1 de septiembre de 2015

Un viaje atroz a los límites oscuros


Alguna vez me preguntan qué sueño y digo  que no me acuerdo, porque no tengo que decir la verdad a nadie. Solo digo lo que quiero y lo que necesitan saber de mí.
Cuido de la salud  mental de la gente con mis mentiras piadosas.
Sin embargo, hoy hay entrada gratuita a un viaje atroz. Espero que a nadie guste, espero que alguien sienta que el vómito está más cerca que las palabra que lee.
Que las mentiras sean indescriptiblemente reales. Si estáis vivos, tenéis edad suficiente para entrar en la feria de la humana podredumbre. Ya sois mayorcitos.
Sin piedad.

         -------------------------------------------------------------

A veces piso una piedra y me duele el cerebro; pero el pie se ríe y pisa otra piedra de nuevo para que duela dos veces. En los mundos de la atrocidad los dolores se curan con otro dolor. Y cuando parece que no puede doler más, apareces en otro lugar para que te arrepientas de haber conjeturado nada. Si piensas que algo es malo, te equivocas, lo que está por venir es siempre peor.
No importa mucho lo que ha dolido,  porque saco mi billetera  y no hago caso a la piedra profundamente clavada en la planta del pie, sangrando. Una consecuencia extrañamente lógica en este lugar. Lo racional es absurdo.
La puta me ha pedido demasiado dinero por roerme el glande, así que enrollo dos billetes de cincuenta euros y se los meto en la nariz. Está graciosa, pero lloro de miedo ante el dolor que podría sentir cuando aferra mi pene con el gesto indiferente y trocitos de carne en descomposición entre los dientes.
Lo más preocupante es que no duele. Así que mientras me destroza el pijo, me saco la piedra clavada en el pie.
Se la hago comer rompiéndole los dientes porque soy una cosa mala entre cosas malas. Sangra, ríe y aborta una rata que cae desde un cielo de nubes grises como el plomo dejando una rosada y ensangrentada estela de cordón umbilical. La placenta se estampa contra el suelo con un ruido gelatinoso y la rata-feto se retuerce en ella con sus viejos y amarillentos incisivos devorándose a sí misma, con el espinazo partido. Está furiosa, me duelen sus chillidos.
Piso la placenta, la rata y el cordón umbilical y lo meto todo en la boca de la puta muerta. Y pienso que habiendo pagado, tengo derecho a usarla como me plazca, la vida no es una opción, porque de hecho, la vida busca a la muerte y lo grotesco devora la belleza. Son leyes de este mundo al que me someto, solo puedo ser consecuente en él.
Y por mucho que mates, los muertos no callan. No aquí. Hijos de la gran puta...
Habla sin que le importe estar asfixiada por el feto de su rata-hija. Me dice que eso no se le hace a una madre. Y mi padre está tras ella bombeando en sus nalgas. Ella no hace caso a lo que le meten por detrás, vomita toda esa carne repugnante y me dice muy seria con el dedo: "Eso no se hace".
Las paredes son muros palpitantes de carne cruda surcada de venas violáceas y finas.
Se lleva las manos atrás y separa sus nalgas: "Mas adentro, más fuerte", le grita a papá con la cola de la rata asomando por la boca.
Y yo tomo mi mutilado pene y lo sacudo con la mano para potenciar la erección que me provocan papá y mamá obscenos.
No me gusta...
El mundo está radiante, el sol da una luz nítida sin un ápice de polvo en el aire. El mundo es aterradoramente cercano. Todo tiene un detalle del que es imposible  evadirse.
Una veintena de pequeñas mariposas blancas forman un gracioso y errático enjambre cuando se elevan en el aire como una lluvia de confeti sin gravedad. Han estado poniendo huevos y comiendo sobre  un excremento en el camino. Sus patas tan pequeñas y sin embargo tan visibles con esta luz, están sucias de mierda. Pienso en la miseria que puede esconder la belleza y me pregunto porque no puede ser simplemente bella la belleza, sin ser corrupta; pero está bien, me gusta que la belleza se ensucie con mierda.
Vanidad con asco se paga.
La tierra gira y de vez en cuando abre sus fauces para comerse los bebés que la habitan y los que la habitarán. Los bebés tienen derecho a morir dice la tierra y yo digo que me da igual, que haga  lo que quiera.
Eructa de golpe miles de piernecitas y cabecitas y aunque no quiero, me río con la tierra. Este lugar no es malo, es solo aterrador y ríes por cualquier cosa.
El árbol en su gigantesco tronco milenario luce un tumor de carne cubierto por un vello verde. Es obsceno y un viejo amigo con los pantalones y los calzoncillos en los pies, mantiene entre sus manos los testículos. Parece que tiene tres; pero uno de ellos es deformidad o cáncer. Y llora diciéndome lo repugnante que es tener "esta mierda en los cojones", todas las mujeres sienten asco  hacia esa excrecencia que está recubierta de corteza de árbol. Intenta retorcerlo para arrancárselo, pero le duele hasta poner los ojos en blanco.
Me pregunto si engendrará tumores en el útero de su mujer, si pueden nacer tumores con brazos y piernas.
Si sería delito acuchillarlos cuando nacen.
Su hijo llega para tomarlo de la mano, la mitad de su cara es un trozo de neumático desgastado y me guiña el ojo mientras arrastra a su padre hacia un aserradero. Es un hijo de la pena y no veo que sea conveniente que alguien así viva.
"Vamos a cortar esa mierda, papi. Ya verás como a mamá le gustará, no llores papi".
"¿Te acuerdas cuando me arrancaste la cara, papi? Ahora es mi turno".
No debía ser una buena persona mi amigo. Yo tampoco lo soy, pero no importa si estás aquí, estás condenado aunque seas el puto Confucio.
Yo quiero irme de aquí ya...
El coño de mi esposa huele caliente, huele a enfermedad, no me apetece meter la lengua ahí y al cabo de un rato, no me gusta penetrarla.
Hay un crédulo que le acaricia los pezones para darle el consuelo que yo le niego. Dice que soy la voluntad torcida de dios y que mi tatuaje no es legal; le respondo que soy una aleatoria y determinada sucesión de incomprensiones. Él le pellizca un pezón y ella escupe carne cruda de placer. Le reviento su crédula cabeza con un martillo porque ese crédulo tal vez sea parte de la rata que ha vomitado una madre puta y que posiblemente sea la mía. Los ojos salen de sus cuencas colgando de unos gruesos nervios con tanta dulzura que me siento emocionado... Lloro un pequeño erizo como una legaña que me hace sangrar y doy una mamada con asco a los pezones de mi mujer que ahora nadie consuela. Y el semen me brota solo, sin placer, regando su hombro y su brazo.
El filo de una hoja de afeitar presiona en el meato de mi glande, tiembla de impaciencia por abrirse paso y juro que no voy a gritar; pero el bebé se arranca los ojos en su cuna porque ve algo que no le gusta. Y mi polla no duele pero está partida en dos como la lengua de una serpiente. El bebé ha muerto en su cuna de color rojo burdel y la tierra abre sus fauces y se lo traga partiéndolo en dos, primero se come las piernas y el vientre y luego el resto con especial énfasis en aplastar su elástico cráneo.
La sangre baja por mis muslos desde mi pene ahora bífido y pienso en que extraña sensación es la menstruación. Es como no acabar de morir nunca...
No duele y el miedo me pudre las uñas que se caen solas como hojas secas.
Camino y en lugar de pisar la piedra, meto el pie en la madriguera de un conejo y aplasto sus conejitos aún sin pelo. Me disculpo con la coneja madre, y le digo lo que la tierra me dijo a mí: "Los gazapos también tienen derecho a morir ", mientras siento los huesecillos clavarse en mi piel y no puedo evitar vomitar.
La coneja saca de la madriguera una pistola grande como dios, de la marca ACME y se dispara en la cabeza con tristeza.
El mundo vuelve a la oscuridad y los muros de carne delimitan la cama donde una vieja con tetas enormes y obscenamente adolescentes, vierte vodka en su ombligo y da palmadas castigando un clítoris largo como el pene de un bebé. No siente nada y llora con un berrido animal, cada palmada es más fuerte y temo que empiece a sangrar. No quiero verlo.
El aire huele a locura, a la descomposición de los cerebros.
Los hijos están en un lado de la cama adorando su vieja madre. Posan las manitas en su vagina y acarician ese clítoris enorme  diciendo: "Te queremos, mami" y gimen de placer a coro. Gimen los placeres que la madre ahoga en licor, jadeando con sus boquitas inocentes y las lenguas obscenas e indecentemente grandes entre sus pequeños dientes de leche.
Soy joven y le dicen a mi padre que soy demasiado niño para algo que no entiendo; no presto demasiada atención porque mi madre me grita, me ordena que salga de su agujero. Ha abierto las piernas y con las manos agranda la vagina para que me caiga.
"¡Este es mi agujero, sal de ahí, hijo puta!" "¡Sal de mi puta raja, quiero que tu padre me la meta. Las madres estamos calientes. No querrás ahogarte con la leche de tu padre ¿verdad? Sal, asqueroso, sal de mi raja...!"
Lloro por las madres calientes hundiendo el rostro en las trémulas paredes del útero y quiero pisar una piedra que duela en el pie, como debe ser.
Pero las piedras a veces se meten en los huesos y convierten el tuétano en una matriz que gesta más piedras que te deforman y te convierten en cosa vomitiva.
Y a la incomprensión se suma el miedo al ridículo. 
Del cielo oscuro llueven palabras que arden en la piel y en los ojos. Me pongo las gafas para que los lentes se rompan y me corten las córneas. Es mejor no mirar.
El cerebro tiene miedo a perderse a sí mismo, así que siento ganas de mear y meo.
Y fumo.
Mientras el vaso de café da vueltas en el microondas, intento olvidar tantas imágenes atroces. Y piso con fuerza el suelo para convencerme que no hay piedras y que no hay carne ni sangre que pueda devolverme a lo sórdido de mí mismo.
Es un buen día para escribir atroces indecencias.
Y las escribo.



Iconoclasta

No hay comentarios: