6 de junio de 2012

"Y" de carne.

Tengo tantas cosas aún por hacer, contar tus cabellos, averiguar que tanto crecerá; limar tus uñas y decorarlas con algún brillo. Suavizar las manos para que no pierda tu tacto y así, cuando me acaricie con tus propios dedos se asimilen solo un poco a la dulzura con la que solías dejarme atónito.
Me gusta el brillo en tus labios, mujer. Y luego beberme el sabor artificial que deja el labial en mi boca, en mis dientes después de apretujarme a ti, clavando mis dedos en tus mejillas para no separarte y arrancarte hasta el último aire con un jalón de dolor.
Te ves tan tranquila, como esperando la palabra.
Pues te la digo: te juré permanecer contigo siempre y decidí solo amar una vez para no perder el tiempo en otros lados.  Tengo que separarte los cabellos del oído para que sientas mi aliento tibio y te olvides de una vez por todas del frío.
Mira como resbalan mis dedos por tu cuello y como te dejas asfixiar por mi mandíbula. Te perdías en una blanca mirada turbia y tu corazón parecía descender hasta tu coño húmedo para latir desde ahí en lo más intenso de tu placer. Mi lengua aspira vida a cambio de placer. Sé que no dará resultado.
Déjame abrir tu ropa y besar tu cicatriz.
Siente, vida mía, siente…
Levanta esos pezones como cuando presentían mi boca a unos centímetros.
Ahora esta negra puntada atraviesa tu pezón y le dibuja un gesto triste…¡Hijos de puta!
Yo no quiero esta enorme “y” de carne en tu pecho que hace rizos de piel en un camino oscuro y lastimado. No han tenido cuidado. Mira que cortar así, sin oración ni plegaria; sin arrepentimiento en el último punto.
Liberaré  este ardor que  llevas.  Con un beso y el filo de mis dientes romperé el hilo que cose tu vientre.
Eres hermosa, mi vida.
Tantas veces estuve ahí dentro y tu, envolviéndome en tus contracciones del orgasmo, dilatándote, irrigando existencia a tu clítoris a mi pubis.
Tengo tanto que hacer, armar y desarmar, mi trémulo rompecabezas.
No, no abras tus ojos que no estoy preparado para enfrentarme a la opacidad de una mirada que desconoceré. Aún no, por piedad.
Eres peor de lo que imaginé. Tu vida en algún rincón de esta sala haciendo burla de mi labor mientras me desgajo en sueños tratando de buscar en un resquicio algún pulso en medio de esta enorme naranja desgajada de la que te has disfrazado.
Y sonreirás guasona de verme envuelta en ti, con olor a tus vísceras y sin otro lubricante en mis dedos más que el pus que encontré en tu vagina.
Pero me excitas, mi vida.
Te llenaré de nuevo los pulmones que te han vaciado,  volverás a derramarte de mí hasta que tu nueva lubricación me cubra la pena y seamos un mismo cuerpo.
Cúbreme con tu piel, no podría ser más literal. Permite que pueda dormir en el hueco de tus costillas, encerrarme por dentro, emparedado en ti bajo tu carne, con mi glande eyaculándote desde dentro, rasgándote otra vez.
Así… para burlarnos juntos un día de la broma de tu abandono.

Aragggón
060620121315

No hay comentarios: