24 de abril de 2015

Papeles y segundos


Escribo en papel sucio por tiempos y esfuerzos, como mi piel.

Y es porque tiendo (el papel) ha quedar abandonado en rincones por largos períodos de tiempo (el papel).

Las hojas de los árboles caen despacio y con ellas su propio tiempo.

Y  los segundos para mí son ráfagas de ametralladoras que parten el cuerpo en medio parpadeo.

Hay tiempos diferentes, cada cual tiene su medida para complicarlo todo.

Hay hojas (de árbol y papel) que tardan hasta veinte segundos en descender diez metros.

Yo tardaría dos segundos apenas, soy veloz (muriendo). Aunque a veces me da la impresión de tener el tiempo de los árboles, la muerte no llega.

Si estoy escondido en un cajón a salvo de ser usado, no puedo  caer.

Es curioso, el abandono da seguridad.

Solo que no dura más que un suspiro aliviado, siempre hay alguien dispuesto a curiosear, alguien que no soporta ver olvidados papeles (hombres) en cajones.

Siempre hay alguien excepcional que gusta de escribir en papeles (pieles) amarillentos.
Hay que dar las gracias para parecer educado.

¿Y si un día nadie abre el cajón de los papeles sucios? (se pregunta el papel. Yo no).
Entonces descansaremos más tiempo (se responde el papel). Morir lo define mejor (aclaro).

Aquí no hay dolor, no tenemos que caer ni caminar. Genial (respondo yo, el hombre).
La ocultación es protección, hay avestruces que lo demuestran.

Hay seres que mueren abandonados (hombres).
No importa, qué más da, siempre se muere (el papel amarillo se dobla sobre sí mismo incómodo, no es hombre; pero la muerte se contagia por medios desconocidos a todas las cosas).
Es triste.

¿Para quién?

...

Para nadie...

Qué rápido... Diez metros, dos segundos.

Somos profesionales (del abandono).

Sí (papel y hombre).









Iconoclasta

No hay comentarios: