2 de julio de 2012

Par de sin vida.



Y que sirva de testimonio para cumplir la condena.
Que mis letras sean mucho más fuertes que los golpes que lanzaron contra mí.
Que mis frases condenen sus asquerosos pasados que me dejaron en la miseria para que regresen a la nada: su mediocre origen.
Que cada una de las sílabas rasgue sus genitales y sus escupitajos adoloridos manchen los muros donde sus madres fueron empaladas el día que los concibieron.
Arrancaré cada una de sus uñas por cada recuerdo que venga a mi mente, por los días que me tuvieron entre sus manos y cuando la cuenta haga que me sobren recuerdos y les falten uñas esperaré a que crezcan con la misma paciencia con la que esperaban mi consuelo y así de nuevo atacar.
Los quiero muertos.
Como muertas están mis alegrías.
Quiero verles llorar para que aprendan a vomitar dolor.
Sus dedos mutilados querrán sostener sus globos oculares estallados y no tendrán fuerza para  el retorno de su gesto a la normalidad.
Por haberse tragado mis respiraciones a cuentagotas, por haberme hecho comer de su muerte en vómitos hoy, a este par de sin vida los he vuelto a matar.

Aragggón
010720122040

No hay comentarios: