29 de diciembre de 2007

Renacentista

Es mentira, el planeta no gira sobre su propio eje ni da vueltas alrededor del sol. Todo gira en torno a mí.
Soy un hombre del Renacimiento.
Me siento renacentista.
Me siento centro. Centro de placer y centro de gravedad.
El único.
Soy el centro del universo y tú mi satélite.
No es un enfermedad mental la mía, sólo quiero hacerte feliz y creas que me he convencido de que soy el ser en torno al que giras, y no al revés. A veces fumas maría y ocurren estas cosas, que te confundes conmigo cuando nos revolcamos, cuando nos enganchamos, cuando te jodo montada encima de mí.
Y es difícil saber quien es quien cuando las pieles se han pegado tan íntimamente y el sudor se ha mezclado. No sé de quien es el pensamiento que se ha enredado en tu cabello.
Me llamas dios…
¿Sabes que cuando te das la vuelta me llevo un dedo a la sien y lo giro mirando a la cámara fijamente, con divina paciencia. Y digo con la voz muy baja a los espectadores, que las diosas tienen algo de locas en su desmesurada pasión por alguien al que ilógicamente aman?
Dices girar constantemente en torno a mí. Estoy de acuerdo en que no te estás quieta un momento.
Así no hay quien te de un beso largo, eterno.
No hay quien te pille.
No me creo el centro del universo, pero me convences con esa inquebrantable voluntad de amarme.
Ego te amo y te hago mi esclava. Mia…
Si soy dios, que se haga la oscuridad en el mundo. No necesito nada más.
Ya me tienes bastante distraído.
Por mí, el mundo se puede ir botando por el universo de galaxia en galaxia si le place. Con ser tu centro me basta.
No puedo ser un dios; ningún dios pierde la calma como yo. Y sólo las diosas sonríen comprensivas con sus pechos erizados y aún empapados por la saliva de su renacentista hombre, cuando éste reposa la cabeza en su vientre.
Vas a tener que dejar de darle a la maría.
No te rías, anda.
Y tiene gracia, porque no tengo proporción perfecta; Leonardo da Vinci no podría encajarme en su cuadrado ni en su círculo. Sinceramente, precioso satélite mío, el artista se mesaría las barbas desesperado si yo fuera su modelo.
Me sentiría ridículo ahí en pelotas con las piernas y los brazos extendidos. Con una hermosa erección, sabiendo que soy observado por tus ojos.
Soy un renacentista morboso. Un David un tanto grotesco, pero con mejor color de piel y más dotado sexualmente, la verdad.
No es por nada, pero creo que Miguel Angel quiso consolarse de algún tipo de complejo.
Y esto me hace sonreír, porque si fuera Dios crearía quince más igual que tú y os haría madres a todas. Que no sólo de amor y arte me alimento, también soy carnal.
De hecho, de arte no entiendo nada.
Sería un sol con quince satélites girando a mi alrededor, moviendo sus sugerentes pechos de pezones oscuros y grandes y de tangas de sorprendentes colores y …
Estamos abusando de la marihuana, ¿no crees?
Somos un trozo del Quinquecento, un detalle de una obra de Botticelli. Nos han encajado a la fuerza en un mundo que se empeña en girar porque está loco, está perdido.
Dos centros que ignoran el mundo desde un palco pintado en la Capilla Sixtina.
Esta maría pega bien ¿eh?
Ven siéntate en mis rodillas, en las de tu dios. Que te voy a enseñar algo de arte renacentista, listilla.

Iconoclasta

23 de diciembre de 2007

Violeta

He cargado la pluma con tinta violeta. Dicen que es un púrpura azulado, un azul rojizo. Ambigüedadades cromáticas, imprecisiones que hoy, no importan. Es un color sereno.

Una serena pasión. Lánguida y perezosa, persistente y cálida.

Sonrío sin más, porque estás, porque te siento. Hoy tengo bastante con ello, no deseo devorarte como si viviera mi último día. Busco tu risa feliz.

Y no es por cansancio, es que me apetece dejar la espada y el escudo. Bañarme por los invisibles violetas del sol y que se caliente la piel. Que arda el sol lejano y me irradie de serenidad lumínica. Me he propuesto estar en paz con La Tierra.

Estar en paz en ti.

Rayos invisibles como el color de tu alma clara; violetas serenos como tus ojos observando mi vida con un parpadeo lento, íntimo.

Que se temple el espíritu y la vida se sature de un azul púrpura. Que la sangre corra tranquila por las venas como dulce es la vida cuando me guías.

Cuando ciego llego a ti.

Tinta violeta que he sacado de mis ojos, de mis lágrimas hoy raras, y serenas y felices. Te ungiré con ellas como un sacerdote pagano a la mujer desnuda. Escribiré de la paz y del amor en tu vientre.

Y evocaré tempestades en tu piel como recuerdos, como futuros.

Certezas de que te amaré por siempre.

Son descansos líquidos que gotean de mis labios a tu vientre trémulo.

Premios de la vida a un exceso de lucha, de pasión.

Borrones como violetas sobre tu piel.


Iconoclasta

15 de diciembre de 2007

Con Z de zafio


A veces me traigo el trabajo a casa para estar más tiempo con mi familia. Y así me relajo, me siento en el sillón con un cigarro colgado de los belfos, me hidrato bien el pene y comienzo a probarme el condón del lote que me he traído de la fábrica para sacarme una pasta extra.

Es que soy un probador de condones vocacional y por qué no, prefiero pelármela que ayudar a mi mujer en las tareas domésticas.

Mi hijo a veces me ayuda abriendo los estuches de los condones y mi mujer me la chupa mientras mira España Directo. Somos una familia la mar de normal.

Excepto por mi hijo, es que no sé de donde ha sacado la imaginación.

Me estoy corriendo, un momento.

— Puta, trágatela toda.

Siempre me pongo cariñoso cuando eyaculo y a mi mujer le gusta que le hable así. Mi hijo se ríe el muy pícaro.

Bueno, pues quería decir que somos una familia de lo más normal, salvo por mi hijo: Iconoclastito. Tiene una desmesurada imaginación y salvo por las faltas ortográficas sobre el uso de la “z” ha hecho una magnífica redacción para la clase de educación ciudadana zapatera.

Y digo imaginación porque se ha inventado una historia de lo más divertida en la que dice ser hijo de un matrimonio divorciado. Tan pequeño y tan atrevido, tan provocador…

Tan mentiroso… Estoy tan orgulloso de él…

Estoy seguro de que le darán una buena nota y como me siento tan bien con mi polla lustrosa que ahora chupa mi santa y con la imaginación de mi hijo, os dejo esta redacción para que veáis la fuerte carga dramática que sabe imprimirle a un hipotético matrimonio divorciado.

La Z ez nueztro camino. Por Iconoclaztito.

Loz tranzzexualez ya pueden hacerze un chocho con zu propia polla, con el dinero que noz roban de la nómina.

Loz maricaz pueden adoptar hijoz y a loz niñoz noz enzeñan en loz colegioz que hay que zer un buen ziudadano y huzmear en la mierda para que no ze cuele una botella de pláztico en el contenedor del vidrio.

Zi hemoz de hacer pipi, noz dicen que noz reunamoz en los lugarez que loz ayuntamientoz tolerantez y progrez han preparado para nozotroz (educación ciudadana). Hay urinarioz en todas las ciudadez ezpañolas, en loz barrioz máz humildez para que todoz loz botellonez que ze han de reciclar, zirvan para que loz eztudiantez lez demoz patadaz y noz meemoz en elloz zin moleztar a loz que máz dinero ganan y mandan.

Ez maravillozo vivir en Ezpaña; azí como zuena, con z de zojones.

El que zeamoz loz obreroz máz pobrez de Europa, ez algo que hay que obzervar con optimizmo, laz hipotecaz zuben y no tenemoz porque zer alarmiztas y hazta comprar un lata de atún requiere un eztudio económico.

El otro día noz enzeñaron en el colegio a cortarnoz los peloz de la zejaz para parecernoz a Zapatero, que ez nueztro mezías.
Mi papá uza el tren para ir al trabajo y como eztá tanto tiempo ezperando el tren y el autobuz, ze ha juntado con una puta tranzzexual que laz mama a quinze euroz en la eztación de Zants.

Ahora zoy hijo de un matrimonio divorciado y como me he engordado durante eztaz vacacionez, los zervicioz zocialez me quieren llevar a un campo de concentración lejoz de mi madre porque no lez guzta a loz zeñorez gobernantez que ezté gordo. Me han hecho vomitar en el comedor de caza para obzervar zi he comido hamburgueza para cenar.

Zi un hombre malo le pega una patada a un mujer, ez un criminal y va a la cárcel. Zi unoz zeñorez matan a otroz con un dizparo en la cabeza, entoncez hay que hablar y eztudiar que ze puede hacer. Loz etarraz zon zeñorez que ze cuidan de proteger a laz emprezaz para que loz gitanoz rumanoz y nazionalez de mierda no lez quiten la chatarra.

Tampoco eztá bien pegarle fuego a laz fotoz del rey, porque el rey ze cabrea, el zapatero ze acojona y todoz tienen miedo a que el ejército que manda el de la foto quemada, ze enfade y noz mate a todoz a tiroz.Y ezto no ez democracia, porque un rey ez un tirano y zi no lo ez ¿para que cojonez hace de rey zi hay prezidente? Ezto ez un rollo, me voy a fumar un cigarro de marihuana porque noz dejan cultivarla en caza; pero oz juro que no fumo tabaco zoy un buen ciudadano; ademáz, el tabaco ha zubido mucho y mi mamá tiene que poder darze un capricho dezpuéz de tanto trabajar para nada como dice ella.

Mi mamá dice que zi a otros lez hacen una polla nueva o un coño máz chulo con zu ezfuerzo, a ella le pueden pagar loz medicamentoz para el cáncer. Que baztante le chupa la polla al cabo del día al hijoputa machizta que cobra máz que ella y trabaja nada.

Cuando tengo que pazar unoz díaz con mi padre, me dice que le han quitado loz puntoz del carnet de conducir porque no zupo ezquivar a tiempo una piedra que le lanzaron unos mierdaz de niñoz gitanoz, hijoz de traficantez de drogaz. Y dice riéndoze como un loco, que loz policíaz y el alcalde lez chuparon la polla a loz jefez gitanacoz (“patriarcas de mierda. Sic) porque no tenían cojonez a plantarlez cara ni a meter en la cárcel a eza piara de piojozoz.

En fin, que en la ezcuela noz dicen que nueztroz papaz voten al PZOE y Zapatero, porque zi no lo hacemos y gana otro partido, habrá una guerra civil y ya no zeremos librez, ni ziquiera para fumar marihuana.

Loz faciztaz zon unoz reprezorez de laz libertadez. Y el profezor noz lo hace repetir al entrar y zalir de claze.

Puez yo no acabo de verle la gracia, porque me han dicho en nombre del bieneztar público, que en cuanto adelgace y me haga un poco máz mayor, me mandan al Líbano a matar moroz, que ez lo mizmo que en Irak pero al gobierno que vela por nueztra zalud, le zale máz barato. Iconoclazta jr.

¿Cómo no voy a querer a mi hijo?

— No llores Vero. Es sólo una redacción infantil de unos padres divorciados, lo normal de hoy día.
La muy guarra no lleva bragas… Parece mentira que sea mi mujer con lo buena que está.

— Anda, siéntate en mis rodillas que te voy a consolar de ese sentimentalismo llorón.

— Y tú, Iconoclastito, haz el favor de corregir toda esa mierda de zetas, coño. O te pego una hoztia.

Me encanta ser ezpañol y ser amo de una familia feliz que me alienta en mis pajaz.

Buen sexo.


Iconoclasta