20 de junio de 2015

La diosa y la bestia


Me bañaré de la vida y la muerte que hay en la naturaleza.

En la íntima fronda de las montañas.

Y en mares de salvaje pureza, donde los peligros son transparentes y la belleza ondulante.

Lo quiero todo: hambre y comida, sed y agua, el canto de los pájaros y el silencio de los escorpiones. La velocidad del tiburón, el chac-chac de un cangrejo.

Quiero fundirme entre lo vivo y lo muerto, y arrastrar mi pene hambriento de ti, por las toscas cortezas de pinos y robles. Quiero castigar a la bestia, hasta encontrar el íntimo e insondable reposo de tu carne.

Hacer surcos en la arena y herir mi rabo endurecido en arrecifes cortantes.

Me enloqueces, haces aberrantemente obscena mi locura.

Quiero amarte en la espesura y a cielo abierto, con el sol ardiendo en nuestras pieles.

Es mucho pedir, lo sé; pero jamás he estado tan adentro del planeta como ahora. Jamás he deseado tanto llevarte de la mano a profundidades y superficies.

Ser libre y salvaje amándote. Libre de escrúpulos, usaré cada trozo de tu piel. Morderé.

Sin freno, sin cordura.

No puedo ni quiero desear menos, mi amor.

Quiero lamer tu cuerpo de bronce esculpido por antiguos clásicos, quiero pasar mi lengua por tus partes más blancas, más pálidas, más urgentes.

Dijéramos que no queda en mí ya inteligencia, solo es un instinto cargado de amor y deseo. La inteligencia quedó allá enterrada entre un decorado de hormigón y cristales. La destruí, la pulvericé.

Dijéramos que te amo brutalmente.

Patológicamente dirían los cuerdos.

Patológicamente para mí, porque cuidaré tu cuerpo y tu alma, y seré el oso guardián de tu vida. Una esfinge con la entrepierna palpitando como un corazón más.

Las diosas tienen animales para su protección, yo soy uno, úsame como un cerbero con un pene entumecido y colapsado de sangre, diosa.

Bautízame con tus muslos en mis fauces y clava tus uñas en mi piel, arranca mi pelaje cuando tu respiración se colapse por el lujurioso embate que arqueará tu cuerpo cubierto de diamantes de sal.

Quiero meterme profundamente en tu carne, porque es mi bosque y es mi mar.

Eres una isla en un mar turquesa, eres un cielo azul que pinta la arena blanca creando otro cielo, otro imposible, otro milagro...

Eres naturaleza y yo soy tu creación. Eres responsable de mí, no me dejes fuera de ti.

Yo te lo ordeno, yo te lo pido, yo te lo ruego. Las bestias no lloran, no dejes que pierda la dignidad de la ferocidad, porque es lo único que queda en mí.

Deja que cubra lo más pálido y lo más íntimo de ti, dame ese privilegio.

Antes de morir si pudiera ser, soy una bestia que devora los segundos sin control.

Soy el tiburón, soy el lobo, soy el delfín y soy el ciervo. Soy la crueldad y la ternura.

Soy un producto de la naturaleza y tú eres su personificación.

Me lo dice mi cerebro antiguo y pequeño; como el jardín zen que con solo una piedra y una línea en la arena, alcanza tras muchos años la perfección absoluta y la paz de quien lo creó.

He llegado a lo más elemental, me he reducido a esencia pura.

Quiero penetrarte profundamente hasta acariciar tu alma y devorarla... Ser tu Fausto animal y hacernos inseparables.

Que se pudra el planeta cuando te arranque de sus brazos para cubrirte con los míos, para invadirte hasta dudar de la existencia.

Eres mi Naturaleza, sin ti soy mierda.

No puedes no amarme.

No puedes...




Iconoclasta

No hay comentarios: