14 de junio de 2012

La biblia vs Hitler



No es la biblia la que cuenta cosas interesantes, es la persona enferma de fe que la recita con convencimiento dogmático e iluminado, la que le da algo de impacto e importancia filosófica.
Un libro que de tan aburrido, necesita ser interpretado no es un libro, es simplemente una ignorancia perpetuada.
Hitler era un ejemplo de predicador perfecto, podía leer mierda e iluminar los ojos de millones de hambrientos y envidiosos alemanes en su momento. Sobre un montón de mentiras y una enaltecida ignorancia creó un imperio que puso en guerra al mundo por cinco años y metió en mataderos industriales a más de seis millones de inocentes.
Este sujeto al igual que los clérigos y los sacerdotes o brujos de cualquier religión, era consciente de las mentiras y la basura que narraba en discursos; pero no permitía que se emitieran filmados en los noticiarios de los cines, ya que se le reconocía (fuera del enardecimiento que provocaba en directo), su patética oratoria y sus gestos de deficiente mental. En los documentales de época, sus poses y ademanes causaban risa en los espectadores.
Con la biblia pasa lo mismo, no tiene interés, no tiene estilo literario ni fundamento lógico alguno. Es algo que debe leer un profesional para causar algo de impacto en la peña.
Y la peña, como muy instruida no es, sigue escuchando las parábolas como si fuera la gran puta verdad. Más o menos como los refranes para los palurdos.
Vamos, es para partirse el rabo cuando alguien dice sobre una leyenda: “es histórica, sale en la biblia”.
En verdad os digo, hermanos, que toméis entre vuestras manos una revista porno que es mucho más clara, directa, amena y mejor redactada literariamente.

Buen sexo.










Iconoclasta

Safe Creative #1206141808799




No hay comentarios: