24 de agosto de 2015

Un pacto obsceno


Una mamada por unas horas más de vida.
No quiero alma, que se la queden.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un copa de sangre por sentir tu lengua sobre mis labios.
El alma la vendí hace una eternidad a los usureros del Tiempo.
Fausto es un crío al lado de ciertos pactos.
Beso, negrísimo

Pablo López dijo...

Hay que avergonzar a las deidades con obscenos deseos y lamentos que nacen entre las piernas.
Beso negrísimo.