29 de agosto de 2015

Un reflexión misantrópica


Si mientras tomo este café hubieran a mi alrededor pequeños seres danzando con un sombrerito de fieltro verde, desnudos de cuello para abajo mostrando sus pequeños sexos y riendo como deficientes mentales, entendería mejor el planeta y lo que contiene. Confirmaría mis convicciones y entre las cuales cuenta que me encuentro rodeado de la más espantosa mediocridad y superficialidad sin ningún tipo de magia que equilibre la balanza del desesperado hastío. Porque hasta los duendes convertiría en idiotas la humanidad.
Sin embargo, me descoloca la aparición extemporánea de seres extraordinarios a los que sacar de las filas de humanos (idiotas míos de cada día, como el pan del padrenuestro de los católicos) que caminan hacia los acantilados de setecientos metros de altura con un mar embravecido que hace carne picada contra las rocas hasta de una sardina despistada. Y me descoloca la aparición de estos seres, porque por ellos vale la pena un poco de control, si los tratara igual que a la chusma, pecaría de la misma idiotez que respiro todos los días.
La dignidad y la ecuanimidad están profundamente intrincadas en  mi adn.
Así que tengo que tomarme un trabajo extra y sacar de la fila de la exterminación a los pocos que valen la pena, cosa que retarda la limpieza y me impacienta un poco. Todo se complica con los seres interesantes.
Porque una cosa es cierta y el respeto es absolutamente incompatible con la libertad de opinión: hay seres cuya existencia molesta y debe hacerse algo con ellos.
Es mejor que seamos pocos, muy pocos interesantes, que multitudes sin interés alguno y absolutamente innecesarias para mí y el medio ambiente.
El planeta hace lo que puede, pero sus recursos para controlar la plaga humana con hambre, sed, enfermedad y catástrofes sísmicas, es limitada.
Asaz limitada.
Debemos ayudar al planeta y controlar la proliferación gratuita e indiscriminada de ONGs, las cuales, si no hay enanitos del bosque inteligentes que salvar, no tienen ningún fin más que hacernos perder el tiempo y la paciencia. Y la verdad, lo de las ballenas... Pues como que ya hay tantos videos en yutup, que resultan de lo más aburridas.
Yo digo que así que existieran duendes, sirenas (siempre me he preocupado por donde se puede satisfacer una sirena, no creo que les baste un gusano retorciéndose en un anzuelo) y unicornios, tampoco sería justificación para soportar tanta mierda.
Los enanos danzantes no bastan para frenar la marcha de los idiotas al acantilado de la muerte, como tampoco son suficiente consuelo los seres excepcionales que le dan interés al planeta.
Aunque me descoloquen y sorprendan, hay que cosas que deben hacerse.
No hay que demonizar ni denostar alegremente la misantropía, cuando se trata de una filosofía de vida que enaltece las cosas más grandes de la humanidad y limpia la porquería que no nos deja ir con los pies descalzos, con libertad.



Iconoclasta

No hay comentarios: