23 de diciembre de 2014

De androides y compasión


¿Qué ocurre con los androides? ¿Por qué me resultan tan emotivas y angustiosas las películas y las novelas que tratan de ellos?
Les otorgan el poder de hacer el bien, de velar por sus dueños, proteger la vida humana ante todo.
Y todo ello es pagado con humillaciones y mutilaciones. Con burlas...
Dan pena por esa indefensión.
Y es esa indefensión la que nos muestra a la humanidad en todo su mierdoso esplendor.
Pinocho podía hacer el bien y el mal, su único problema era convertir la madera en carne.
Los androides avanzados de la ciencia ficción, sienten amor y a veces están programados para sentir dolor; pero carecen de la virtud de la venganza, de devolver el mal que se les hace. Cosa que los convierte en ángeles en un lugar poblado de ignorancia, cobardía, traición y envidia.
Los santos, mártires y serafines de este siglo son los androides que nunca llegarán a existir.
Seres inocentes, en mayor grado que los animales, que son dignos de ser mutilados y humillados por los seres humanos cuando se dan cuenta de que pueden abusar de ellos impunemente.
Lo mismo que hicieron con los judíos y se hace con los indígenas de algunos países.
Solo que con los androides, los humanos se vuelven infinitamente más depravados. Más psicóticos.
Porque ante una máquina, los humanos llevan a cabo sin pudor sus depravaciones sexuales y de poder.
Por esos robots siento una infinita tristeza, cuando pienso en la posibilidad de que pudieran algún día existir tal y como vemos en el cine.
Porque estarán abandonados, a la humanidad, a su sed idiota de venganza y poder; pero sobre todo, a la envidia que suscita que algo sea mejor y más noble que el hombre mismo como especie.
Ojalá los androides sean siempre ciencia ficción, por un bien de ellos y de mi dignidad como hombre; aunque ya esté muerto.









Iconoclasta

No hay comentarios: