28 de agosto de 2015

Telegrafistas sin tiempo


ti-titi-tititi--titi--ti----titi--titi-ti-tititi--...

Son breves momentos de amor y apresuradas palabras de alegría escritas en un morse eléctrico y rápido.
Fulgurantes trallazos de ternura electromagnética.
Son antiguos telegrafistas que en pleno siglo XXI, lanzan besos en código morse. Apenas hay tiempo, pobres...

ti-titi-tititi--titi--ti----titi--titi-ti-tititi--...

Urgentes besos e ilusionados abrazos antes del trabajo, antes de comer, antes de la cena, antes de dormir, antes de todo...
Instantes que pueden hacer hermoso el día de una forma rotunda y sorprendente.
Como si existieran los milagros.

ti-titi-tititi--titi--ti----titi--titi-ti-tititi--...

Durante una convalecencia se cuentan dolores de uno y otro con besos y alegría. Tecleando los pulsadores para enviar todo el amor posible en el menor tiempo.
No saben ni ellos mismo como lo hacen, no entienden como se puede transmitir tanto cariño y ternura tan velozmente.
Los enamorados baten extraños y absurdos récords secretos.

ti-titi-tititi--titi--ti----titi--titi-ti-tititi--...

Telegrafistas que ganan tiempo no escribiendo de ansias incumplidas e inconsolables.
Telegramas de ilusión y besos, rápidos y eficaces, sin tiempo para las melancolías. 
La melancolía atacará con dureza luego, cuando el martillo del telégrafo quede en reposo en la oscuridad de la oficina de correos. Cuando estén solos y el tiempo no amenace la dicha del encuentro eléctrico.
Los telegrafistas enamorados imaginarán luego, en su aislamiento entre la multitud, los besos carnales, la humedad de las pieles acaloradas y cenar juntos en el mismo lugar sin despedidas con puntos y rayas.

ti-titi-tititi--titi--ti----titi--titi-ti-tititi--...

Esperarán impacientes un año, un día del dragón que vuele llevando en sus garras palabras palpables de tinta y papel que den consuelo a la melancolía que a veces les detiene peligrosa y dolorosamente el corazón. En cualquier momento.
Que esas palabras combatan el vacío de las manos cuando los telégrafos dejan de sonar su morse de amor. Cuando la quietud de los martillos del telégrafo deja vía libre a tristezas, distancias, tiempos, esperanzas y alegrías. Cuando queda demasiado tiempo para que la realidad les aplaste el ánimo y esbocen una sonrisa cansada que nadie entiende.

ti-titi-tititi--titi--ti----titi--titi-ti-tititi--...

Por ello cuando el morse habla solo hay alegrías, amor y ternuras. Rápidos e inequívocos mensajes cortos: "Te quiero - Stop - Te pienso - Stop - Eres una mujer impresionante - Stop - Eres bárbaro - Stop...
Stop, stop, stop..."

¿Cómo es posible querer tanto en tan poco tiempo y con tan pocas palabras?
Porque el amor corre veloz como la luz, como la electricidad que lleva un código morse de amor y esperanzas.
Dragones de plata, hojas de papel embebidas en tinta de amor y pulsaciones electromagnéticas que dan vida al corazón...

Se quieren - stop - Sonríen cuando deberían llorar - stop - Combaten el tiempo a sabiendas que pierden - stop - Triunfan amando cada día robando tiempo al tiempo - stop.

Fin de la transmisión.




Iconoclasta

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Los telegrafistas del amor teclean "teamos" dulcemente; piwnsan que se puede lograr el milagro de que los regalos lleguen a las manos destinadas, finalmente. Cupido es el mejor cartero que conozco, sus presentes llegan, en las alas azulsueño de una mariposa o en palabras tecleadas en clave. Me gusta mucho tu texto.
Beso, negrísimo

Pablo López dijo...

Y tú siempre le das el interés y el morbo necesario para hacer cualquier texto más interesante. Más estresante.
Beso negrísimo, anónimo.