICIÓN DE AMOR BARROCA, en Atramentum



Algo de amor desmesurado y una excelente presentación de Marlyn Centeno, la directora de Atramentum, una cuidadísima revista literaria.
Allá nos vemos, nos leemos.

11 de octubre de 2015

Un estigma de amor



No sé como ha ocurrido, escribía de ti y he visto el corte en la piel y he chupado la sangre.

Escribía las ganas que tengo de confesarte al oído lo que te amo, que el tiempo es un tren arrollador y mi pie se ha quedado aprisionado  en el raíl por donde circulas con total y absoluta belleza a mil millones de latidos por hora.

Y se ha abierto la piel...

La pluma no corta y no usaba instrumentos cortantes.

Solo puedo concluir que amarte abre mis carnes, literalmente.

Te llamaré para contarte esta confidencia y me sonrías, quiero sangrar si es necesario para oír como ríes, mi bella.

Me desangraría feliz oyéndote sonreír.

Los estigmas del amor son inescrutables e incontrolables.

Dime otra vez que me quieres, que sonríes todo el día cuando me oyes, hazme hombre.

Hazme sangrar, no te preocupe eso, tengo abundancia de sangre, mi amor.




Iconoclasta

5 de octubre de 2015

Un exceso de amor


El problema del mundo es que hay un exceso de amor. El amor asalta a la gente a cada paso, a cada segundo. Se ama al amante, a los padres, a los hijos, a los sobrinos, a los primos... Y además de amor, hay mucho cariño y afecto por lugares y cosas.

Alguien ha llevado a creer a la peña que hay que amarlo todo indiscriminadamente. Porque mientras amas eres idiota (es la opinión generalizada de los estamentos religiosos y de poder) y estás a merced de otros, porque el amor lo llena todo y necesitas poco más, salvo papel y pluma.

La verdad es que solo se puede amar a muy pocos si se ama con esa exclusividad que nos hace especiales y únicos. 

Es simple, a lo que más se quiere, no se le puede escatimar amor, tiempo, vida e ilusiones.

Hay poco espacio y tiempo para tanto amor.

Se debe ser selectivo para no caer en cariños mediocres.

Los humanos no son jesucristos ni santos.

Han impuesto amar de una forma globalizada a tantas cosas, que se hace imposible distinguir entre amor y vulgaridad.

Hay una olimpiada para ser el más amado y el que más ama. El más beato y el que tenga mejor corazón.

Y mi instinto de territorialidad, el instinto que me llevó a buscar la teta tras haber nacido, no encuentra esa exclusividad, esa sensación de pertenencia que todos los animales sentimos en algún momento.

Todo el mundo es solo medio amado.

Y mi esencia, la misma que quería a mi madre con exclusividad, enteramente para mí en los momentos de indefensión, se rompe y pervierte entre tanto amor banal.

Ahora es el odio más necesario que el amor, es el predador que va a mantener el equilibrio en un mundo de bendiciones que se dan sin miramiento, como si todos fueran curas y sacerdotes.

En un mundo sin leones los ciervos comen conejos porque no les queda pasto.

Es un engaño, una hipocresía. El amor no debe aplastar lo que en esencia es el ser humano: un maravilloso e inteligente predador con destellos de ternura.

No somos ángeles, somos bestias con una vagina derramándose de deseo y un pene latiendo entumecido por una irrigación sanguínea, ante el cuerpo y la mente que deseamos.

Freud dijo que no se es hombre hasta que muere el padre. Está bien, tiene razón, aunque no sabía porqué.

Cuando amas no se pueden cortar raciones para toda la familia y amigos y dejar así un vacío de silencio y hastío en tu propia casa. No deben estar juntos dos seres que precisan de multitud a su alrededor. Porque no se bastan, se asustan de los momentos íntimos cuando no follan.

Por otra parte, con tanto amor, es muy difícil encontrar el adecuado. La vida es un mercado de personas y afectos.

Todo son inconvenientes si no hay algo de odio.

Todo son hipocresías cuando las bestias se visten de ángeles.

No banalizo cuando digo que te amo absolutamente.

El tabaco calma mi ansiedad, la pluma escribe en tu piel cada palabra y cada gemido, el cuchillo es mi condición humana que no debo olvidar.



Iconoclasta

Vidafaro, de Iconoclasta



Un ensayo amargo, de Iconoclasta



2 de octubre de 2015

Los castaños de la sabiduría


Tienen una apariencia casi divina. Y he entendido en ese momento, como una revelación, porqué Eva después de morder el rabo del diablo, se comió una manzana. Si es que están preciosas y apetecibles, como las castañas que he encontrado y de las cuales he cogido una para darme el gustazo.
"Voy a hacer como Eva la fácil, pero sin tetas".
Y durante media hora he pelado la castaña mientras caminaba alborozado, ilusionado con adquirir más sabiduría si fuera posible.
Eso sí, bien vestido: con caras botas de Goretex, pantalones Dockers, camiseta Nike ultra seca y bolso de outdoor Victorinox. No creo que una hoja de parra pueda cubrir lo que soy.
Así que tras hacerme un par de pequeños cortes en los dedos con mi afilada navaja Spyderco, la castaña estaba hermosa. Era el momento.
Pues me he cagado en Dios, porque en mi vida me he llevado algo tan amargo a la boca.
Juro que tal y como la he mordido, la he escupido y hasta mis Rayban se han salpicado de castaña amarga.
No consigo quitarme ese repugnante sabor. Le voy a pegar fuego al puto castaño de la sabiduría.
La vida en el campo es preciosa si antes has comprado las jodidas castañas en el súper.
Y que les den por culo a Dios, Satanás y Eva por listillos.
Joputas...



Iconoclasta

666 vol. 2, de Iconoclasta



666 vol. 1, de Iconoclasta


El amor que todo lo confunde, de Iconoclasta