10 de junio de 2015

El fracaso


Llegamos a lo más profundo que pudimos, nos amamos hasta el dolor y la euforia de las ilusiones que prometíamos tatuar en la piel; pero el planeta no tiene simas ni alturas tan profundas y altas para contener tanto amor.

Falta espacio, falta tiempo.

Se hizo pequeño el volumen del mundo y nuestro gigantesco y gran amor nos asfixiaba.

Todo está previsto y calculado, mi amor que agoniza.

Hay un límite para tanto deseo y pasión, todo lo sobrante es triturado.

Somos dos corazones rechazados por un trasplante apresurado, porque amar es premura.

Y el tiempo nos come, y por ello, la impaciencia y la frustración.

La razón es infecta.

Es pus.

Hemos fracasado, hemos perdido contra el mundo.

Los sueños temblaron hasta hacerse borrosos y se convirtieron en absolutas imposibilidades.

No nos engañamos, a duras penas amada mía.

Nos ilusionamos, es lo que debíamos hacer, no había otra opción.

La batalla contra el tiempo y el espacio que hay entre nuestros pulmones fue intensa y resquebrajó los muros del amor con cañonazos de demoledora realidad.

Todo el tiempo del planeta, todo su volumen, nos aplastó. Se ensañó con nosotros.

Fue insuficiente nuestro esfuerzo.

Y fracasamos.

Llegó la hora de reconocer la derrota con una venda en el pecho, porque los corazones, quieras o no, sangran. Y esa sangre se derrama en el alma formando coágulos.

Y los recuerdos se hacen cenizas sin haber sido llamas.

Réquiem por un sueño suena en el reproductor de música con la suficiente melancolía e intensidad necesarias para sumergirse en la suma pena de la derrota y en penumbra.

Declaro mi rendición en la oscuridad con tinta roja y la total precisión que da el dolor del fracaso.

Los dioses hemos sido derrotados, no habrán más oportunidades.

No éramos dioses, era nuestra ilusión de amantes, solo era soñar, no podía hacer daño a nadie; pero se han excedido con su armamento y fuerza, como si fuéramos seres imbatibles.

Hemos fracasado, y cada uno tomaremos nuestro camino hacia otra batalla contra la razón.

Cuando el fracaso asfixia debe ser reconocido, toca retirada, porque la vida es efímera y los sueños rotos jamás se recompondrán.

Hay que vivir para amar y amar para hacer viable la vida.

Cada cual buscaremos nuevos campos de batalla, debe existir otra guerra donde podamos bombardear la razón y la praxis hasta sus cimientos.

Olvidémonos que un día nos amamos, no guardemos recuerdos que traicionarían nuestra próxima pasión, te deseo suerte, hermosa compañera de trinchera.

Hay que seguir, hay que ganar antes de morir, o muriendo.

Prometo olvidarte y juro que una vez te amé.

Me diluyo entre tus recuerdos, lo veo en tus ojos.

Adiós, quien quiera que un día fuiste. 




Iconoclasta

No hay comentarios: