21 de marzo de 2013

La chica Pin-up



El calendario muestra que es marzo. Los días están cuadriculados en una hoja vulgar, amarillenta y quemada por el tiempo.

El tiempo lo ensucia y enturbia todo. El tiempo es algo en lo que no confío, simplemente estoy en él sin poder haber decidido.

El tiempo y yo somos la desesperación de muchos seres.

Los números son espantosamente grandes. Hay fases lunares en el margen derecho y los sábados y domingos figuran en rojo. Un diseño de lo más anodino.

El mes de marzo no sirve absolutamente para nada, lleva años aquí. Hay más meses debajo, pero me da grima tocar las sucias hojas.

Tal vez por ello no he arrancado la hoja, porque tanta ordinariez hace más elegante y espectacular la foto de la que pende. Pon un poco de mierda a los pies de una cosa bella y ésta destacará aún más. No soy decorador, pero cuando ves porquería, cualquier cosa que no lo sea, se hace agradable.

No limpio el espejo para eso mismo, para adorarme cada mañana, soy lo que resalta entre la mierda. Aunque no sé si el óxido que salpica la superficie es de mi piel o se ha desprendido el ahumado del cristal.

La foto es un dibujo de una chica pin-up con un flequillo enrollado encima de las cejas y un moño muy elaborado tras la nuca, su cabello está sujeto con un pañuelo morado de hacer tarea doméstica. Unos shorts vaqueros muy cortos, dejan ver sus muslos cubiertos por unas medias de malla. Viste una blusa granate anudada bajo los pechos dejando su abdomen desnudo. Sus pechos, ocultos y apenas visibles entre el escote, se adivinan pesados y rotundos.

A veces salen cucarachas tras la foto.

Su agresivo pecho me pone la polla dura todos los días.

Es una joya de los años cincuenta del siglo pasado, aunque estéticamente es deplorable tener semejante cosa en tu dormitorio, frente a la cama. Yo la prefiero a una virgen maría, un crucifijo o la playmate del mes actual que parece una subnormal a la que le han arreglado todo el cuerpo con plástico y retocado la raja del coño hasta parecer infantil.

Hay muchos hombres que desean coños lisos e impolutos, que les recuerden los de sus hijas cuando eran niñas.

La pin-up es una mujer joven de grandes ojos oscuros desmesuradamente abiertos, podría masturbarme con sus enormes y espesas pestañas. Su cabello es rojizo.

La sonrisa es candorosa y pícara, denota sorpresa y su mano refuerza esta cualidad apoyándose con infantil sorpresa en la mejilla derecha. Su rostro está graciosamente sucio por alguna tarea doméstica que estaba realizando cuando el dibujante la creó. También lo está el brazo que cuelga: exhibe manchas de grasa que contrastan con la mano larga y de dedos delgados, cuyas uñas están pintadas de color rosa, como el rubor de sus mejillas.

A menudo arrastro la piel de mi glande hasta casi desgarrarla imaginando que esas uñas se hunden en mi meato.

Su sonrisa deja claro que sabe que su coño y sus tetas pueden enloquecer a un hombre como yo.

Su boca entreabierta, tiene unos rollizos labios explosivamente rojos y dejan entrever unos redondeados dientes blancos que contrastarían (de hecho lo hacen) con el púrpura de mi glande henchido de sangre.

Me he hecho tantas pajas con ella…

No la miro cuando me la meneo, ya la tengo en mi mente y cometo cosas con ella que de existir, se suicidaría.

Cuando estás solo aprendes a buscarte compañía que no sea humana. Se descubren tesoros, que de estar acompañado, pasarían desapercibidos.

El calendario se encontraba en la cocina cuando hace más de diez años alquilé este apartamento. Un día, tras masturbarme ante ella tomando un café en la cocina, decidí que sería más cómodo tenerla en la habitación, así que la clavé en la pared que queda frente a mi cama.

Tengo un gusto patético para la decoración y no tengo ayuda con ello, nadie viene a mi casa.

No es culpa de nadie, soy perezoso para relacionarme.

La madrugada trae ruidos a los que estoy acostumbrado, pequeños crujidos y voces lejanas. Alguna cucaracha se remueve inquieta tras la foto dándole vida a la pin-up y otras corren entre los platos sucios de la cocina, no las oigo; pero sé que si ahora encendiera la luz de la cocina, las vería correr para esconderse entre las juntas de los armarios y los azulejos.

Precioso…

Pero es sobre todo en la madrugada cuando la observo fumando, con los ojos irritados por un exceso de humo.

Su blusa anudada por encima del ombligo contiene los pechos haciendo resaltar su potencia y peso.

Deshago el nudo y un pecho parece saltar furioso, está coronado con una gran areola del color del café con leche. La acaricio hasta que el pezón se contrae. Su boca entreabierta y sus labios de rojo sangre dejan escapar una exhalación entrecortada.

Es el gemido reprimido de una pin-up sonriente e inocente. Creada para ser sensual sin ser sexual. Algo entre lo tierno y lo obsceno, mierda hipócrita para ser más exactos.

A mí me gusta arrancar la ternura y la inocencia como la piel de un conejo muerto y dejar que las cucarachas devoren esas virtudes de mierda.

La picardía no puede ser graciosa ni hacer sentir bien a un hombre como yo.

La sordidez de mis deseos es tan desmesurada y oscura, que lo pudre todo.

Como todo lo pudre el tiempo.

Esta imagen y sus tonos pastel, es tan real como la vacuidad de mi vida, así de palpable. Solo trabajo, violo, como y duermo.

No tengo inquietudes intelectuales, ni ideal alguno.

Y no aspiro a mantener una familia.

Ni amo ni soy amado. Me basta follar, sea violando, pagando o gratis por alguna de esas raras razones que le parezco atractivo a una mujer.

Y está bien, soy un predador, mi única ley es la naturaleza, la mía propia. Si mi instinto me dice que es el momento de follar, violo. Si no puedo violar pago y entonces a la puta la deshago a golpes. Si consigo conquistar a la mujer, se arrepentirá toda su vida de haber venido conmigo porque el hematoma de mi patada en su vientre no se curará en meses.

Tal vez amaría a la chica pin-up, hasta me permitiría meterle el rabo entre las tetas para que mi semen se acumulara en el hueco de su perfecto cuello, bajo la nuez.

Y meterle una botella en el coño.

Metérsela… No existe momento más tierno y cálido como el instante en el que mi polla es arropada por su vagina.

Siento su humedad abrazando y pringando mi pene. Sus contracciones, el pulso de su útero… Su flujo se extiende tibio por el vello de mis cojones.

Y ella con su pañuelo morado, exhibiendo sin descanso su candorosa y pueril sonrisa.

Aunque le golpee los ojos cuando la jodo cubriéndola con mi cuerpo, aunque le mastique los pezones hasta quedar bañada en sangre; sonríe.

Ella piensa que el mundo es mejor, que no hay monstruos. No acaba de entender que dentro de sus pantalones dibujados, hay un clítoris grande como una perla que palpita indecentemente hambriento. No puede creer con su sonrisa, que de su coño se pueda desprender una humedad densa y olorosa que yo puedo detectar, y me llevará a que la penetre hasta perforar sus intestinos.

Es una putada para ella que la crearan con una pícara sonrisa, de esas que dicen: provoco, mirad pero no tocad. No soy puta.

No puede imaginar que si me provoca una mujer, le desgarro el coño en su optimista mundo de mierda.

Por muchos colores pastel con la que la hayan pintado.

A veces sus pantalones, más que de grasa parecen manchados de sangre.

No sé si los sueños traspasan alguna dimensión y se hacen realidad en alguna otra. Si fuera así, quiero ir ahí, donde la sangre mana y el dolor hace explotar el corazón con un placer inenarrable.

Separo mis piernas y oprimo el pubis para que mi polla erecta luzca enorme ante los ojos de la pin-up. Y sé que yo también sonrío, la diferencia es que soy pura hostilidad y si se la metiera, le arrancaría los ojos para verla sufrir mientras me corro.

¿Los dibujos tienen miedo? Tengo que aclarar mi vista frotándome los ojos, porque la chica Pin-up parece temblar; asoman unas antenas negras por encima de su cabeza.

Es la cucaracha y me molesta, me resta concentración. Le pego un manotazo a la fotografía y la cucaracha cruje aplastándose con un ruido a patata frita rota. La sombra de mi pene en la pared es más grande. Me gusta ver mi animalidad.

A veces pierdo la calma. Muchas veces…

Desde hace unos días a la chica pin-up se le ha torcido la sonrisa. No es aberración de mis ojos, ni el papel se está descomponiendo. Es real.

En su blusa han aparecido manchas más oscuras justo donde están los pezones que le desgarro noche sí y noche también.

Hoy el rímel de sus ojos se ha corrido. Decididamente ha llorado.

Me gusta más así, las mujeres me gustan más llorando que gozando.

Soy un asesino, violador y un ser abyecto; pero no padezco alucinaciones: la chica Pin-up ha perdido ya por fin todo asomo de picardía e inocencia.

Se ha ido a una dimensión donde yo no estoy. Como si su creador hubiera hecho algo por ella, ha debido modificar el dibujo desde allá, Mundo Feliz, donde seres como yo no existen.

En la mano del brazo sucio que cuelga, hay una navaja de afeitar con el filo mellado y oxidada, como la que conservo en el lavabo; con ella corté las tetas de la primera chica con la que follé.

El cuello de la Pin-up está abierto de oreja a oreja y la mano que está apoyada en su mejilla, ahora está crispada y hunde las uñas en la piel hiriéndola.

Sus rodillas se han juntado cansadas y sus pechos parecen haberse hundido por la falta de sangre. Es una muñeca rota, casi sin color.

Da un poco de pena que algo tan inocente se haya suicidado. Me hubiera gustado verlo…

Sé que no se puede suicidar un dibujo, nadie me creería. Así que mi vida seguirá transcurriendo como siempre, sin preocuparme por ello.

La cuestión es que me importa una mierda que alguien me crea o no. Me basta con lo que sé. Y lo único que veo, es a la chica que ya no sonríe, que de su mano pende una navaja sucia de su propia sangre y su cuello es una grotesca sonrisa demente por donde se ha derramado toda la sangre que pudiera tener. Son los hechos, soy bueno en mi trabajo, examinando las pruebas; a menudo, las de mis propios delitos.

El tiempo lo pervierte todo y Gepetto prefiere matar a su muñeco para que no sufra.

Hija de puta…

Arranco la hoja de la pared y la arrugo lanzándola al suelo.

Me visto, son las tres de la madrugada, tomo mi pistola y mi placa de policía, voy a buscar a una mujer a la que hacer sufrir y violar, el orden me la pela.

Sólo sé que mi instinto me lo pide.

Y estoy furioso porque mi chica Pin-up me ha abandonado. Alguien ha de pagar y no será un dibujo. Ninguna mujer podrá escapar a la otra dimensión si no está clavada en la pared de mi habitación.


Iconoclasta

No hay comentarios: