30 de noviembre de 2011

Romper el silencio



Sorbo un café con el cigarro entre los dedos y Tchaikovsky suena dando ritmo al delicioso silencio.
La pluma se desliza en el papel derramando ideas, orquestando emociones como un virtuoso director.
Hay espectaculares momentos de hermosa intimidad. Para llegar a esto, lo imprescindible es amar y ser amado; solo así es posible escribir con serenidad.
Tal vez este estado es lo que llaman plenitud; sin embargo no me siento pleno. No es algo que se dé en mí esporádicamente: estar en el lugar y momento adecuados es mi privilegio habitual, mi día a día.
Es mi estado natural.
Lo terrorífico era antes, lo tortuoso era no sentirse a gusto con Tchaikovsky. Ni con mi buena estilográfica.
Es el momento de trazar unas letras de armonía esperando que llegue mi amada a desbaratar el silencio.
Solo podría aguantar unas pocas horas más sin ella. No soy resistente, no soy paciente más que para un corto tiempo pactado. Cuando su ausencia se prolonga más allá de mi paciencia, la música se distorsiona y me irrita. Los violines son un chirrido de alta frecuencia que arrasa mis oídos y evapora el silencio para agitar mi ánimo con los sonidos de banales vidas ajenas a mí, a nosotros. Sonidos de deprimente cotidianidad.
Y todo está mal y voy a morir pronto.
No importa la lógica, la razón queda fuera de mi alcance cuando la necesito, cuando la añoro. Todo el amor pesa, todas las ansias destrozan mi paz.
El paso del tiempo es una lija para el alma cuando amas y esperas.
Desesperas…
Pero no es el momento, ahora no.
Ahora me pregunto como ingeniármelas para hacer algo bello. Aún que la paz está conmigo y siento en mis labios el calor de los suyos.
Estas cosas se resuelven solas cuando se ama, la belleza está en cada rincón, en cada momento. Solo hay que prestar atención para encontrar la obra maestra de cada día; hermosa, efímera y profunda como un mar.
El sonido de la pluma rasgando en la cuartilla se eleva por encima de la música (qué bellos son los Cantos Canarios que obligan a mis ojos vencerse ante los violines). El sutil golpeteo al trazar tildes, comas y puntos. El crujido del papel…
Bendito universo…
Hay quien siente un placer especial por el pan caliente a la mañana, por el agua fría en la cara al mediodía. Yo solo quiero mi papel, mi crujiente y melódico papel lleno de amor y emociones. Necesito pasar las cuartillas que se acumulan a mi diestra. Su sonido es la banda sonora de mis días como ella es mi reposo.
Solo por ella escribo de amor y sosiego. El amor aglutina la música, la tinta, el papel y el silencio.
Pronto vendrá, ya queda poco.
Tic-tac…
¡Joder, ya debería estar aquí!
Tic-tac…
La vida es una mierda. Lleva casi media hora fuera de casa.
Tic-tac…
Las personas mueren desesperadas de soledad. Esas cosas ocurren.
Tic-tac…
Ya me está dando por culo esta puta música.
Tic-tac…
No te preocupes cielo. Es broma, aún disfruto del concierto de música y letras que cada día te dedico.
Tic-tac…
Pero no tardes, ven pronto.
Hay un hombre que pende de ti.
Tic-tac…
Sé que vendrás, nunca me abandonaste hace años. El médico miente por envidia.
Tic-tac…
La succinilcolina que me inyecta el enfermero en el brazo es como tú: rompe mi silencio con dulzura. Todo está bien.
Tic-tac…
Tengo sueño, mi amor. Es hora de dormir. Has tardado más de lo habitual.
Tic-tac…
Afloja las correas cuando llegues, cielo. Me hieren la piel y sangro.



Iconoclasta

Safe Creative #1111300633528

Al filo de la palabra nº 12

http://alfilodelapalabra.wordpress.com/2011/11/29/al-filo-de-la-palabra-no-12/

29 de noviembre de 2011

Retorno

Estoy a la orilla de su puño,

escondida en el orificio del meato

mojada en un pantano transparente

esperando la cálida lluvia blanca que me impulsará.

Y regresaré a mi boca

Tragando el deseo empujado con la lengua.

Los ojos se van al descanso…

Retorno.



Aragggón

291120111058

24 de noviembre de 2011

Sin cerebro


Si meto la mano entre sus piernas, consigo sacar la esencia de la vida, que es la de su coño, lo más profundo. Su viscosidad es lo que limpia mis manos de la basura que me infecta. Frotar mi bálano con mis manos empapadas de ella es un masaje cardíaco que me parte el podrido el corazón.
De su coño mana mi paz y mi descanso.
Mis pulmones se abrasan anegados de su cálida agua.
De su vagina mana el jugo que despierta mi hambre y provoca mi salvaje erección. Su vida líquida se desliza entre los pliegues de unos labios gruesos y da brillo al clítoris que es mi órgano de placer. Mi glande está sujeto a su puto centro del inhumano orgasmo.
Salvaje…
Hundo mis dedos en su coño y mi sangre abandona el cerebro. Se va directa a mi polla.
Donde quiero que esté.
Donde la necesito.
No quiero ni necesito sangre en mi cabeza cuando ella está.
Una polla en lugar de cerebro ¿por qué no? Mi puto cerebro no sirve para nada si ella no está, solo es una molestia durante la vigilia, un cine durante el sueño. Una película pornográfica de tres dimensiones donde no puedo respirar porque mi boca y mi nariz están tan metidos en su coño que me crecen agallas.
A veces pienso que eyacula, que de su vagina sale un esperma suave que me ciega los ojos. Bombeo en contra, bombeo dentro de ella para quedarme seco, para dejarle todo mi amor untado en lo más íntimo.
Tampoco necesito corazón, lo que bombea la sangre por mi cuerpo son sus dedos presionando mi pijo. “Hazme daño” le digo. Que maltrate mi puto cerebro, mi infecto pensamiento. Porque no soy nada ni quiero serlo. Soy la lefa que se desliza de su boca, simplemente.
Y clava sus uñas en las venas de mi pensamiento, en mi pene.
Soy una eyaculación que se queda prendida en sus muslos, como un escupitajo a la decencia. Un vómito de amor que se derrama entre su puño cerrado, que salpica su pelo.
Mi cerebro es mi polla, y está en su coño. No puedo saberlo cuando el orgasmo es una lanzadera a la mismísima cara del Sagrado Corazón que se supone está en el cielo.
Mi pensamiento imbécil está en el techo, o bajo tierra; o en un enorme vertedero de basura, no soy romántico. Mi anclaje a la realidad son mis dientes clavados en sus pezones duros y oscuros como la sangre de una menstruación.
No, no quiero cerebro, no quiero pensamiento.
Mi pensamiento gotea de mi pijo amoratado, mi cerebro está licuado en semen y deseo. No hay nada, ni ideas, ni frustraciones, ni ilusiones. No hay inteligencia, ni lógica. La moralidad radica en lo más profundo de su vagina. La ética está metida en su coño, ahí la buscaré. Solo existe en mí la firme voluntad de hundir mi pijo en ella y empalarla. Que pague caro el convertirme en un ser vacío.
Y el vacío duele por la veloz contracción de mis cojones impulsando un esperma hirviendo impactando en su coño.
Su coño derramando semen cuando se levanta da descanso a mi polla.
A mi cerebro.
Es lo mismo.
No necesito cerebro cuando mi polla la tiene ella.



Iconoclasta

Safe Creative #1111240587165

22 de noviembre de 2011

No... sólo.

No te amo.

Sólo abro mi coño con los dedos.

No te quiero.

Sólo te enseño los hilos pegajosos.

No te quise.

Sólo hundo mi índice soltando un quejido.

No te amaría.

Sólo sorbo los dedos con mi lengua.

No te amé.

Sólo agito el clítoris clavándome en tu mirada.

No me importas.

Sólo tengo convulsiones en mi vientre.

No me dueles.

Sólo cuelgo el cuello en el estallido que se aproxima.

No te deseo.

Sólo masajeo mi ano.

No eres mi fantasía.

Sólo se derrama el orgasmo calentando mi mano.

No quiero verte.

Sólo me orino en cuclillas.

No te dejo.

Sólo amordazo tu pene.

No me dejes.

Sólo quiero tu semen dentro.

¡No!

Aragggón

221120111026

El coño de una madre


Madre que un día me diste la vida, dame ahora tu amor con una mamada, sabes que soy pobre que no puedo pagar una puta. Madre, si me diste la vida, dame el placer.
No tengo trabajo, no puedo desahogarme con otra mujer.
Da igual que tuviera trabajo y fuera el hombre más rico del mundo, desearía correrme en tu arrugada faz. Me diste tanto cariño…
Te amo más que a mi puta vida.
Madre, deja que te la meta.
Padre es ciego, está muriendo con el cuerpo cortado a trozos, allá donde su dulce sangre pudre las extremidades.
Madre, tú que un día besaste mi pene infantil, bésalo ahora que está duro y erecto. Me masturbo continuamente con la foto en la que me besabas mi pilila de bebé. Dame consuelo, acaba lo que un día comenzaste. Yo te devolveré la leche que tú un día me diste.
¿Por qué no ahora? Padre va a morir, a padre solo le falta que se le gangrene el cuello para que le corten la cabeza. Tal vez ni tenga pene, mea con sonda.
Madre, te noto triste, creo que necesitas de mí como yo necesito de ti.
Padre no te la mete. No te la meterá y si no te das prisa, morirás con el coño taponado de telarañas y vejez.
Recuerdo los pelos de tu coño salir por entre las bragas y con ello mis primeros deseos, mis primeras erecciones.
Mi primera eyaculación era la imagen de tu vagina abierta lavándote en el bidé, el espejo reflejaba cada oscuro pliegue de tu vulva inmensa. Mi pene despertó a la vida contigo.
Te amo tanto madre…
Deja que me hunda en ti, que vuelva a tu útero penetrándote.
Sé que padre no te da ya placer, te he visto en la cocina pensativa y estrujándote el coño con la mano crispada de deseo. Sé que te devora el ánimo la fantasía de tu sexo reventado por un bálano incansable; lo noto en tu mirada aguada, en tus expresiones amargadas.
Hace unas semanas dejaste que por demasiado tiempo mi mano reposara en tus pechos. Hasta que azorada te levantaste caliente y temerosa de no poder evitar llevar mi mano entre tus piernas.
Reconozco la vejez en tus pechos, los siento blandos y sin forma; me recuerdan a los de la abuela. Ella me tocaba, ella clavó sus desdentadas encías en la polla y me aspiró toda la leche que había en mis huevos muchas veces; me doblaba en dos de placer besando su coño reseco.
Tu anciana madre era la boca y el coño que daba consuelo a mi adolescente deseo por ti.
A los doce años, en su oscura habitación llena de fotografías en blanco y negro de gente antigua, abuela me llevó al interior de su coño bajando con fuerza el prieto escroto de mi pene rasgándolo. Y sangrando se la metí. Ella dijo sentir añoranza de los tiempos en los que menstruaba al ver su arrugada vagina de vello ralo sucia de sangre. Me dibujó una caricia en la frente con sus dedos pringados de semen. La dentadura postiza estaba sumergida en un vaso de agua turbia y yo me reflejaba en él con la boca temblorosa.
El olor rancio de la vejez y la podredumbre me excitaba.
Yo le dije que te amaba, que te necesitaba. Sonreía afable jugueteando con su clítoris minúsculo y metió su impía lengua en mi boca dejando su apestoso aliento infectando mi imaginación y llevándome a otra enloquecedora erección. “La follarás, conozco a mi hija y sé que la tendrás. Nuestros coños son iguales, son voraces. No podemos vivir sin una polla que nos joda”.
Abuela era afable. Era la mejor abuela que un crío pudiera imaginar.
Madre, estoy caliente, y tú te retuerces de deseo. Deja que lama tu coño, que te quite la mugre acumulada de años sin follar. Que te arranque la frustración de ver como a tu hombre, cada cierto tiempo le cortan un pedazo. Deja de ser lazarillo de un ciego sin polla. Deja que te enseñe lo que es gemir con un rabo resbaladizo enterrado entre tus piernas.
Yo te daré el descanso, y el placer que no has tenido en años y que se te ha enquistado en el coño como una verruga vieja.
Lameré tu verruga como la abuela limpió con su lengua la sangre de mi pijo aún primerizo.
Fóllame ante padre que está ciego, abre las telarañas de tu beato coño cansado de dar tanto por los demás y deja que la putidad se meta en tu cuerpo y erice tus oscurecidos pezones.
Madre, hace dos años en el velatorio de la abuela, cuando ya no había nadie ante el cadáver y ante la madrugada; acaricié el coño de tu madre. Su coño frío lleno de muerte, seco como el bacalao. Y se le abrieron los ojos cuando metí los dedos en sus gélidas entrañas. Pensaba en ti, pensaba en tu coño aún cálido.
No esperemos a que padre muera, no es incompatible tu trabajo de lazarillo. Te puedo lamer el coño y amordazar tu boca para que el placer que subirá a tus labios, no alarme a lo que queda de padre.
Seré discreto metiéndotela.
Padre nunca supo follar, lo sé cuando recuerdo tus manos nerviosas limpiar con vehemencia mis imberbes genitales. Recuerdo tu llanto en la soledad con las manos entre las piernas.
Madre, padre muere triste por ser un inútil. Padre muere a cortado a trozos como castigo a su falta de hombría.
Yo te amo y te deseo, debería ser yo tu marido. Deseo ser la polla en tu vejez, el suspiro de placer que exhalen tus viejos pulmones en el fin de todo.
Permite que sienta tus artríticas articulaciones crujir en el sagrado momento en el que te corras.
Con todo amor:
Tu hijo que te adora.
------------
El marido dormitaba.
El ciego no se percató de las brutales caricias que su anciana mujer se infligía en el sexo leyendo la carta de su hijo.
Tomó el teléfono, marcó el número de su hijo y le dijo: “Sí, mi amor”.
Su pecho sobresalía por encima del sujetador color carne hasta descansar en el vientre, su pezón no tenía capacidad para endurecerse; pero estaba empapado de su propia saliva y aún deformado como un pequeño pene por las fuertes succiones. Lo devolvió a su lugar y se subió las bragas cubriendo su sexo poblado de vello cano.
Por primera vez en toda una vida su rostro se mostró risueño, casi joven.
Alguien llamó a la puerta y llevó al hombre sin piernas empujando la silla de ruedas al cuarto de invitados. Cerró la puerta a la miseria.
Observó el retrato de su madre y pensó: “Vieja puta, que bien te lo guardaste”.
Cuando abrió la puerta, su hijo entró y la abrazó sosteniéndose sobre la única pierna que tenía y una muleta.
Su beso resultó dulce como la sangre que su padre le heredó.



Iconoclasta

Ilustrado por Aragggón.


Safe Creative #1111220573966

16 de noviembre de 2011

Estuche


Es tan hermoso guardar los globos oculares en la cajita de argollas nupciales. Hace que el amor se convierta en un lindo sueño rosa constante. Solo enfoca el brillo del oro y los nombres perfectamente grabados.

Tengo mucho de Eva.

La obediencia no es lo mío.

Necia atornillo los ojos, conecto las venas, enchufo la razón y la puta verdad se pone en “ON”.

La película muestra besos sin mi nombre, miradas dirigidas a unos muslos que no son los míos, cordialidades sucias con un deseo escondido.

Flirteos de mierda.

Los latidos del corazón laten una asquerosa sonata.

No encuentro el destornillador para soltar mi nuca.

Es tan rojo el paisaje y yo que creía que era el exceso de sangre irrigada en mis párpados.

Quiero regresar mi mirada al estuche de anillos, no quiero ver la farsa en mi tiempo… Que nadie lo abra jamás, por piedad.

Aragggón

161120111425

15 de noviembre de 2011

Dos palos cruzados



Dos palos cruzados…
Una marca de idiotas para idiotas.
El verdadero significado de la cruz es una simple señal de aviso entre ignorantes con deficiencia de entendimiento y lenguaje: “Aquí puedes cagar, la cruz lo indica”.
Debería haber más logopedas.
No es que quiera ofender, solo soy académico. Los hay que tienen titulación universitaria, yo lo sé todo de una forma natural, espontánea. Jocosa…
Porque… ¿Quién no ha deseado alguna vez suicidarse con la cruz metida en el ano?
Sería mi última y gran dramatización surrealista. Que giren la cara ante mi cadáver descompuesto y se rifen con palitos quien me saca la cruz del culo para cerrar el ataúd.
Tengo una virgen en mi escritorio que sostiene al niño dios por las pelotas. Y se ríe (la virgen, el niño no parece reír).
Si uno se fija bien, sus pezones están duros y se muerde la lengua. Se ríe de su virginidad como yo de la cruz.
Dos palos cruzados es una señal llamativa. Cualquier estúpido sabría que indica algo. Antiguamente nuestros hijos no tenían cagaderos, era cuestión de higiene elaborar un símbolo fácil que cualquier troglodita pudiera hacer y entender.
Aunque tampoco me inspira respeto alguno ese seboso Buda o el Confucio con sus consejos para campesinos que no acaban de saber si caerá granizo o no (es el precursor de Pseudo-filosofía for dummys,un éxito editorial de cojones).
Nada explica porque la persona más imbécil y menos apta ocupa un cargo o puesto de poder. Porque los peores artistas alcanzan la fama.
Tirad los dados y suerte. Porque si algún dios con diarrea creó el mundo, la mierda aún llueve.
Crucifica al hambriento porque le suda la polla si además le dan por culo. Cuando su cuerpo se pudra irá al cielo como premio a su desdicha y humildad. Siempre llueve sobre mojado (que diría Confucio y cualquier pastor de cabras. Incluso yo mismo).
Se me escapa la risa como a mi virgen del escritorio.
Cura: confieso que cuando veo una cruz, me pica el culo y me dan ganas de suicidar a alguien, a algún pecador sin importancia. Algo banal; pero que desahogue cierta incomodidad que me preocupa.
La blasfemia solo existe para el crédulo y el coño de la virgen está en venta en algún sucio local de Saigón, donde los jubilados follan niños al precio de tercera edad.
Los burdeles asiáticos son cruces que indican algo roñoso.
Los brujos son viejos porque aprendieron con la edad a ganarse las gallinas sin trabajar. La vejez no es sabiduría, es un cúmulo de trucos para ganar mucho trabajando poco.
La sabiduría de los ancianos está sobrevalorada, solo son ingeniosos a veces. Lo que comúnmente se conoce como listillo.
La religión es vieja y producto de la envidia: “Es pecattum ser mejor que yo, vanidosus” (diría el viejo).
La religión es vieja, ergo…
La envidia es el gen común de todos los humanos, algún mono hijoputa fue demasiado fuerte (Darwin tenía razón).
Es tan fácil la teología cuando no hay misterio alguno de un parto virginal… O de un esquizofrénico que se cree una santísima trinidad de cerebro podrido.
El hambre adquiere importancia cuando se multiplican panes y peces que nadie puede disfrutar. Y yo sigo pensando que la cruz está clavada a los pies de un rimero de mierda en el monte del Cagódromo.
Menesterosos que cagáis, limpiaos con nopal sin limpiar, os mortificará y os hará acreedores de más felicidad en el paraíso de los tontos.
Perdóneme viejo porque he follado más que usted y sin pagar. ¿Quiere que le enseñe antes de morir la verdad que su religión esconde? ¿Me quiere dar algún consejo que yo no sepa ya, aunque sea más joven que tú?
Dos palos cruzados… Mejor tiro los dados y luego me toco hasta que mi pene se haga del tamaño de la cruz del nazareno esperando que me jodan de nuevo.
Me gusta lo resbaladizo de mi glande, me disgustan las astillas de una cruz mal hecha. Prefiero el chile en el culo ajeno, sinceramente.
Soy el infecto sacerdote de los Dos Palos Cruzados.
Aunque no busco discípulos, mi religión es solo mía, no quiero que ningún iluminado la tergiverse. No quiero millones de estúpidos con el culo mirando al cielo y en el ano un crucifijo. Eso no es calvario, es adocenamiento.
Quiero que ella se confiese: como se toca, como sus piernas se separan y deja una reguero de humedad en la sábana y sus dedos descubren un clítoris duro al que le importa nada el hambre, la pobreza, la enfermedad y la santidad. Quiero que me lo confiese arrodillada ante mí, aunque no la entienda bien. De hecho, no quiero entender nada, solo eyacular en un lugar cálido y húmedo.
Ved viejos y religiosos la verdad absoluta y el premio que nadie valora: la erección por encima de todas las cosas, de todos los dolores, de todas las moralidades y éticas. Mi proteínico pene hace olvidar la desgracia y la maldad que hay en el mundo.
Al menos hace más llevadera la enfermedad. ¿A quién no le han regalado una revista pornográfica mientras se recupera en el hospital de una operación (a moi sí que se la han regalado y juro que durante tres minutos apenas he pensado en la infección que me mataba).
Dos palos cruzados…
Ahora hay más diseño gráfico, se pueden hacer cruces con todo tipo de cosas duras. Y cuando digo duras, me refiero a cosas sexuales.
También se pueden hacer con metales cortantes, con zanahorias y pepinos.
Las cruces son tan vulgares, hay tantas…
Tampoco soy demasiado exigente, no soy artista plástico. Mejor cruzaré dos palos, es sencillo y rápido. Mi religión no es complicada.
Que su boca se confiese ante mí y yo diré donde le plantaré un palo como señal de penitencia. De gozosa penitencia.
Perdóneme cura porque soy sucio… ¡Ja!
La Santa Congregación de los Dos Palos Cruzados, es benévola y propugna el placer en vida. El mío y el de ella, no se admiten más adeptos.
Buscaos vuestros palos y cruzadlos si aún tenéis imaginación.
Amén.


Iconoclasta

Safe Creative #1111150527893

11 de noviembre de 2011

Castigando la lascivia


Contiene entre las uñas la lujuria.
Busca un placer que nadie otorga y sus pechos están henchidos de la más dolorosa sed.
Ojalá mi glande fuera herido por sus uñas de negra laca, que mi pene sea aplastado y herniado por esos pechos heridos.
Que mi lengua de paz a sus pezones erizados de púas de lascivia.
Que mi semen sea la lujuria incontenida.
Que sus pechos maltratados formen el canal de la más incontenible lujuria blanca.
Oscuros pezones, blanco semen… Un damero pornográfico.



Iconoclasta
Por y para Aragggón.
Modelo: Aragggón.



Safe Creative #1111080474120

10 de noviembre de 2011

Dulce desidia



Tal vez mi reina está cansada, tal vez sea el bendito desfallecimiento tras la escalada al placer.
O el descenso… No sé donde se encuentran los polos, ni el sol, ni la tierra cuando mi semen empapa mi pubis o el de ella.
Solo me guía su cuello indefenso y vulnerable, una vena que late potente y tranquila.
Son mi cénit sus labios de pura carne suave y tierna, congelados en un suspiro.
Hay quien se siente Dios por su poder, otros por su sabiduría, otros por su bondad.
Yo no, yo soy Dios porque congelo el más bello instante.
Yo soy su Divino Objetivo, embotado de sangre que palpita aún furiosa ante su visión.
Quisiera ser su dulce desidia.
Y soy su obscena fatiga.



Iconoclasta
Para y por Aragggón.
Modelo: Aragggón.


Safe Creative #1111080474113

9 de noviembre de 2011

Tentación



No hay nada elegido al azar. Cada gen, cada trozo de piel y cada cabello han sido diseñados por algo o alguien no-humano con una concepción desmesurada y alienígena de la provocación.
Alguien la programó para que la tela negra que cubre sus pechos, resbalara por su piel y mis humanos ojos asistieran a un eterno discurrir del deseo.
No tengo alma, la he vendido por ella.
Su piel es blanca y repele el negro encaje, provoca la destrucción de la tela por manos y bocas colapsadas y crispadas de una tentación ya delictiva.
No sé distinguir la imperceptible frontera entre la desesperación y la tentación.
Solo sé que soy un bálano herido de lujuria del que cuelga una gota densa sin llegar a desprenderse nunca.
Ella es mi tentación, y mi tortuosa gota que busca su blanca piel para extenderse.
Para evaporarse.


Iconoclasta
Por y para Aragggón.
Modelo: Aragggón.


Safe Creative #1111080474144

8 de noviembre de 2011

Sin piedad



No hay descanso, se acabó la chica buena.
El cabello está alborotado de deseo. Es hembra en celo, no reproductora. Predadora de deseos y voluntades.
Seré su alimento sin poder evitarlo. Sin quererlo…
Bellísima en su agresividad, como mantis religiosa de implacable mirada, es trama y trampa de cuerpo lujurioso. Es pura selección natural en lucha cruenta por un placer.
Vive en la cima de la cadena alimentaria, yo soy su alimento.
Soy víctima de la más terrible hipnosis del mundo animal, alimento entre su piel. Un pene amputado en lo profundo de su sexo ávido.
Ella sin piedad, yo sin opción.
Sin perdón.



Iconoclasta
Por y para Aragggón.
Modelo: Aragggón.

Safe Creative #1111080474106

1 de noviembre de 2011

Escribir sin música


Envidio a los cantantes: lo que sienten lo convierten en un placer melódico que proporciona deleite a los sentidos.
Pueden cantar de lo horrible de la soledad o de la plenitud del amor, cantan de celos y muerte. Y transmiten una pena y un placer; provocan que el cuerpo de extraños a sus sentimientos se meza en una hipnótica cadencia. Y se apropian de los sentimientos del cantante para hacerlos suyos.
Usurpan maravillas y miserias ajenas para bailar al son de la paranoia de un autor.
Cierro los dedos en un puñado de cristales rotos y no consigo arrancar ni un gemido a mis labios.
Estoy vacío.
Quisiera crear una música que hiciera sangrar los puños de extraños, que los apretaran fuertemente en un tormento del que no puedan librarse. Así de potente.
Así de eficaz.
¡Tachán, tachán!
Estoy acabado.
No tengo imaginación, no tengo habilidad y lo que hay en mi cerebro es lo que plasmo en el papel: basura.
Yo no puedo hablar de melancolía y provocar que el lector cierre los ojos y se deje llevar por un cadencioso ritmo. Cuento de añoranzas de tiempos de inocencia y de ilusión; pero el universo se queda mudo y mis letras vagan sin ánimo, con la sinuosidad de una víbora convertidas en luz por el espacio.
De pequeño era especial, podía llegar a cualquier parte. Era fuerte y lo sabía todo. No moriría. Me la metieron hasta hacerme sangrar.
Y se repite la historia con la cadencia de una música que no es. No hay banda sonora para el cerebro podrido.
La luz se transmite en línea recta en todas direcciones en el espacio. Mis letras se arrastran desgastándose por estériles asteroides sin que nadie mueva un solo dedo con el chirrido del alma haciéndose pedazos.
Tal vez sea mi voluntad, tal vez después de tantos años por fin soy isla. Por fin no interfiero ni me interfieren con melodías que antes provocaban que me retorciera con emociones que ya no recuerdo. Con notas que no puedo reproducir en mi mente pobre y escasa.
Sin embargo, siento como un dolor el silencio de mis letras, siento que la obra no está como debiera. No me mueve, no me provoca movimiento involuntario en el cuerpo.
Mis dos manos eran dos luchadores encarnando el bien y el mal. Peleaban entre ellas sentado en el inodoro, y yo tarareaba algo ¿qué era? Ahora las miro y son solo manos, ya no hay magia. Mis padres eran dioses, ahora son humanos, tanto como yo; ya no tienen poder para conjurar el miedo por las noches. Pobres padres que ya no son lo importantes que un día fueron.
Me avergüenzo de haber jugado con mis manos, de haber creído que eran héroes y villanos. Perdí el tiempo.
Escribo de cosas pasadas, del cariño de un padre muerto, de una infancia ya lejana, del candor. Y no hay música. Solo sangre que corre veloz por mis venas, como si quisiera huir de mí. El corazón, el muy cerdo, late con más fuerza para que se forme hemorragia en los poros de la piel.
Me acuerdo de canciones que me hicieron sentir feliz, que tarareaba con amigos como si de himnos de camaradería y alegría se tratara. No sirvió de nada, de mis letras sale un silencio vergonzoso. No pude aprender nada.
Nadie baila, nadie se mueve con mi letras mudas.
Un disparo en la cabeza, una fuente de sangre mana en la sien derecha.
Sangre que se avergüenza de si misma. Solo hay un sonido, y es el del fin. No puedo sonreír o llorar cantando mi vergüenza. Mi fracaso.
No es música la sangre que mana a presión.
No hay registro de emociones.
Mi sangre me quiere dejar porque mi angustia no aporta música. Mi sangre está triste. Mi sangre está quieta. No entorna los ojos de nadie soñando y creando una mirada ilusa y húmeda. No hay un ritmo que provoque un distraído movimiento de pies o cabeza.
Me falta armonía y arte para hacer una obra que transmita algo a quien sea.
Mis ideas son la letra pequeña de una noticia en un periódico que se lee sin pena ni gloria.
Que provoca un bostezo.
Que me deja solo con mi palidez.
Aburro a mi sangre y a mi corazón. Le robo calor a los cuerpos con toda esta mediocridad. Los dejo tibios, ni calientes ni fríos.
A temperatura ambiente.
Los cadáveres parecen fríos; pero todo depende de la época del año en el que están. Independientemente de una melodía.
Un réquiem siempre va bien para ellos, es oportuno.
Debería meterme un catéter por el culo, una larga aguja que saliera por la boca y con el rasgar de las entrañas provocar un sonido.
Alguien baila y otros lloran ante la potente emoción de una canción. Me corroe la envidia.
Mis letras caen pesadas en el papel sin un solo sonido. Ni siquiera se puede hacer nadie una idea del ruido de mi respiración rítmicamente enfisematosa que producen mis pulmones abrasados por miles de cigarrillos ansiosos y amusicales.
Siempre supe que de mi sangre no podría sacar un solo ritmo. Siempre conocí mi incapacidad para provocar emociones. De pequeño no entendía estas cosas. Ahora las entiendo como mi fracaso. Debería haber sido menos inocente.
Soy un fallo, una genética defectuosa para un cerebro con deseos de hacer sentir. Mi mente no puede enlazar dos notas. No puede imaginar los tonos.
Solo puede describir aislamiento y un resentimiento hacia lo humano que desanima a mi propia piel.
Leer mis palabras es desear tirar a la basura el papel y hacer funcionar el estéreo. Yo también deseo colocar un CD de mierda y que suene la música, que ahogue mi pensamiento arrítmico. Que se emborronen las letras.
Cada ser vivo tiene una música; pero yo carezco de ella. No soy permeable a ciertas frecuencias. O dejé de serlo en algún momento, en el instante mismo en que supe lo que era y lo que me esperaba. En ese mismo instante un piano cayó veloz y mortífero desde un quinto piso de altura y sus cuerdas al saltar, cortaron mis emociones.
Las teclas muertas del piano ya no hacían música.
El alma se puede romper en pedazos, lo supe. Lo sentí. Dolió la verdad.
Y como siempre, la verdad es algo que se escupe a la cara con rabia, la verdad es una bofetada que hiere, la verdad es un redoble de tambores que destroza los tímpanos. La verdad arruina la ilusión. La verdad ni siquiera necesita música para impactar. Es demoledora.
Vamos Maestro, enséñeme su secreto, dígame como ponerle música a esta mierda de vida. Dígame cual es la presión justa en el gatillo, el calibre acertado para que acabe todo pronto con un rítmico estampido y lo rojo de la sangre sea un videoclip acorde con toda la pena y la añoranza. Con todos los resentimientos acumulados en medio siglo de vida.
Que alguien baile al son de mis letras.
Porque el réquiem en mi funeral no es mi música, jamás lo oiré.
Es el gusto de otros, es algo aleatorio. Sin voluntad mía.
Y estoy cansado de escuchar músicas que no son mías, que nunca lo fueron.



Iconoclasta

Safe Creative #1111010417128